Archivo Enero 2012

EL DRAMA ESTALLARÁ 0

ene30

La situación económica ya es dramática. Un dramatismo que irá en aumento en los próximos meses. Más de 5 millones de parados. Aumento imparable de las personas afectadas por la pobreza. Cae el consumo de las materias energéticas porque se ha frenado la actividad en muchos sectores. Un tercio del sector servicios, que en algunos casos llega a los dos tercios, no se tiene en pie. Lonjas vacías. Comercios que se cierran. Establecimientos hosteleros semi desiertos. Se multiplican los carteles “se vende”. Bajan los salarios de muchos trabajadores, otros trabajan y no cobran. Miles de trabajadores de la aviación arrastrados a la quiebra. Trabajadores a los que se les cambian las condiciones de trabajo con la contraprestación de “o lo tomas o lo dejas”. Autónomos desesperados. Aumento de la competencia desleal y de la economía sumergida. Se tiran precios aun siendo conscientes de las deudas que se contraerán y del daño a terceros. Actividades exentas de impuestos. Coches sin licencia de taxi que actúan como tal. Vendedores de productos robados a las puertas de los comercios buscando clientes a mitad de precio. Turnos en los contenedores para extraer lo que se pueda. La inversión pública frenada. Los servicios públicos recortados. Viviendas nuevas sin comprador. Desahucios.

Todo lo anterior ha dejado de ser anecdótico o marginal en cantidad para situarse en un volumen desgarrador. Y todo apunta a peor.

El Gobierno del PP va a contribuir a ello porque lo tiene claro. Su mayoría absoluta le anima a reducir lo público, a sustituir público por privado y sobre todo a cumplir con las exigencias de los poderosos de las finanzas. Tan decidido está que no solo gobierna en esa dirección sino que además no duda en penalizar cualquier comportamiento, que desde la sensibilidad social, se le escape a su control.

Las movilizaciones de estos días en Cataluña y Valencia y las que les van a seguir en otros lugares solo con el inicio de un estallido en la calle que está cantado de antemano.

Y mientras tanto los socialistas dónde estamos. En nuestros asuntos internos. En quién es el Secretario General, cómo se elige. Cuál es el modelo de partido. Entre cuántas causas y cuántas personas se distribuyen los malos resultados electorales. Si esto va de jóvenes o de mayores, etc, etc.

Efectivamente esto también hay que hacer. Pero hay que hacerlo sin restar ideas, esfuerzos, propuestas, a otra respuesta social a la crisis.

Si queremos que el socialismo sea útil a quienes están sufriendo las consecuencias de la crisis y si queremos que la derecha frene su decisión de satisfacer sobre todo a los que más tienen, hay que decir y hacer más cosas de las dichas y hechas hasta hoy.

Hay que pensar en convocar unitariamente con todos los sectores progresistas del País una gran movilización que diga basta ya al paulatino empobrecimiento por el objetivo único de controlar el déficit. Basta ya de dedicar tantos recursos a pagar deuda y tan pocos a generar actividad económica y empleo.

Basta ya de sentirnos culpables por haber errado en el análisis y gestión de determinados episodios de la crisis. Basta ya de sentirnos culpables por haber aceptado imposiciones conservadoras en la creencia de que darían resultado en la remontada de la economía.

Basta ya de pensar que culpando al PP de lo mal que lo está haciendo es suficiente para postularnos como alternativa.

Basta ya de estar atenazados por las encuestas que le dan músculo electoral al PP porque en este País los que sufren poco o nada la crisis están muy interesados en que no haya que ejercer más solidaridad y en que la crisis no se pague a escote, y este sector genera apoyo a sus medidas.

Basta ya de mostrarnos temerosos de defender la izquierda por el miedo a molestar al centro. Basta ya de no compartir espacio y proyectos con los sindicatos de los trabajadores, con los autónomos, con las asociaciones progresistas, con cualquier persona que por encima de su estatus quiera poner su conciencia y compromiso al servicio de una economía mejor distribuida, más solidaria con los más vulnerables y garantía de servicios públicos defensores de las políticas de igualdad.

Hay que movilizar. Hay que protestar. Hay que hacerlo en la calle y en las instituciones. Hay que hacerlo en España y en Europa. Hay que movilizar y protestar y hay que gestionar después esos resultados. Y esto o lo hace la izquierda o no se hará. O se hace organizadamente o no resultará.

El socialismo tiene hoy más sentido que nunca y más trabajo que nunca. El socialismo que no hay que reinventar porque está en nuestros principios y en nuestras adaptaciones a la modernidad.

El socialismo está inventado. Ahora toca defenderlo para que su utilidad sea sentida, reconocida, requerida. Ahora que no hay oportunidades de empleo. Ahora que hay una vuelta atrás en derechos y en libertades. Ahora, más socialismo que nunca. Del clásico, sí. Del bueno.

Share

HOLLANDE, FRANCIA, PSOE, ESPAÑA Y EL GIRO A LA IZQUIERDA 0

ene27

El Partido Socialista Francés quiere ganar las próximas elecciones presidenciales, François Hollande, el candidato, el domingo 22 de Enero, en un discurso político emotivo por sencillo y claro por clásico,  utilizando un lenguaje socialista y haciendo valer una cierta dosis de coraje político y honestidad intelectual, se reivindicó como socialista y como alternativa a los conservadores y a los especuladores.

Entre las muchas cosas que dijo señalo:

“Mi verdadero adversario no tiene nombre, rostro ni partido, no presentará nunca su candidatura, no será elegido nunca, y sin embargo está gobernando. Este adversario es el mundo de las finanzas. Delante nuestro, en veinte años, las finanzas se ha hecho con el control de la economía, de la sociedad e incluso de nuestras vidas. Ahora mismo, es posible, en una fracción de segundo, desplazar sumas de dinero vertiginosas y desplazar a los estados”.

“Los bancos, salvados por los estados, muerden la mano que les ha dado de comer. Las agencias de calificación, justamente desacreditadas por no haberse dado cuenta de la crisis de las subprimer, deciden la suerte de las deudas soberanas de los principales países, justificando con ello unos planes de austeridad cada vez más dolorosos. Por lo que respecta a los fondos especulativos, lejos de haber desaparecido, siguen siendo los vectores de la desestabilización que enfrentamos. De este modo, las finanzas se han liberado de toda regla, de toda moral, de todo control”.

“Si las finanzas son el adversario, hay que enfrentarlo entonces con nuestros medios y en nuestro país, sin debilidad pero sin irrealismo, siendo conscientes de que será una larga lucha, una dura prueba pero que deberemos blandir nuestras armas. El control de las finanzas comenzará por votar una ley sobre los bancos que les obligará a separar sus actividades de crédito de sus operaciones especulativas. Ningún banco francés podrá tener presencia en los paraísos fiscales”.

“Los productos financieros tóxicos, es decir sin vinculación a las necesidades de la economía real, serán pura y simplemente prohibidos. Las stocks options serán suprimidas, y los bonos, supervisados. Finalmente, propondré un impuesto sobre todas las transacciones financieras,  junto con quienes en Europa quieran hacerlo igualmente con nosotros. Y propondré también, si es que queremos ser juzgados por las agencias de calificación cuya legitimidad cuestionamos, que se establezca a nivel europeo una agencia pública de calificación”.

Estas palabras, entre otras, han hecho correr ríos de tinta en innumerables medios de comunicación. Estas palabras se han calificado de giro a la izquierda; de regreso a la izquierda clásica; de intelectual sensible hacia las necesidades de los más vulnerables, et.., etc..Estas palabras han provocado reacciones en la derecha y en la izquierda, incluso en las propias filas del socialismo. Así, mientras las palabras de la derecha no necesitan de comentario sí me detendré en algunas de la izquierda. En algunas que se han hecho públicas y en las que no, pero que estar, están.

Quienes desde la izquierda, creen que ser de izquierda, que ser socialista, sin más, sin más apellidos es exagerado. Quienes se reivindican socialdemócratas, liberales, de centro izquierda, porque se trata de suavizar a la izquierda y al socialismo. Quienes creen que para ganar hay que estar en ese limbo llamado centro, centralidad, clases medias. Se han apresurado, y los que no esperan la oportunidad, a echar suavizante. Así el Portavoz del Partido Socialista Francés ha dicho “que el discurso no ha marcado un giro a la izquierda”, “que el electorado es moderado”, en un pretendido marcaje al candidato

En España algo o mucho de esto sabemos. Aquí también tenemos este debate. Primero lo hemos tenido en diálogo directo con el electorado, el cual en dos citas electorales seguidas nos ha negado en torno al 40% de los votos. Antes, durante y después de las elecciones, lo tenemos en nuestros debates, ahora de más actualidad por la inminente celebración del 38 Congreso del PSOE. Mirando a nuestros resultados electorales no parece que quienes nos han dejado de votar lo hayan hecho por considerarnos muy de izquierda en muchas políticas del último tiempo.

Sí, en la izquierda institucional europea de hoy, en el socialismo europeo de hoy, estamos quienes reclamamos un giro a la izquierda y quienes le echan todo tipo de rebozados o suavizantes, para modificar la naturaleza del producto. Y por eso cuando el producto final es confuso, le falta identidad, no atiende a la ideología y al programa original, los simpatizantes, el electorado, responde con la misma moneda.

En España y dentro del socialismo hay quienes consideran que expresiones como la de Hollande nos devuelven al sectarismo y al dogmatismo. Considero que a donde nos devuelve es a la utilidad, al reencuentro con muchas gentes de izquierda, progresistas, a la recuperación del socialismo, como alternativa a la derecha. La verdad es que Hollande ha hecho, sobre todo en materia económica algo que anteriormente ya lo había hecho Perogrullo, llamar a la mano cerrada puño.

Me identifico con el discurso político económico de Hollande y lo mejor de él, es que hoy estamos más cerca de poner en pie una izquierda europea que se comprometa con una respuesta social a la crisis económica y que reconvierta la Europa de los mercados y los especuladores a la Europa de las personas.

El 38 Congreso del PSOE debe abrazar y estimular planteamientos políticos de este tipo que sin duda son generadores de ilusión. Una ilusión que hacía tiempo estaba muy apagada y que hoy desde el socialismo francés, alemán y español, entre otros, tiene en su mano su revitalización.

Share

CUESTIONAR Y PROPONER 0

ene23

Cuestionar y proponer es el binomio que da razón de ser a la política. Cuestionar lo que hay, proponer lo que deseas alcanzar. De esta manera venimos expresándonos muchos socialistas desde que estalló la parte más virulenta de esta crisis, y muy especialmente el lehendakari Patxi López.

Todo lo acontecido en nuestro País desde la primavera de 2010 hasta la fecha, provoca la necesidad de cuestionar y proponer.

Desde mayo de 2010 hasta hoy hemos asumido y sufrido innumerables medidas de carácter socioeconómico, que en origen, estaban diseñadas y tomadas para limitar el alcance de la crisis económica y a continuación proceder a la recuperación.

Recordemos, recortes multimillonarios en inversiones en infraestructuras, servicios y estímulos a la economía productiva; bajada de sueldos a funcionarios; congelación de las pensiones; alargamiento de la edad de jubilación y del periodo de cotización para tener derecho a ella; recuperación y subidas de impuestos, etc. etc.

Al tiempo que se tomaban estas medidas, y contrariamente a lo que se esperaba, los intereses de nuestra deuda han ido en aumento, el crédito ha brillado por su ausencia y el sector público ha ido reduciéndose hasta entrar en quiebra en muchos lugares y en muy difícil gestión en la mayoría.

Los efectos sociales han ido en paralelo. Progresivo e imparable aumento del desempleo, del cierre de empresas, de la acumulación de deudas, de la reducción del País en lo productivo y en lo económico.

En esta situación no es descabellado cuestionar y proponer. Cuestionar la orientación de la política económica y proponer alternativas.

A estas alturas de la crisis del sistema, ni alemanes, ni franceses, ni japoneses, ni americanos, ni españoles, ni vascos, sensatos, dudan de la necesidad de combinar ajuste y crecimiento.

Ajuste, para evitar gastar aquello de lo que hoy se puede prescindir o hacer con menos. Ajuste, para gastar en lo que tenga beneficio social. Crecimiento para no dejar en la cuneta y en la desesperación a millones de ciudadanos y ciudadanas.

Y llegados hasta aquí la pregunta es si esto se puede hacer y en caso de que la respuesta sea afirmativa, cómo se puede hacer.

Se puede ajustar y crecer a la vez. Ajustando en el pago de la deuda con un plazo más dilatado y con un coste menor. Se puede hacer liberando recursos que van a ir a los especuladores, a los mercados financieros, para que vayan a la disposición pública con el compromiso ineludible de crear empleo.

Se puede ajustar y crecer, recuperando impuestos necesarios y justificados, promoviendo una reforma fiscal que actúe sobre los que más tienen y muy especialmente sobre las grandes fortunas y las grandes transacciones financieras y también en una lucha incansable contra todo tipo de fraude fiscal. Se puede recaudar más y gastar diferente. Se pueden poner en funcionamiento nuevos recursos monetarios por la Unión Europea y su Banco Central, que algún día debiera ser nuestro, de los europeos.

Y para esto hay que cuestionar y proponer.

Hay que cuestionar la política del PP porque va en dirección contraria al crecimiento. Porque nos lleva a más recesión y durante más tiempo. Porque sólo busca satisfacer a los mercados y a los especuladores. Porque abusa de su mayoría absoluta para amenazar y asustar con la judicialización y la penalización a los gestores del gasto público, mientras cada vez más personas quedan abandonadas a su suerte.

Hay que cuestionar la política del PP en Euskadi, de hacer de las competencias forales sobre la fiscalidad el eje central de su política, porque hoy lo que nos estamos jugando NO ES EL FUERO SINO EL HUEVO.

Hoy en España, hay muchos Ayuntamientos y muchas Comunidades Autónomas, que no tienen dinero para pagar a los funcionarios que dan servicios a los ciudadanos; para pagar las facturas a los proveedores; para culminar inversiones en infraestructuras; para tener abiertos los centros de salud; para mantener el profesorado necesario en los centros educativos; para la calefacción o el transporte escolar.

Hoy en España, si hay dinero para que el ahorro improductivo haya crecido el 20%; para que los poderosos sigan cobrando intereses abusivos por la deuda; para que quienes se hicieron multimillonarios con la especulación financiera e inmobiliaria hoy sigan incrementando su patrimonio con la deuda, hay razones para cuestionar y proponer.

Para cuestionar muchas cosas que bajo el miedo y la amenaza hemos hecho, están haciendo y quieren seguir haciendo en nuestro País.

Bajo la amenaza de la intervención y ahora de la judicialización, se ha despojado a millones de personas de su autonomía económica para vivir, que es casi como despojarles de su dignidad.

Pongámonos en la piel de cada uno de los parados de este País. Qué más le da la intervención, si él o ella ya están intervenidos y penalizados y por tiempo indefinido.

Hace bien el lehendakari en cuestionar y proponer. En arriesgarse a ser criticado e incluso a serlo con pretendidas descalificaciones. Porque el lehendakari, lo es, de un País de ciudadanos y ciudadanas con necesidades básicas, vitales y no de un País sin entrañas y acechado por los testaferros.

Porque además es un lehendakari socialista y el socialismo nació y existe justamente para esto, para defender los intereses de los más vulnerables, para defender las causas más justas, para proponer, promover y alcanzar una sociedad más igualitaria y para que la derecha, los conservadores, los ultraliberales y los especuladores, sientan en riesgo y vean reducidos sus privilegios.

Hace bien el lehendakari en cuestionar la política pura y dura de control del déficit del Presidente Rajoy. Hace bien en afear la doble moral del Ministro Montoro que mientras ha permitido que muchas Comunidades Autónomas y Ayuntamientos gobernados desde hace varias legislaturas por el PP han acumulado deudas imposibles, hoy quiera medir por el mismo baremo a todos.

Hace bien el lehendakari en proponer la búsqueda de nuevos recursos para atender las necesidades que tiene Euskadi.

Hace bien el lehendakari en cuestionar y proponer.

Share

SI ACERTAMOS EN LA POLÍTICA, ACERTAREMOS EN LAS PERSONAS 0

ene12

El 38 Congreso del PSOE es mucho más, infinitamente más, que la elección entre dos  o más candidatos a la Secretaría General.

Resulta inevitable que el interés y el esfuerzo mediático se centre en los dimes y diretes, sobre los perfiles, vida y milagros de los aspirantes. Sin duda este es el aspecto más manejable informativamente y corre la suerte de ser el que monopolice el foco.

Sin embargo los socialistas, los afiliados, tenemos alguna necesidad mayor que la de atender y posicionarnos sobre nuestras preferencias personales hacia los candidatos.

El socialismo en España atraviesa por una delicada situación. Hemos perdido muchos millones de votos en las últimas elecciones. Hemos reducido considerablemente nuestra influencia institucional y con ella las responsabilidades de Gobierno. De aquí al 3,4 y 5 de febrero nuestro interés no debe centrarse en los candidatos y sí en la Ponencia Marco, en los nuevos contenidos, en los ajustes, que necesita nuestra acción política. Los medios de comunicación tienen derecho a hacer “su Congreso”. Los socialistas tenemos la obligación de hacer “el nuestro”.

Y para ajustar o crear política sólo hay un procedimiento, escribir y debatir. Hacer propuestas, enmiendas, llevarlas a las agrupaciones y trabajar para que lleguen a Sevilla y el Congreso tenga que pronunciarse sobre ellas.

A lo largo de los dos últimos años, a consecuencia de la gestión que hemos hecho en la crisis económica desde el Gobierno de España y a consecuencia de los resultados electorales de catalanas, municipales-forales-autonómicas, europeas y generales, muchos compañeros y compañeras han manifestado críticas, límites, ideas, alternativas, a muchas de las cosas que se estaban haciendo. Este es el momento de trabajar y de influir para que todo eso se pueda tener en cuenta y el resultado del 38 Congreso sea ampliamente representativo de lo que quiere todo el partido para que recuperemos la ilusión, la utilidad de la política. Para que seamos más y sumemos y para que la ciudadanía que nos quiere y nos necesita, renueve su confianza en nosotros.

En los últimos meses en la militancia socialista se han multiplicado las voces que reclamaban una izquierda europea que apostara por una salida social a la crisis económica. En las últimas semanas sobre la política de oposición al PP. Antes y después, sobre la política de alianzas; las relaciones con los sindicatos; las relaciones con las asociaciones sin ánimo de lucro; política fiscal; el compromiso programático con el electorado; la participación de la ciudadanía en la política; el modelo de partido; la rotación en los cargos; y otras muchas cosas más.

Este es el momento de concretar y de apostar y no valen excusas. Es cierto que el Congreso se ha organizado con muy poco tiempo, que la Ponencia Marco ha llegado tarde, que no tenemos todas las certezas sobre todos los asuntos, que el debate es vivo e intemporal y que habrá que continuarlo después. Igualmente cierto es que el Congreso se va a celebrar y que lo que en él se acuerde, será nuestra oferta para compartir con la sociedad y para recabar su apoyo.

Hagamos nuestro Congreso, el de la política. Si en la política acertamos, en quien deba liderarla acertaremos siempre, porque liderará con las herramientas que nos sentimos identificados y apreciados por la ciudadanía.

Share

LOS ENGAÑOS DE RAJOY 0

ene4

El Gobierno de España se ha estrenado engañando a toda la sociedad y muy especialmente a sus votantes. Un engaño urdido con premeditación, nocturnidad y alevosía. Un engaño de los de verdad sustentado en tres grandes mentiras. La primera, sostenida en el tiempo durante años y años, consistente en que la economía va mejor cuando se reduce la fiscalidad, por aquello de que a menos cargas tributarias, más dinero circulando y por ello inversión y empleo asegurado. La segunda, haciendo responsable del déficit en exclusiva a la gestión económica del gobierno saliente cuando lo que ha disparado el déficit previsto ha sido el déficit de las Comunidades Autónomas que gobierna el PP. La tercera, la palabra dada de que su triunfo electoral no sólo serviría para no subir impuestos sino que además los bajaría.

En estas horas además se ha sabido que el PP no sólo tenía antes de la investidura del Presidente Rajoy todos los datos de la evolución de las Cuentas del Estado, sino que también conocía todo lo que pasaba en las Autonomías que Gobierna, porque con sus Presidentes se había reunido.

El PP que en la oposición sabía cómo crear confianza en la economía española y que tenía las recetas para reactivar la economía y crear empleo, es el PP que hoy no sabe frenar el paro y que además da un giro de ciento ochenta grados a sus recetas económicas.

Ahora se entenderán un poco mejor algunas alertas que los socialistas anunciamos en campaña electoral cuando denunciábamos la existencia de un programa oculto y la excesiva ambición del PP para conseguir el poder sin explicar para qué.

Esto es lo que hay. Esto es lo que da de si el nuevo gobierno, engaños, contradicciones, escasas explicaciones. Y esto no ha hecho nada más que empezar.

Share