escrito

  • 15.12.2010
  • 04:45
  • Txarli Prieto

AL PSE LA CRÍTICA POLÍTICA A SUS RIVALES NO LE IMPIDE TOMAR DECISIONES EN FAVOR DE LA CIUDADANÍA 4

dic15

Después de más de treinta años de experiencia democrática resulta incomprensible que un dirigente político pueda interpretar, que si se critica y se alcanzan acuerdos, la contradicción está o en la crítica o en el acuerdo. Así piensan Xabier Agirre y Javier de Andrés, PNV y PP, respectivamente y así lo han señalado en estos días.

Ambos me vienen a reprochar que en el Pleno de Política General del pasado 28 y 29 de Noviembre fuera crítico con el Diputado General, su Gobierno y su Partido y que en el debate de totalidad para el rechazo o no de los Presupuestos del Territorio Histórico de Álava para el 2011 del 13 de Diciembre, hiciera lo propio con el portavoz del PP.

Al Diputado General el 28 y 29 de noviembre le dije que su Gobierno nacionalista había fracasado. Que empezaron la legislatura en el 2007 tres partidos PNV, EA y Aralar. Que en 2009 se fue Aralar. Que en 2010 lo ha hecho EA. Que el nacionalismo es una fuente de conflictos y de inestabilidad política. Y que cuando la coyuntura política no permite al nacionalismo dividir a la sociedad, como ocurre actualmente gracias a la serenidad, convivencia y respeto al pluralismo del cambio que lidera el lehendakari, Patxi López, el nacionalismo, probablemente para no perder entrenamiento, se divide entre ellos. También le dije al Diputado General, que su Gobierno estaba bajo sospecha, por actuaciones judiciales, por investigaciones parlamentarias en el Parlamento Vasco y en Juntas Generales de Álava, y porque para llegar a algunas investigaciones, el voto del Diputado General y su grupo político el PNV había sido favorable a su autoinvestigación, sin haber dado ni una sola explicación al respecto en la Cámara alavesa. También dije que el Diputado General planteó como objetivos estrella de su legislatura, cambiar el tejido empresarial alavés, diversificarlo, hacerlo menos dependiente de la industria clásica y también ofertar otro modelo de servicios sociales. A la fecha de hoy, ni lo uno ni lo otro.

Al portavoz del Partido Popular, el día 13 en el debate presupuestario le dije que quien se considera partido de gobierno y no ayuda nunca a gobernar, es porque le interesa su porvenir pero no el de la ciudadanía. Le añadí que en cuatro años no había hecho ni un solo acuerdo en el Ayuntamiento de Vitoria, ni en la Diputación Foral de Álava. Que quien no ayuda no está legitimado para pedir ayuda.

Además de todo esto, dije, que el PSE es un Partido de Gobierno. Que para acordar no necesita que el Gobierno de turno le guste o que sea imprescindible liderarlo o formar parte de él.

Para que el PSE acuerde con diferentes es suficiente que nos guste la ciudadanía y nos gusta. Que el acuerdo tenga interés público, interés colectivo, y lo tiene. Y en este caso, en el presupuestario, que ayude a salir de la crisis. Que ponga el dinero de los impuestos de la ciudadanía, todo el dinero, en circulación. Que sirva para mover la economía, sostener el empleo, atender las políticas sociales.

Para el PSE, pedir a la ciudadanía que pague impuestos y responderle con el boicot a devolvérselos con presupuestos que acuerden inversiones y acciones sociales, es el mayor fraude político y el mayor vacío de contenido que se puede dar a una acción política que quiera ser calificada de útil y al servicio de la ciudadanía.

Señoras y señores, hay espacio y fundamento para la crítica, pero esa no es ni la esencia, ni el objetivo de la política. La política es un mecanismo para organizar a la sociedad y atender las acciones públicas y no para instalarse en ella y satisfacer exclusivamente intereses y objetivos de Partido.

Los socialistas criticamos y actuamos. Criticamos y no nos paralizamos. Y saben por qué. Porque nos preocupan los 317.130 hombres y mujeres que habitan nuestro territorio. Si no fuera así nos quedaríamos en la crítica como propone el PP y censura el PNV, y los ciudadanos se quedarían sin Presupuestos.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

  1. robertoC dice:

    Yo creo que todos los partidos estáis convencidos de que las decisiones que tomáis favorecen a la ciudadanía. El problema es que ahí es donde están las diferentes percepciones. Un ejemplo: mientras el PSE de Alava piensa que hay que subvencionar con fondos públicos la cumbre gastronómica, yo pienso que lo que hay que subvencionar son acciones sociales como Bizitza Berria.

    La cumbre gastronómica es un fiestón para los (pocos) invitados a las comilonas de esos días que no tienen mayor impacto social fuera del propio acto. En cambio Bizitza berria es una asociación sin ánimo de lucro puesta en marcha por ciudadanos alaveses que busca la integración social de personas desfavorecidas. Entre una y otra, para mi no cabe duda de que la segunda favorece más a la ciudadanía que la primera. En cambio el PSE piensa lo contrario.

    Por cierto, perdona un pequeño off-topic, pero tienes un comentario mío moderado en un post anterior que no acaba de publicarse. ¿Podrías darle al botón de aceptar, por favor?

  2. Txarli Prieto dice:

    La cumbre gastronómica de Vitoria es la expresión de más alto nivel que existe hoy en el mundo para prestigiar, difundir y promocionar nuestra cultura gastronómica que abarca restaurantes, hoteles, la Rioja Alavesa, el txakoli, la Universidad, escuelas de Hostelería, industria agroalimentaria, investigación, label, turismo etc..
    El sector de la hostelería y todo lo que está a su alrededor es uno de los sectores que más aporta proporcionalmente a nuestro Producto Interior.
    Se hace en Vitoria porque Vitoria fue el pionero y además el lugar de lanzamiento de Ferrán Adriá, Martín Berasategui, Sergi Arola y otros muchos.

    En la historia, este evento ha tenido dos ediciones, la primera entre el 84 y el 98, la segunda, la actual.

    Este esfuerzo y esta apuesta divulgativa en el marco de la gastronomía mundial, como alaveses y vascos, nos permite estar presentes en medios de comunicación, agencias de viaje, circuitos turísticos, revistas y otros modos de divulgación especializados en gastronomía, en todo el planeta. Si nuestra promoción la tuviéramos que divulgar anunciándonos y pagando los anuncios jamás conseguiríamos reunir el dinero necesario.

    Es evidente que un acto de este tipo puede ser comparado con otros, usted lo hace, está en su derecho. Yo le añado que se puede comparar siguiendo con su línea argumental, con muchos más. Con el nuevo San Mamés, con la ampliación del Buesa Arena, con la pelota vasca, con la caza etc.., que son actividades financiadas con dinero público.

    Sin embargo, como se ha demostrado a lo largo de 16 ediciones, Gobiernos de todo tipo han apoyado este recorrido. Una sociedad moderna, en progreso, en el primer nivel de la economía, dependiente del turismo, la pesca, la agricultura, la ganadería, la industria conservera etc…, es una sociedad compleja, que debe atender a todos los sectores de la sociedad sabiendo que unos no anulan a otros, y que las actividades que prestigian todo esto son muy rentables social y económicamente para Vitoria, el País Vasco y España.

    Para poder hacer políticas públicas es imprescindible potenciar actividades económicas que generen la obtención de impuestos.

  3. robertoC dice:

    Y mientras tanto se descuidan servicios de atención como Bizitza Berria o el deporte base, por poner solo dos ejemplos. Y otra cosa: me sorprende el argumento de que gobiernos de todo tipo han apoyado la cumbre gastronómica, como si eso significara que por recibir ese apoyo es bueno. ¿se puede deducir, entonces, que PP, PNV y PSE son iguales?

  4. Txarli Prieto dice:

    No pretendo que su opinión coincida con la mía. Me parece suficiente conque conozca algunos de mis argumentos.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: