escrito

  • 08.11.2011
  • 11:35
  • Txarli Prieto

RUBALCABA Y RAJOY, LA CARA Y LA ESPALDA 0

nov8

El cara a cara Rajoy, Rubalcaba, ha sido desigual. Tan desigual como los proyectos políticos que representan. Tan desigual como sus trayectorias. Tan desigual, tan desigual, como desigual es la izquierda y la derecha.

Ayer pudimos ver a un candidato socialista dispuesto a vaciarse explicando lo que hay que hacer para recuperar el empleo y proteger los servicios públicos. También pudimos ver a un candidato Popular, escondido tras la retórica para no desvelar qué hará si llega a la Moncloa.

Los síntomas previos ya indicaban que lo visto corría el riesgo de ser así, pues mientras el PSOE hacía su Conferencia Política con luz y taquígrafos y con propuestas concretas y rotundas, el PP en su Convención escondía sus proyectos y diluía la misma en algunas crónicas de sociedad sin contenido político.

Pero esto es lo que hay. El PP, tiempo atrás, había pensado que la crisis sería más corta, que todos los efectos negativos recaerían sobre el Gobierno Zapatero y que el final de la crisis coincidiría con las elecciones. Un plan perfecto si hubiera triunfado. No ha sido así y ahora las cosas se complican. Ahora, que o gobierna uno, o gobierna otro, y que hay que mojarse, es cuando se ve la diferencia.

Ayer vimos a un Rubalcaba muy metido en las preocupaciones del País, señalando problemas, medidas para enfrentarnos a ellos y mecanismos para financiarlos y a un Rajoy leyendo fichas redactadas al margen de la viveza del debate, imprimida por su contrincante.

Hoy, el comentario recurrente es, quién ganó el cara a cara.

Hoy mi comentario es, qué ganó el País, la ciudadanía, con cada uno de los candidatos.

Rubalcaba aportó recuperar parte de los recursos públicos con una política europea más abierta en el plazo para converger en la deuda y el déficit. Aportó la voluntad de legislar para una política fiscal donde bancos y grandes fortunas contribuyan más con su País. Aportó proteger y mejorar la educación y la sanidad, las prestaciones por desempleo.

Aporto avanzar en los derechos y libertades de todas las personas ante la enfermedad, la sexualidad, la maternidad. Aportó unidad y lealtad dentro y fuera del Gobierno en la lucha contra el terrorismo y en la gestión del final de ETA.

Rajoy se escondió. Se refugió en el pasado, en las cifras. Utilizó la dialéctica para no responder a ninguna pregunta de su oponente. Hizo el debate sin pulso, sin pasión y lo peor sin futuro. Rajoy después de tantos años pidiendo la convocatoria de elecciones anticipadas, nos propuso a toda la ciudadanía, nada, nada de nada.

Rubalcaba, ayer, practicó la autocrítica, la humildad y la sinceridad. Se autocriticó por no haber actuado antes frente a la burbuja inmobiliaria que este País heredó de la Ley del Suelo del PP en el año 98. Practicó la humildad diciendo “no tengo soluciones para todo”. Fue sincero diciendo qué quería hacer y sabiendo que esa sinceridad no iba a gustar a toda la ciudadanía. No buscó el voto fácil, buscó el voto comprometido.

Rajoy, ayer, ratificó que estaba orgulloso de haberse desentendido de los problemas del País a lo largo de toda la legislatura y ratificó que para el futuro quería tener las manos libres. Ratificó que quiere los votos de los ciudadanos pero que no quiere compromisos. Ayer, Rajoy, quiso dar la imagen de quien se siente ganador, piense lo que piense, y espere lo que espere, su País.

Ayer 11 millones de ciudadanos y ciudadanas vieron y escucharon a los dos candidatos, a los líderes de los dos partidos, a la derecha y a la izquierda, y esto es lo que hay. El 20 de Noviembre esto es lo que habrá en las urnas, dos papeletas, una, con compromisos y con rumbo confesado, otra, con aventura y sin horizonte.

En realidad todos sabemos que esto no es exactamente así y por eso Rubalcaba ante el hermetismo de Rajoy se lo dijo “sus políticas son tan inconfesables y rechazables que si las explicara ni los suyos le votarían”

Rubalcaba la cara, Rajoy la espalda.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: