escrito

  • 20.01.2011
  • 01:40
  • Txarli Prieto

URKULLU, SI SABE, NO CONTESTA 2

ene20

El levantamiento del secreto de sumario sobre las presuntas y diferentes tramas de corrupción está deparando novedades políticas.

Quizás la más sorprendente la declaración de Urkullu afirmando que la dirección nacional del PNV no sabía nada de ellas.

Esta afirmación pretende exculpar a la dirección nacional por el desconocimiento de lo que ocurría y pone bajo sospecha a otras direcciones. Asimismo esta afirmación no niega la implicación de miembros del PNV en las tramas, aunque sí pretende negar que él, como máximo responsable de su partido, deba dar alguna explicación.

El Sr. Urkullu, se manifiesta como si fuera un ciudadano más y como si su responsabilidad política pudiera permanecer ajena y desafectada de lo que ocurre en distintos ámbitos de su partido.

Esta manifestación del Sr. Urkullu pretende orientar las tramas a acciones individuales de las que sólo son responsables sus protagonistas.

Como no puede ser de otra forma algunos imputados y aledaños ya se han hecho eco del mensaje y ya empiezan a apuntar hacia arriba. Ya hay quien afirma que “ejecutaba órdenes”, “que sus superiores políticos estaban al corriente de todo y que sin su consentimiento hubiera sido imposible”, “que lo hicieron porque confiaron en…”

Y mientras los datos del sumario y las declaraciones de imputados y afectados arrojan más información y reflexión sobre lo sucedido y sus protagonistas, en el PNV se incrementan las posturas defensivas. Así hay quien quiere poner el acento en lo colateral y no donde está el foco de atención. Desgarradoras declaraciones de algunos dirigentes señalando que el PNV nada tiene que ver con lo ocurrido, o que el PNV está siendo juzgado, o que nada pueden hacer en relación a los imputados por problemas estatutarios, intentan aunque no lo consiguen, enternecer a quienes les escuchan.

No es y no será en el victimismo donde el PNV encuentre refugio. Cuando una suma de sucesos afectan a tantos militantes, cargos públicos y cargos orgánicos, de un mismo partido. Cuando están implicadas muchas administraciones públicas. Cuando se percibe con claridad que una prolongadísima estancia en el poder ayudó a algunos a utilizarlo indebidamente, a abusar de él, a beneficiarse de él, y a realizar actos fuera de lo normal, sólo cabe asumir la realidad, acotar el alcance de los excesos y depurar las responsabilidades que sean necesarias en lo institucional y en lo orgánico.

Y el responsable, el máximo responsable de dar una respuesta clara y sin tacha democrática, es el máximo responsable del PNV, el Sr. Urkullu. Cómo distribuyan esa responsabilidad internamente es cosa de ellos.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

  1. javier dice:

    deia.comSiga, siga soltando acusaciones por doquier, siga violando la presunción de inocencia de los imputados, sigan proporcionando jugosos titulares para la prensa que les sustenta donde están, sigan, sigan. Pero a ver si son tan inquisidores para lo que afecta a ustedes y a sus socios populares: http://www.deia.com/2011/01/21/politica/euskadi/un-excargo-de-interior-admite-ante-el-juez-que-espio-para-el-cni-a-ibarretxe-y-al-pnv

    Que “putada” que salga esto verdad?

  2. Txarli Prieto dice:

    Si cree que hay otros espionajes constitutivos de delito, quien tenga las pruebas y fundamentos que vaya al Juzgado y lo denuncie. Pero no olvide que la supuesta actuación ilícita en otros casos, no anula la realidad y la gravedad de los actualmente investigados.

    Y si me permite una recomendación lea de nuevo mi artículo y hágalo con sosiego, llegará a otras conclusiones.

    En cualquier caso gracias por entrar en mi blog.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: