escrito

  • 30.12.2011
  • 11:08
  • Txarli Prieto

CORAJE Y HONESTIDAD PARA CAMBIAR PROPUESTAS CONCRETAS 0

dic30

En vísperas del Congreso Federal de Febrero de 2012 y tras los malos resultados de las elecciones catalanas; municipales, forales, autonómicas; europeas; y generales en el PSOE, fluyen las ideas y manifiestos y se aprecian muchos movimientos, en busca de como resituar la política socialista y a sus protagonistas.

Hasta ahora lo más llamativo de éste corto espacio de tiempo acelerado en busca de algo es que nadie de quienes se han situado en referencias de liderazgo futuro, concreta nada sobre como encauzar ese futuro.

En muchos casos llama más  la atención el silencio que lo que se dice. En otros el oportunismo de criticar aquello que consintió hacer. En otros la toma de distancia con aquello en lo que participó y defendió. En otros el quítate tu para que me ponga yo o el ya que se reduce el espacio pactemos quien sobra.

Nada se descubre si se afirma que a pesar de las dificultades el PSOE es un gran partido. Hoy es el único partido de la izquierda que puede seguir siendo alternativa de gobierno a la derecha. Millones de ciudadanos nos siguen votando. Son muchos los millones de votos que hemos perdido, pero todos sabemos que con trabajo, acierto, sintonía, los podemos recuperar. La izquierda en España, los progresistas, necesitan, necesitamos un PSOE fuerte, recuperado y también renovado, muy especialmente en sus objetivos políticos, en su forma de hacer la política,  en el compromiso con sus electores, con sus militantes, con el tiempo que nos toca vivir, que es muy especial y muy difícil por la crisis económica.

La convulsión electoral que hemos vivido en los últimos meses, el rechazo de millones de votos a nuestra política, el descontento y la incertidumbre de  militantes y simpatizantes tiene causas, causas concretas, medibles, cuantificables y tiene alternativas. Nuestra crisis política actual nos da la oportunidad de analizarla, evaluarla y rectificarla.

Necesitamos rectificar y mucho y para eso hace falta coraje político, honestidad. Necesitamos recuperar los mejores valores de la política, el mayor y mejor compromiso con las ideas, con las actitudes y comportamientos políticos. Para hacerlo hay que hablar con el lenguaje común de la izquierda, de los socialistas, un lenguaje que existe, que también se puede disfrazar como se observa en muchas ocasiones, pero que debemos recuperar. Para hacerlo hay que concretar, hay que decir que queremos cambiar, cuales son los compromisos del futuro, cuales son los objetivo irrenunciables del proyecto socialista.

Primero las ideas y los compromisos y después las personas. Y en ese empeño de concretar que hacer a partir de aquí para después elegir a quienes confiar el liderazgo, basta con escuchar a la ciudadanía progresista en la calle y a los afiliados, militantes o simpatizantes en el Partido, para saber que es lo que hay que hacer.

En consonancia con lo expuesto planteo dieciseis propuestas concretas, susceptibles de modificación y mejora, que obviamente no son las únicas, pero que pretenden alcanzar el objetivo de huir de ideas vagas e imprecisas, de compromisos abiertos y manipulables  y de la simplificación y reducción del problema político que arrastramos los socialistas, a las urgencias de un Congreso Federal, con poco tiempo para debatir por el escaso tiempo existente entre la convocatoria y la celebración y por las limitaciones en el debate de una ponencia que llegará tarde.

PROPUESTAS CONCRETAS

1.            IMPULSO DE UNA IZQUIERDA EUROPEA.

La degradación política y social de la Unión Europea es muy alarmante. Partidos socialistas desdibujados por la presión de la política de la derecha, de los mercados, de los especuladores. Resignación política en la izquierda que utilizando como último argumento “no hay más remedio que hacerlo” se presta a una política de reducción de lo público, para alterar la distribución de  la riqueza en detrimento de los más desfavorecidos; para provocar recortes en los  servicios públicos; para asegurar los beneficios y el poder a quienes más tienen.

Esta insoportable política antisocial necesita una alternativa. El PSOE, debe comprometerse a proponer y en su caso a convocar una Conferencia de Partidos Socialistas Europeos, abierta a otros partidos de izquierda y progresistas, que en el plazo de tres meses a partir de la celebración del Congreso de Febrero, tendrá como objetivo elaborar y acordar un compromiso político común por una salida social a  la crisis económica, para defenderlo en cada país y en las instituciones comunitarias.

2.            POLÍTICAS DE OPOSICIÓN EN ESPAÑA

La responsabilidad política primera, ineludible, de los socialistas es la de ser leales a nuestros principios y compromisos voluntariamente adquiridos y compartidos con nuestros electores.

El socialismo existe para defender una sociedad más justa y solidaria, que propicie la igualdad de oportunidades entre todos y cada uno de los ciudadanos. La realidad de la sociedad española está muy lejana a la práctica real de estos valores. Por si esto fuera poco, en España, la derecha tiene mayoría absoluta y el poder casi absoluto para hacer y deshacer.

Los socialistas no debemos convertirnos en una caricatura de  oposición. Necesitamos dar voz a una oposición exigente, que denuncie, impida, limite recortes, privatizaciones, copagos, retroceso en derechos, imposición de credos, mayores desigualdades  entre la ciudadanía. En nombre de la crisis no se puede seguir aceptando más penurias para los más desfavorecidos que a su vez nada tienen que ver con el origen y las causas de la crisis.

La derecha quería el poder porque tenía las soluciones a la crisis, a la falta de empleo. Ya lo ha conseguido. Ahora exijamos que las ponga en marcha ya.

Los socialistas nos comprometemos a defender hasta sus últimas consecuencias el programa electoral y los valores que nos son propios con una oposición exigente, negándonos a pactar las políticas que proponga la derecha y que entren en colisión con estos postulados.

3.            NECESITAMOS OTRA POLÍTICA FISCAL.

Todos sabemos que no estamos ante una crisis económica sino ante una crisis de sistema. En el Mundo hoy hay dos dilemas. Mucho dinero especulativo al margen del control democrático y muchos más millones de seres humanos que ya  no se dejan explotar y que toman parte de los recursos del planeta. En el presente se necesita y en el futuro más, una política diferente de distribución de la riqueza. Los socialistas necesitamos clarificar y corregir nuestra política fiscal, plagada en el reciente pasado de contradicciones.

Los socialistas nos comprometemos a una profunda reforma fiscal, basada en cuatro líneas estratégicas. Una, incrementar la presión fiscal con criterios de progresividad para garantizar los servicios públicos básicos de la ciudadanía como son la sanidad, la educación, las pensiones y la dependencia. Acercándonos a una presión fiscal semejante a la de los países más fuertes económica y socialmente de la Unión Europea. Dos , mayor presión fiscal a las rentas de capital, a los productos financieros, a las transacciones financieras, etc., situándolas de forma progresiva en equidad con las rentas del trabajo. Tres, combatiendo el fraude fiscal, con procedimientos de control más eficaces. Cuatro, dificultando la elusión fiscal, con una ágil regularización legislativa, que limite su acción, y que promoveremos.

4.            DEFENSA DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS

En la sociedad está calando la ofensiva por la cual es inevitable la reducción de los servicios públicos. También está creciendo la insolidaridad con el diferente. La derecha está instalando una contracultura basada en que se derrocha dinero público, se atiende a quien abusa y a quien no debiera tener derecho y además ya no hay dinero. Muchas veces desde nuestras filas se observa resignación ante esta avalancha conservadora.

Control del gasto sí. Eficiencia también. Los socialistas nos comprometemos con esto y también con defender mediante el impulso legislativo las políticas impositivas, presupuestarias y de control del gasto, que hagan más con menos y que no renuncien a la inversión necesaria en el mantenimiento de los servicios públicos.

5.            POLÍTICA DE ALIANZAS

Si bien la política de alianzas en las instituciones para la conformación de Gobiernos, no debe nacer desde el prejuicio, tampoco es normal cualquier alianza y menos con tu rival natural, salvo que existan situaciones excepcionales que lo aconsejen.

El Partido Socialista debe tener definida una política de alianzas de preferencia y un mecanismo de solución de las situaciones excepcionales.

Los socialistas nos comprometemos a priorizar alianzas políticas, institucionales donde sean necesarias, con las fuerzas políticas de izquierda, progresistas, definiendo previamente la ubicación ideológica de aquellos que concurran en el ámbito correspondiente.

Cuando por causas excepcionales se aprecie la necesidad de una alianza entre la izquierda y la derecha sea localista, nacionalista, nacional o internacional, se celebrará referéndum vinculante entre los afiliados y afiliadas del ámbito donde deba resolverse tal alianza y esta no estará sujeta a ninguna alteración por parte de ningún órgano superior.

6.            VINCULACIÓN DEL PROGRAMA ELECTORAL CON LOS ELECTORES. ABRIR EL PARTIDO A LA SOCIEDAD.

La sensación y el reproche explícito que en determinadas ocasiones se vive en la calle sobre el respeto político que se merecen y no obtienen los votantes socialistas también debe tener tratamiento. Los electores no quieren que el voto se convierta en un cheque en blanco y que este pueda caer en el abuso.

Para corregir estas situaciones los socialistas nos comprometemos a definir en nuestros programas electorales que políticas  son irrenunciables y cuales son susceptibles de variación por circunstancias concurrentes.

Las materias que  se señalen como  irrenunciables sólo podrán ser modificadas mediante consulta vinculante que se celebrará entre los simpatizantes que quieran formar parte de un censo específico que se conformará con los censados que así lo deseen. Este censo será abierto a nuevas incorporaciones dos meses antes de cada celebración de elecciones y será cerrado el día de la celebración de cada elección. En este censo también participarán todos los afiliados.

7.            VINCULACIÓN DEL PROGRAMA ELECTORAL Y RESOLUCIONES CONGRESUALES CON LOS AFILIADOS.

El debate y aprobación  del programa electoral y de las resoluciones congresuales en el Partido deben adquirir el rango de ley interna no sólo en la intención sino también en la práctica. Para que así sea el Partido debe dotarse de un sistema de garantías que sea ágil y eficaz y que dirima los conflictos políticos que puedan originarse. Esto exige que a su vez en todos los ámbitos institucionales del partido sea obligatorio la presentación de la propuesta política de programa a todos los militantes, el correspondiente debate y aportación de enmiendas, y su definitiva aprobación por el órgano que estatutariamente sea competente.

Se trata de constituir un órgano arbitral compuesto por dos juristas de dilatada experiencia, elegidos por el Comité Federal, dos compañeros elegidos por el Congreso en listas abiertas entre todos sus asistentes y que no estén en la estructura ejecutiva y por dos compañeros de reconocido prestigio en la vida política, que no estén en tareas ejecutivas o institucionales y que sean elegidos por la militancia en una lista propuesta por las Federaciones, con dos candidatos por cada una de ellas, resultando elegidos quienes más votos obtengan en listas abiertas. El órgano arbitral se reunirá en el plazo de 15 días a la recepción del asunto a resolver y resolverá sin posibilidad de apelación, en los 15  días siguientes. En caso de urgencia los plazos podrán ser reducidos. Sus resoluciones serán de obligado cumplimiento y sólo responderán al interés y al sentido de lo acordado con anterioridad en Congresos y Programas y no a nuevas interpretaciones o circunstancias para lo cual ya existe otro procedimiento de resolución.

8.            CONSULTAS A LA SOCIEDAD

La sociedad necesita cauces de participación y decisión más ágiles y frecuentes que los actualmente establecidos. Los socialistas queremos quebrar la creciente falta de sintonía y complicidad de los electores con el ejercicio de la política. La política es la organización de la sociedad, el instrumento regulador de los derechos y deberes. Para el socialismo proteger la vinculación ciudadana al compromiso político colectivo es una de las tareas principales de nuestro tiempo.

Para lograrlo el PSOE se compromete a proponer, promover y organizar las consultas necesarias mediante referéndum, de aquellas materias de especial interés y afectación a la ciudadana y especialmente las referidas a modificaciones constitucionales, de soberanía, conflictos bélicos o cuyo contenido tengan carácter universal.

9.            CONSULTAS AL PARTIDO.

La acción política de cada día está sujeta a imprevistos, a situaciones a veces no visualizadas con el tiempo necesario o sencillamente a urgencias sobrevenidas.

La velocidad con la que ocurren cosas en este mundo globalizado determina comportamientos y conclusiones que a veces deben tomarse con rapidez. La rapidez y el tratamiento de los imprevistos también se merecen una cultura democrática y participativa. No es necesario ni conveniente que una sola persona quiera salvar a cuantos le rodean en su campo de acción. En nombre de las urgencias no deben cometerse atropellos. Las mejores decisiones, las compartidas, porque tienen la legitimidad, la fuerza, la razón del respaldo.

Para tratar y resolver imprevistos el PSOE en cada uno de sus niveles institucionales dispondrá de un sistema de consulta vinculante a los afiliados que en el plazo máximo de 15 días, mediante referéndum, decidirá sobre las situaciones extraordinarias que se vayan creando, que serán aquellas para las que no tenga respuesta el respectivo programa electoral o conclusiones congresuales.

10.         DURACIÓN DE LOS CARGOS PÚBLICOS Y POLÍTICOS REMUNERADOS.

La acción política en muchas situaciones precisa de la profesionalización. Ante determinadas responsabilidades públicas y políticas la dedicación requiere la remuneración. Siendo esto así también es cierto que en la izquierda  la dedicación política de forma profesional también debe medirse por la vocación, el compromiso y en definitiva el servicio a los representados.

La profesionalización de la política en cargos de elección pública o congresual, es un medio pero no un fin. Sin mirar al pasado donde se han dado otro tipo de situaciones y sí mirando al futuro que es lo que nos toca conquistar, visto desde la izquierda, que alguien albergue la pretensión de hacer de la política su carrera particular, su medio de vida, su primer y último empleo, es lo más negativo y contrario a la idea de servir y lo más próximo a la de servirse.

Para corregir esta situación a partir de la celebración del Congreso, ningún cargo  de elección pública y de elección congresual, con sueldo, podrá permanecer más de dos mandatos completos en la política profesional.

En el caso de quienes ya hayan cumplido o estén a punto de hacerlo con los dos mandatos, dispondrán de  uno más una vez finalizado el presente.

Esta medida garantiza los procesos de renovación tanto orgánica como institucional y da credibilidad ante la ciudadanía y la militancia sobre la prevalencia de  los intereses colectivos frente a los individuales.

11.         RESPETO AL LENGUAJE SOCIALISTA.

Para defender con precisión una idea se necesita expresar con corrección dicha idea. El lenguaje procura la comunicación  y a través de ella, la suma de coincidencias y la confianza en las expresiones señaladas.

En el PSOE se abusa con asiduidad de conceptos que cuando pasan de lo particular a lo general generan confusión y desconfianza sobre quienes los utilizan y sobre las verdaderas intenciones y compromisos del Partido como tal.

Definirnos los socialistas como fuerza política  de centro izquierda o como los adalides de la centralidad, suele ser útil para que sirva lo mismo para un roto que para un descosido. Si a esto añadimos que somos el Partido de las clases medias en un País donde nadie quiere ser clase baja y nadie se confiesa clase alta, la confusión, la indefinición, está servida.

Los socialistas nos comprometemos a establecer una ética de lenguaje ligada a nuestros valores, ideología y objetivos programáticos, que eviten generar indefiniciones o confusión ante la ciudadanía sobre el proyecto político que representamos.

12.         FISCALIZACIÓN DE PATRIMONIOS DE CARGOS PÚBLICOS.

Los contados casos de corrupción política, a su vez muy extendidos mediáticamente, han creado una creciente alarma y consternación en la sociedad y un rosario de iniciativas precipitadas y dudosamente eficaces en los partidos políticos como respuesta.

Resulta muy injusto y dañino que alguien en el ejercicio de su cargo público utilice el poder para obtener recursos ilícitos o para procurárselos a terceros. También resulta muy injusto y dañino que casi toda la actividad política sea susceptible de sospecha.

Para combatir la situación, entre otras medidas se han hecho algunas populistas y de dudosa eficacia y a la vez de una exposición personal innecesaria, como si un representante público no pudiera tener derecho a su privacidad, porque un semejante haya abusado.

Para evitar abusos y dar confianza a la sociedad de que quien la hace la paga, los socialistas nos comprometemos a solicitar en todas las instituciones que todos los cargos públicos al inicio y al final de su cargo público, obtengan una certificación pública realizada por la Inspección de Hacienda correspondiente o por los Tribunales de Cuentas o por ambos organismos, donde se consigne el resultado de la inspección o fiscalización certificando que el patrimonio revisado tiene toda su procedencia justificada conforme a la ley. Igualmente se hará si hubiera alteraciones patrimoniales y también se dará a conocer las irregularidades detectadas y el tratamiento aplicado.

13.         PROCEDIMIENTOS  Y NORMAS PARA EL DEBATE.

En los últimos años los socialistas hemos abandonado algunas prácticas de debate o las hemos ido modificando por el uso y costumbre en detrimento de la participación.

Hemos vivido Comités Federales que tienen que acabar antes del mediodía, empezando a las diez de  la mañana. Algunos que han pasado de las 13 horas del día lo han hecho diezmados. Se hacen muchas intervenciones de cortesía sólo para ocupar el tiempo del debate. También apelaciones a no tratar asuntos espinosos para que no se filtrasen a la prensa y que a pesar de ello no han evitado las filtraciones.

Tenemos derecho a realizar debates internos pero no a costa del aprovechamiento de intoxicadores que trafican con la información para dañar el propio partido y a sus miembros y para ser merecedores de los favores mediáticos.

Todo esto debe dar un vuelco. La política es también sacrificio, esfuerzo, es también coraje, liderazgo, riesgo. Ni las puertas cerradas, ni los tiempos reducidos en los debates importantes nos ayudan. Los lideres siempre deben dar la cara para ganarse el liderazgo.

Para lograrlo los socialistas nos comprometemos a realizar los debates de nuestros Comités Provinciales, Nacionales, Regionales y Federal, a puerta abierta para  los medios de comunicación, de principio a fin. A realizarlos en convocatoria de día completo, a garantizar un mínimo de diez minutos por intervención y a enviar a  los miembros con dos días mínimo de antelación a la celebración, un guión de los asuntos más relevantes a tratar.

14.         RELACIONES CON LOS SINDICATOS.

Desde la Autonomía política y la autonomía sindical, para los socialistas, la relación con los sindicatos para la defensa de los  intereses comunes de los trabajadores activos y pasivos, es un objetivo con necesidad de mejora. Muy especialmente con UGT por razones suficientemente recogidas y reconocidas en la Historia de ambas organizaciones y también con CCOO por compartir ideas y escenarios comunes.

Para avanzar en este objetivo de mejora de las relaciones y de defensa común de intereses comunes, el PSOE propondrá la creación de un órgano bilateral, estable, con UGT y con CCOO, con posibilidad de reconvertirlo en organismo trilateral cuando las partes así lo consideremos, para que antes de que cualquier medida política que afecte a los trabajadores de manera colectiva se ponga en marcha, se pueda contar con la valoración de los sindicatos, con sus sugerencias y alternativas. El órgano se reunirá trimestralmente y tendrá el carácter público que las partes acuerden.

15.         RELACIONES CON LAS ORGANIZACIONES SOCIALES SIN ÁNIMO DE LUCRO.

La sociedad esta recorrida por asociaciones con personas voluntarias amantes de la justicia, solidaridad, igualdad, de la libertad, de la tolerancia, de los derechos civiles, de la laicidad. Asociaciones que crean conciencia cívica, que cubren los vacíos que a veces generan las instituciones, que llegan las primeras al conocimiento de un problema al que la política todavía no ha llegado o llega tarde. Organizaciones de carácter sociocultural-humanitario-deportivas-medioambientales, defensoras de los derechos humanos.

Asociaciones progresistas y muy necesarias para la implicación de la sociedad en los problemas y las soluciones que con apariencia de minoritarios son de todos porque nadie estamos exentos de que directa o indirectamente nos puedan afectar.

Para lograr un trabajo común desde la autonomía de las partes, los socialistas nos comprometemos a crear desde el ámbito provincial hasta el Federal, un lugar de encuentro estable, que se reúna al menos dos veces al año y que trate de canalizar la necesaria ayuda mutua para atender y ayudar a quien más lo necesita.

16.         FORMACIÓN PARA LA PARTICIPACIÓN.

Para  tener capital humano preparado en las necesidades políticas del partido y de la sociedad, es necesario invertir en formación a la afiliación. Para ello hay que recuperar el compromiso orgánico de los procesos de formación hasta convertirlo en un derecho.

Para lograrlo la nueva Comisión Ejecutiva Federal, en el plazo no superior a tres meses desde la celebración de su elección, aprobará la elaboración básica de los contenidos y procedimientos de formación, que deberá ser adaptada e implementada en las respectivas federaciones, en el plazo máximo de un mes más, para asegurar a todo afiliado la oportunidad de convertir su afiliación, en una militancia activa, preparada para actuar en cualquier ámbito político de la sociedad.

GIRO A LA IZQUIERDA

En la actualidad muchas son las apelaciones de socialistas a la necesidad de un giro a la izquierda y muchos socialistas son los que se preguntan que significa o como se concreta ese giro a la izquierda.

En realidad no se trata de inventarse nada o casi nada. Al PSOE no le falta elaboración política de izquierda, le falta defensa práctica de esa elaboración política de izquierda. Girar a la izquierda, es recuperar autonomía política, hacer política en contraposición a las presiones de la derecha, de los poderosos, que tantas y tantas veces nos han terminado ganando la partida o que nosotros hemos facilitado que la ganarán. Girar la izquierda, es anteponer el contenido de la política a la permanencia en el poder. Girar a la izquierda es una actitud para ocupar la ubicación política que nos corresponde como socialistas y de la que nos hemos desplazado en ocasiones relevantes por haber interpretado erróneamente un papel de gobierno con excesivas influencias conservadoras.

Si acudimos a las resoluciones y programas que acordamos  en Conferencias y Congresos, en política sectorial los socialistas no tenemos grandes carencias en las definiciones de lo que deseamos. La capacidad del socialismo para debatir y escribir textos, programas, propuestas políticas progresistas es ilimitada. En materias  de sanidad, educación, prestaciones sociales, energía, medioambiente, igualdad, infraestructuras, eficiencia de lo público, derechos civiles, paz, libertad, solidaridad, etc., etc., poco necesitaremos actualizar y ajustar.

El problema los socialistas lo tenemos a la hora de defender estas políticas en la calle  y en las instituciones, a la hora de llevarlas a la práctica, a la hora de defenderlas hasta sus últimas consecuencias. Nuestras carencias no están en la teoría sino en la credibilidad que ofrecemos entre la teoría y la práctica.

Para resolver esta perniciosa disyuntiva, este conjunto de propuestas pretende aportar al debate abierto, ideas y compromisos y también limitaciones porque en nombre del socialismo no todo  vale

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: