escrito

  • 25.11.2010
  • 11:49
  • Txarli Prieto

EL PP ROMPE EL PACTO DE VIVIENDA QUE IMPULSÓ. SI NO SE AÍSLA, NO ES FELIZ 0

nov25

A finales de 1999 un Pacto por una vivienda asequible, desvinculada de la especulación, favorecedora de la autonomía en la forma de vida de miles y miles de jóvenes alaveses y de no tan jóvenes, de familias con uno o más hijos y de personas de mediana edad, surgió en Vitoria. Sus protagonistas, todos los grupos municipales del Ayuntamiento, aunque el impulso inicial fuera del PP y el PSE. Casi once años después, en un ciclo económico donde el riesgo no es la especulación, sino la reducción de los recursos para la acción pública, el PP, contra el criterio de todos los Grupos Municipales, los urbanistas con planteamientos sociales y las recomendaciones de organismos internacionales, en una loca carrera por intentar obtener alguna ventaja en su posición preelectoral, rompe su Pacto.

El PP sabe, como sabemos todos, que el debate político sobre nuestro futuro como sociedad, es, si con menos hacemos más. Es, cómo se dan servicios a toda la ciudadanía con menos recursos. Es, cómo se construye, se ordena la ciudad y se vive para que a todos y a todas lleguen los transportes, los centros de salud, los centros de educación, la limpieza, el alumbrado, la seguridad, los servicios privados básicos, los jardineros, etc…

Todo el mundo sabe que las ciudades que crecen a lo ancho corren el riesgo de ser mal atendidas desde lo público. Crecer a lo alto no es un capricho. Crecer a lo ancho sí. Nuestra sociedad se ha estado dando caprichos durante muchos años en los que el crecimiento y la especulación económica no parecían tener fin. Ahora a lo que hay que poner fin es a una crisis que dura 1.000 días y que como mínimo proseguirá hasta los 1.500 y que a partir del 1.501 tampoco la vida económica, su vitalidad y sus alegrías volverán a ser como en el reciente pasado.

Desde la política, podemos ayudar a que estas cosas se comprendan por la ciudadanía y sobre todo, debemos liderarlas, porque son buenas y necesarias para una sociedad con tendencia a la igualdad y al equilibrio, a la cohesión y a la sostenibilidad de lo público.

El PP no lo ve así. Fiel a su estilo de no estar en ningún acuerdo durante 4 años, ni en Vitoria, ni en Álava, cree llegado el momento de dar un paso más, de romper con Pactos que se han demostrado buenos en el pasado y en el presente y que con algunos ajustes son buenos para el futuro.

La redensificación de la vivienda pública es una necesidad. Así nos lo han hecho ver desde instancias europeas, cuando se nos ha elegido Capital Verde Europea 2012. Probablemente el PP pensó que en realidad esa recomendación Europea era para fastidiar a los habitantes actuales de algún barrio de Vitoria y quizás por eso se ha revuelto.

Los socialistas comprendemos la lógica de quienes han llegado a un lugar a vivir y quieren que sus vistas y sus espacios no se alteren. Seguramente ese es un pensamiento que ha recorrido todas las generaciones. Donde hoy hay barrios y edificios de 8 alturas o más antes hubo caseríos, tierras de labranza o campos para pasear. Son las contradicciones de ser más los seres vivos y de querer vivir juntos y con nuestras necesidades vitales bien atendidas, a un coste impositivo razonable y con un poder adquisitivo limitado.

Es de lamentar que el PP se siga comportando tan agresivamente contra las necesidades reales de nuestra ciudad y contra las mejores opciones en las oportunidades que tenemos. Pero no hay que darle más vueltas. El PP no quiere acuerdos. Lo suyo no es sumar. Su problema no es qué necesita el ciudadano. Su problema es cómo lidera cualquier protesta y qué rédito le da electoralmente. Una vez más y fiel a su estilo el PP se aísla. En esta ocasión ha ido tan lejos que se ha hecho oposición así mismo saliéndose de su propio Pacto.

Al PP se le podía aplicar aquello de “si la realidad está en su contra invoque la ficción, si la ficción está en su contra invoque la realidad y si la realidad y la ficción están en su contra, grite como un poseso”. ¨Pos, eso.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: