escrito

  • 02.12.2010
  • 06:07
  • Txarli Prieto

CARLOS CARNICERO, UN REVULSIVO PARA LA IZQUIERDA 0

dic2

Ayer 1 de diciembre invitado por la Escuela de Formación Tomás y Valiente que dirige Andoni Calurano, Carlos Carnicero visitó Vitoria, nos habló de lo que quiso y nos sacudió de lo lindo a toda la izquierda, española y europea, y muy especialmente por conocimiento, proximidad y compromiso al Partido Socialista.

Con expresiones claras, rotundas, sin exceso de verdad, pensando más en compartir, en buscar lugares comunes, que en tener la razón, sin complejos y sin miedo al riesgo a arriesgar, vino a contarnos que a la izquierda vasca no nos queda otro camino y otra alternativa que la de recuperar y extender entre la sociedad progresista valores, pensamientos, filosofías, políticas estratégicas y políticas sectoriales, que huelan a izquierda y sepan a izquierda.

Carlos Carnicero, nos alertó de la excesiva aceptación de las teorías y prácticas económicas liberales y ultraliberales. De la resignación de los países y la Unión Europea a los Mercados. De la necesidad de reconstruir una socialdemocracia europea que cubra el vacío que arrastramos desde hace décadas.

Reivindicó coraje y desafió a los presentes a asumir libertad intelectual, pensamiento crítico, frescura, aceptación de la incomodidad para pensar y exponer sin cálculos previos sobre las consecuencias de actuar así, si realmente queremos que la izquierda y los progresistas no estemos cada vez más agazapados y seamos más dependientes y sumisos del dinero incontrolado que controla y domina buena parte del planeta.

Carlos Carnicero no rechazó de pleno la austeridad, incluso los sacrificios, no rechazó la asunción de medidas difíciles como muchas de las que ha tomado el Gobierno de España y otros gobiernos europeos. Sí reclamó junto a ellas, buenas y convincentes explicaciones, compromiso de excepcionalidad de las mismas para recuperar los avances, hoy deteriorados, de las conquistas sociales y también medidas y gestos para que los poderosos, reduzcan su poder económico en favor de la inmensa mayoría de la sociedad, a costa de la cual son poderosos y ricos.

Carlos Carnicero, abogó por una rebelión intelectual, por no aceptar los males sin enfrentarse a ellos y sin buscar alternativas, Abogó por ensanchar los sistemas de participación en la política y por desbordar el pensamiento impuesto por los grupos de poder que controlan los medios de comunicación convencionales, con la libertad de los blogueros, los twitteros y los facebuqueros.

Carlos Carnicero nos dejó reflexión y envidia sana por su pensamiento y su atrevimiento. La izquierda y los progresistas necesitamos librepensadores como él, comprometido con su País y con su tiempo y a la vez echando la mirada a medio y largo plazo, porque la igualdad y la solidaridad, hay que proponérselas, hay que planificarlas, para conseguir alcanzarlas, en un espacio, el actual, donde empiezan a ser notables los retrocesos de estos valores.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: