Archivo Noviembre 2010

ORTUZAR EL BUFÓN DOMINGUERO 9

nov23

Con un ánimo ofensivo este fin de semana el Sr. Ortuzar ha hecho la siguiente dedicatoria, “López es un lehendakari Pinocho”.

Esta expresión es la última de una larga serie de pretendidos insultos y descalificaciones hacia la figura del lehendakari y hacia el conjunto del Partido Socialista.

Ortuzar sabedor de que los insultos y las descalificaciones obtienen el premio del eco mediático, se ha lanzado desde hace tiempo a liderar el papel de Bufón del PNV en la política vasca.

No me preocupa que no tenga sentido del ridículo. Tampoco que su inteligencia sólo dé para esto.

Me preocupa que el PNV se sienta satisfecho con expresiones incultas, barriobajeras, impropias de un partido con tanta historia y con tanta responsabilidad de Gobierno. Me preocupa que la historia del PNV se convierta en histeria y la responsabilidad en irresponsabilidad. Me preocupa que el estilo de la política de una parte del PNV sea tan zafio. Me preocupa que la división entre nacionalistas, la confusión entre soberanistas y pragmáticos aunque no creyentes del autonomismo, o que el estado de sospecha en el que vive el PNV por sus desmanes en diferentes actuaciones políticas e institucionales, hoy en los Tribunales y en Comisiones de Investigación, quieran tapar con la proliferación de insultos, descalificaciones y exageraciones.

Veo a un PNV que quiere volver a movilizar sensaciones y sentimientos de confrontación entre vascos. A un PNV que acusa al Gobierno vasco de odios, de incompetencias, de falta de trabajo, en sus tareas políticas.

Veo a un PNV que vuelve a ensayar la política de división de la sociedad vasca. Veo a un PNV incómodo con el nivel de tolerancia, convivencia, libertad y encuentro en políticas transversales, que ha conseguido el lehendakari Patxi López y su Gobierno.

Veo a un PNV que cuando le sobra tiempo vuelve a las andadas.

Veo a un PNV que está muy bien en la oposición porque sus excesos sólo tienen altavoz. Imaginen cómo resultaría si también tuvieran el Gobierno vasco. En realidad no hace falta imaginar, recuerden los 10 años de gloria de Ibarretxe

Share