escrito

  • 15.07.2010
  • 09:55
  • Txarli Prieto

TELLERÍA, EL PAÍS Y EL GOBIERNO VASCO 1

jul15

El rigor informativo necesita contenidos y procedimientos democráticos.

Esconderse tras el anonimato y tras las “fuentes” para dañar a algo o a alguien no es democrático.

Esta dialéctica, por llamarla de alguna manera, en la que nadie asume la autoría sobre la veracidad o falsedad de la noticia, no es democrática. El anónimo se esconde y la periodista le protege.

Esgrimiendo el secreto profesional, mentir, dañar, es posible y relativamente impune.

Desde la libertad de expresión y la libertad de información, cualquier medio de comunicación tiene y debe tener el derecho a expresar su línea editorial, a defender sus intereses, sus objetivos, no es discutible el derecho, sí el procedimiento. El procedimiento debe ser lícito, transparente y con sentido de la proporcionalidad. Un medio de comunicación puede ser contrario a la línea política de un gobierno, de un partido, de una idea, etc. Tiene todo el derecho a expresarlo y defenderlo. Y tiene derecho a ilustrar su posición con la información que disponga.

Hasta aquí los derechos. Ahora, los deberes. Nadie tiene sólo derechos, también hay deberes y obligaciones.

El deber y la obligación de producir información veraz, contrastada. El deber y la obligación de corregir cuando se haya errado.

En el caso que motiva esta reflexión, la acusación en el diario “El País” de mi mediación y presión para que el Sr. Tellería siguiera en un cargo público, es falsa, ha sido corregida, desmentida, se ha hecho con la máxima claridad y rotundidad, y sin embargo se ha ocultado.

Que paradoja, se publican los anónimos y se ocultan las informaciones con firma. Se oculta una contestación del Gobierno Vasco, que explica y aclara todo. Esta actitud sólo puedo calificarla de periodismo amarillo y repugnante. Sé que no debiera decir esto último. Sé que se pueden ensañar conmigo y que si lo hacen estoy en desventaja.

Pero también sé, cuanto aprecio mi dignidad, mi libertad. La aprecio tanto que no me voy a callar y no voy a cambiar mis reflexiones, ideas y convicciones por la remisión de presión alguna.

Soy sensible a las ideas y reflexiones de los demás. Acepto críticas a las ideas que defiendo y a la gestión que realizo. No acepto presiones antidemocráticas o chantajes

No espero disculpas de nadie, sí espero que “El País” tenga el coraje y la decencia de publicar la nota de prensa enviada el 17.7.2010 a las 17:45 horas por la Consejería de Industria, Innovación, Comercio y Turismo y que dice así:

NOTA DE PRENSA

El proceso de destitución de Aitor Tellería se inició antes de que se conociera el ‘caso De Miguel’

El proceso de cese y despido de Aitor Tellería como responsable del Centro de Empresas e Innovación de Álava (CEIA) se inició semanas antes de que saliera a la luz el llamado ‘caso De Miguel’ el pasado 17 de marzo. Su salida se encuadró en el mismo ámbito que otros ceses en puestos de responsabilidad y de confianza, y se debió a motivos estrictamente profesionales avalados por informes jurídicos previos.

Las razones del cese quedaron reflejadas claramente en la sentencia del pasado 4 de junio de la magistrado-juez de lo Social número 4 de Vitoria-Gasteiz, mediante la cual se desestimó la demanda de Aitor Tellería en la que reclamaba que el despido se declarara nulo.

Durante el proceso de destitución se hizo público el llamado ‘caso De Miguel’, en el que se vio involucrado el señor Tellería. El proceso siguió su curso más allá de estas posibles implicaciones, cuyo alcance tendrán que determinar los tribunales.

Ni en el despido del señor Tellería ni en otras decisiones similares se han recibido presiones externas al Gobierno ni antes ni después de que se hiciera público el denominado ‘caso De Miguel’.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

  1. Andoni dice:

    Y lo más sorprendente es que sea El País. De otros igual me lo esperaba pero de El País me sorprende. Espero que rectifiquen por respeto a la multitud de lectores que apreciamos el tratamiento informativo que normalmente realiza este periódico.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: