escrito

  • 03.12.2010
  • 12:11
  • Txarli Prieto

HAY QUE DESLOCALIZAR LA DEUDA DE LOS PAÍSES EUROPEOS 0

dic3

La codicia, la avaricia, la especulación vuelve a apoderarse de la economía, cebándose no siempre con los más débiles económicamente sino con los más vulnerables desde el descontrol de ciertos poderes. Desgraciada e inesperadamente en España, el PP contribuye de manera clara a propagar la vulnerabilidad de su País, de su deuda, de su déficit, cuando ni con mucho es la de mayor riesgo entre los principales países de la Unión Europea. Su objetivo de acoso y derribo al Gobierno Socialista le resulta más atractivo y motivador, que el de ayudar a su País para salir con el menor daño posible de esta crisis. El PP todavía no ha sentido la necesidad de ayudar a los millones de ciudadanos y ciudadanas que se ven directamente afectados por cada presión, vuelta de tuerca o encarecimiento de la deuda desde la especulación de los llamados Mercados.

Cada vez que la deuda se renegocia en este ambiente de hostilidad de la política económica del PP su coste es más elevado y el dinero público en circulación para inversiones y políticas sociales es menor. Nada indica que el PP vaya a cambiar de actitud. El PP está muy dispuesto a hablar mal de su País, a que el eco mediático internacional lo propague y a que los compradores de deuda aprovechen el momento y nos eleven el precio.

En esta situación y en la situación que también viven otros países de la Unión Europea, se hace imprescindible encontrar otros espacios de protección más allá de cada país.

Europa necesita una política económica común.

Necesitamos respuestas colectivas a problemas colectivos.

Necesitamos deslocalizar las necesidades financieras de los Estados en la Unión. Hay que reclamar una Europa, una Unión que proteja colectivamente a todos sus miembros, haciendo difícil que puedan cebarse con países concretos.

Se trata de sustituir el rescate de quien está en peligro por la protección solidaria de la Unión para que todo nos cueste menos, y la crisis sea menos dramática para la ciudadanía.

Se trata de no poner en riesgo el Euro.

Se trata de no fomentar la diferencia y la insolidaridad entre los miembros de la Unión.

Se trata de reivindicar más Europa.

Se trata de abordar las deudas reduciendo el efecto especulador.

Todavía estamos a tiempo de hacerlo.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: