escrito

  • 03.09.2010
  • 12:15
  • Txarli Prieto

MUDOS Y SUMISOS 0

sep3

Así nos quiere el PNV a los Socialistas Vascos. Todo un ejercicio de alta democracia. La política que preconizan algunos dirigentes políticos del PNV, Urkullu, Ortúzar, Anasagasti, es la de restringir la opinión, el contraste de ideas, la participación, a sus conveniencias. Se trata de un sistema de censura, vehiculizado con el chantaje emocional, buscando el ninguneo y ofreciendo a cambio la posibilidad de acordar la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Todo un “tratado de ética política de altísima calidad” expresado con rotundidad y sin oportunidad de concesiones a la ironía o a la doble lectura mediante perlas como “que el PSE no estorbe”, “que se mande callar al coro de bocazas de socialistas vascos”.

Que a estas alturas del desarrollo democrático de nuestro País, un partido centenario, le dedique, a otro partido más centenario, estas perlas, crea cuando menos perplejidad y en mi caso también preocupación.

Evitar expresiones antidemocráticas, incultas, a veces barriobajeras, debieran constituir un compromiso común de los dirigentes políticos de cualquier ideología o proyecto democrático. Defender, proteger, practicar la libertad de expresión, el contraste de ideas, incluso la confrontación de planteamientos, debiera ser una acción común, protegida de forma unitaria. Autoexigirnos expresiones y formulaciones políticas respetuosas, tolerantes, debiera ser un compromiso.

De momento no es así y las consecuencias son graves. Porque si entre los dirigentes institucionales, políticos, no hay una ética de relación, y se traslada a la ciudadanía el todo vale, después nadie debe alarmarse porque la política y sus representantes perdamos crédito entre nuestros representados, hasta convertirnos en uno de los principales problemas del país.

Si el PNV quiere negociar los Presupuestos Generales del Estado está en su derecho y es parte de la responsabilidad que ha contraído al obtener representación en el Parlamento y Senado de España. Si quiere negociar más cosas también está en su derecho. Si quiere anular y enfrentar al Gobierno de España con el Gobierno Vasco, al PSOE con el PSE-EE, lo tienen difícil. Si nos quieren mudos y sumisos, lo tienen imposible. Si quieren sumar sumaremos. Si quieren dañar las instituciones vascas, su autogobierno, los intereses de la ciudadanía vasca, nos opondremos y trabajaremos para evitarlo.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: