escrito

  • 27.09.2010
  • 03:34
  • Txarli Prieto

LOS MUERTOS Y HERIDOS POR TOROS EN ESTE VERANO A QUIÉN SE LOS ATRIBUÍMOS, A LA TRADICIÓN, AL ARTE O LA CULTURA. 8

sep27

Estoy a favor de la prohibición de las corridas de toros, aunque mi voto respete la decisión que el grupo parlamentario socialista decida por mayoría.

Este verano los espectáculos taurinos en calles y plazas han dejado un reguero de muertes y daños físicos, que se debían haber evitado. Me pongo en el lugar de familiares y amigos de quienes perdieron la vida y trato de discernir si para su consuelo servirá recurrir a “que es una fiesta antigua” “forma parte de nuestra tradición cultural”, “en mi pueblo sin toros no hay fiestas”, “los toros no sufren y son unos privilegiados porque hasta su muerte viven colmados de atenciones”, “ha sucedido por la mala suerte”, “es un accidente”.

En una sociedad en la que se reclama el derecho a la salud, la seguridad laboral, seguridad en el ocio, en las tareas domésticas, en la conducción, no importa jugarse la vida delante de un animal que embiste a la carrera con 600 kg. de peso, y dos cuernos que en tamaño son superables por muy pocos mamíferos, y a esto se le llama ARTE, CULTURA Y TRADICCIÓN.

Una tradición es una costumbre hecha de generación en generación, una costumbre conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos.

Hasta donde yo recuerdo, beber alcohol y conducir ha traspasado generaciones y ha formado parte del proceder de padres e hijos en determinados pueblos y familias.

Igualmente ha sucedido con subirse a un andamio sin medidas de seguridad. O en la conducción de un vehículo donde el cinturón de seguridad fue durante décadas un dispositivo decorativo. Tradición ha sido el ganso de Lekeitio, la cabra en la torre de la Iglesia.

Parece que el label “tradición” no es suficiente para explicar y permitir determinados actos y conductas en una sociedad que progresa, que avanza culturalmente y que extiende derechos.

Y hoy el derecho a la vida, a la salud, a la integridad física, es sin duda más fuerte y prevalente que determinadas tradiciones.

Pero esto no es todo, cuando el debate va limitando el campo de las argucias, tradiciones y populismos, queda ese principio sagrado de “en democracia no se debe prohibir” y de repente surgen demócratas radicales de incalculable valor.

Claro que una sociedad democrática debe prohibir. Y vaya si prohíbe. Porque, ¿qué es prohibir? “impedir el uso o ejecución de una cosa”.

Hay razones para impedir, para prohibir el ruido que no deja conciliar el descanso y el sueño. Hay razones para prohibir la conducción temeraria, los excesos de velocidad, la contaminación, los trabajos sin medidas de prevención, los baños en piscinas sin socorrista, porque en todas estas prohibiciones se preserva la salud y la integridad física de las personas.

Sin embargo todo esto encuentra una excepción las corridas y festejos taurinos. Y los muertos, parapléjicos y mutilados por los toros, a quien se los endosamos, al Arte, a la Cultura o a la Tradición.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

  1. robertoC dice:

    Con esto de los toros a veces tengo la misma impresión que con lo de la república: muchas personas del PSOE decís que os encantaría prohibirlos (o suprimir la monarquía) pero a la hora de la verdad, es decir, en los parlamentos, votais si a los toros y si al rey. Pasó también con Garoña, cuando decías que tenía una fecha de cierre político que nacía de un compromiso electoral. Ya hemos visto cómo habéis cumplido el compromiso.

    Lo que hace falta es que os mojéis todos un poco más, y si de verdad sois republicanos, votad república; si sois antinucleares, votad no a la energía nuclear, y si sois antitaurinos, votad no a los toros.

  2. jon dice:

    se los atribuimos a la responsabilidad de cada persona. Cuando no hay daños a terceros, no tienes por que prohibir, le enseñas, le educas, le haces pensar, razonar, no se lo prohibes. O es que tan necesario es para los politicos que dejemos de tener responsabilidades? como ustedes no estan a la altura de las mismas, los ciudadanos tampoco? Yo no corro un encierro, porque no me veo preparado, porque se lo que puede haber. Lo se, por que lo he aprendido, pero no por ello me tienen que privar de la posibilidad de algun dia correrlo, cuando me vea preparado. Lo correre cuando este preparado de cual puede ser la consecuencia final, la muerte. SI, LA MUERTE, el final del ciclo de la vida, la misma que tanto tratan de ocultar y hacernos creer que no existe!! y ocurre a diario, en otros muchisimos sitios, por muchisimas diferentes razones, en las que seguramente si que participan terceros, y no es responsabilidad de uno mismo. Espero haber sido clar.

  3. Las opiniones personales en política no siempre se traducen en decisiones. Formo parte de un colectivo, en este caso el socialista, trato de influir con mi opinión y lo hago en público y en privado y a la vez aceptando la decisión colectiva, que si es de mi agrado quiero que mis compañeros y compañeras la respeten y apoyen y si no lo es seré yo quien deba aceptar la mayoría. Aceptar formar parte de un colectivo lleva aparejado aceptar sus reglas o por el contrario renunciar a las de ese colectivo.
    Por cierto, mi artículo no pretende ser antitaurino, sí pretende defender y proteger la vida, la integridad física y la salud de las personas.

  4. Jose Navas dice:

    Hola Txarli. No estoy ducho en esto de participar en los foros, pero tu post me ha sorprendido. No imaginaba que serías tan distante de la “fiesta nacional”. Ahora se mezcla lo nacional de un sitio y de otro y uno, que nunca ha ído a los toros ya no sabe si es porque es catalanista, antitaurino o simplemente que no me gustan los toros.
    Confío que tu posición no te suponga una multa de tu grupo parlamentario cuando vote a favor de la fiesta.

  5. Hola José Navas. Mi reflexión no pretende fijarse en la “Fiesta Nacional” o en planteamientos “antitaurinos”. Sí pretende defender y proteger el derecho a la vida y a la integridad física frente a actitudes particulares que lo pongan en riesgo.

  6. Cuando existe muerte, mutilación o pérdida de la integridad física siempre hay daños a terceros. Junto a la ética individual, existe la colectiva. La ética colectiva exige que se defienda y prevalezca el derecho a la vida y a la integridad física por encima de acciones individuales que lo pongan en riesgo

  7. pedro dice:

    entonces estas en contra del aborto? si tiene que prevalecer el derecho a la vida…

  8. Estoy a favor del aborto, porque estoy a favor de la interrupción voluntaria del embarazo en las situaciones que contempla la ley, y estoy a favor de la vida y la integridad física de las personas que tienen la consideración de tales cuando nacen.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: