escrito

  • 07.02.2012
  • 10:08
  • Txarli Prieto

URKULLU EL COMENTARISTA 0

feb7

La máxima figura del PNV. El máximo líder, se destapa como un excelente cronista con sus correspondientes chascarrillos y especulaciones, sobre diferentes aspectos de la política. Falto de propuestas y proyectos propios, se entrega con pasión a todo lo que ocurre a su alrededor y plasma su comentario.

Así han nacido tres engendros llamados: quiebra económica de Euskadi; el lehendakari prioriza su acción en la política española; Patxi López no será el candidato en las próximas autonómicas. La parte negativa de todas estas especulaciones y profecías, es que ninguna de ellas, ni a él, ni a su partido, ni a la ciudadanía, le resultan interesantes y de provecho.

En los últimos meses el PNV vive en un permanente brote de exageración, buscando e inventando noticias que se asemejen con el escándalo. Es como si hubieran perdido la brújula, hubieran perdido a la vez los nervios y necesitaran ocupar un espacio público, mediático, donde a falta de iniciativas políticas con interés para la ciudadanía, hubiera que rellenarlo de esta manera.

Los socialistas no tenemos culpa ni debemos responsabilizarnos de que una serie sucesiva de malos cálculos políticos por su parte les haya llevado a un preocupante escenario político para el futuro.

Los socialistas no tenemos nada que ver en que las exageraciones del tiempo político del Sr. Ibarretxe, con las ensoñaciones independentistas, les restara utilidad y terminaran alejando a muchos de sus votantes tradicionales, no conformes con tanta aventura para no llegar a ningún sitio.

Tampoco tenemos nosotros culpa en la pérdida de poder político en el conjunto institucional vasco, pues ha sido su mala política de alianzas y su falta de previsión para producir acuerdos, quienes les han llevado hasta donde están.

Los socialistas no somos responsables del nacimiento de un competidor nacionalista, que les disputa el liderazgo entre el nacionalismo y que puesto a competir por la independencia resulta mucho más creíble.

Los socialistas no asumimos responsabilidad alguna en que el PNV, en esta legislatura haya hecho una campaña de boicot a acuerdos con contenido en el Parlamento Vasco o que haya preferido trabar y dificultar muchos Proyectos de Ley, moviendo los hilos para que las impugnaciones jurídicas dañaran la iniciativa legislativa del Gobierno.

Yo no sé si Urkullu ha recurrido a estas argucias de Presidente de Partido enrabietado, para tapar, desviar o alejar el foco de algunos otros asuntos delicados que afectan a su organización y de los que siempre resulta difícil zafarse, y quizás por ello ha decidido pasar al ataque aunque la munición esté inservible.

Es ridículo que el Presidente del PNV, que según mentideros, se deja querer para candidato a lehendakari, pueda errar tanto y sobre todo dañar tanto a su País. A veces parece que el País, que Euskadi, no le importa, no le interesa, y que su ego le vence.

Creo y lo digo con toda honestidad, que Urkullu puede ser protagonista en positivo. Un País que vive una crisis tan dramática, necesita a todos, a toda la inteligencia, a todo el esfuerzo, a la suma de todos. Y por ello sustituir el proyecto y la propuesta por el comentario y la especulación, es muy grotesco, porque además es falso.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: