escrito

  • 09.02.2012
  • 11:49
  • Txarli Prieto

URKULLU, EL AUSENTE 1

feb9

Urkullu en su rueda de prensa del viernes 3 de febrero no se cortó ni un pelo y no reparó en hablar mal de la situación económica de Euskadi, como si exhibirla en el caso de que así fuera le produjera un extraño placer, rememorando aquello de que cuanto peor mejor. Cuando alguien quiere a su País y tiene la responsabilidad política suficiente para poder apoyarlo, si detecta problemas, riesgos, dificultades, hace bien en alertar, siempre procurando que la alerta no multiplique el daño y sobre todo que contenga propuestas para reparar lo que está mal.

Esta no ha sido ni la actitud, ni el comportamiento del Sr. Urkullu. Una actitud y un comportamiento que ahora intenta desviar a otras latitudes ante su absurda exposición, que pretendiendo una vez más dejar en mal lugar al Gobierno Vasco, no supo calcular el daño a  terceros y el autodaño que le causaría.

Ese 3 de Febrero, Urkullu dijo que la situación patrimonial y de tesorería del Gobierno Vasco era de emergencia, sin liquidez para las próximas fechas, que el Gobierno Vasco acudía a él desde la desesperación y que veía un riesgo de quiebra inminente en Euskadi

Pasaré por alto que el gasto que hace el Gobierno Vasco tiene tres condicionantes. Uno, que la recaudación, es decir los ingresos, dependen de las Diputaciones. Dos, que los gastos han sido acordados en la aprobación presupuestaria que no contó con el rechazo del PNV. Tres, que el déficit se corresponde con el nivel y calidad de los servicios públicos y las inversiones que se prestan en Euskadi. Añadiré de pasada que quienes tienen la capacidad para hacer otra política fiscal y una más eficaz lucha contra el fraude, también son las Diputaciones y que cuando desde el Gobierno Vasco se ha pretendido abrir ese debate para relacionar servicios públicos, costes de los mismos, e ingresos necesarios, el PNV ha sido el más interesado en abortar dicho debate.

Pero volvamos al Sr. Urkullu. Con posterioridad al error y al daño cometido y viendo las repercusiones de sus declaraciones han llegado los suavizantes. Urkullu ha dicho que sus palabras fueron otras, que no utilizó algún término que ha señalado la prensa y que están dispuestos a colaborar.

En mi opinión los dos principales problemas que se extraen de este sucedido, tienen que ver con las ganas de ser protagonista de obviar los intereses de la ciudadanía vasca  y de mostrar la animadversión que profesa a este Gobierno con el que ni tan siquiera puede mantener discreción sobre conversaciones privadas.

Sobre lo primero diré, que es muy grave que sabiendo que el País Vasco necesita financiación externa como todas las administraciones, que necesita ser fiable, solvente ante las entidades financieras, que lo contrario conlleva mayores costes para el dinero público que sale del bolsillo de los contribuyentes, sólo por notoriedad, sólo por protagonismo, sólo por sentirse el centro de atención cometa tal imprudencia.

Sobre los segundo diré, que me consta que el Gobierno Vasco ha tenido siempre una especial atención con el Sr. Urkullu, ya que debido al funcionamiento interno del PNV, su ausencia de la actividad institucional, hace que el único procedimiento razonable de relación sea el contacto directo en persona o telefónico. Pues también esto es un problema con el Sr. Urkullu, porque quiere convertir en público lo privado y quiere someter a quienes le escuchan y a quienes escuchan las réplicas que se gana, en sujetos en actos de fe sobre si fue así o de otra manera.

Yo en estos casos soy partidario de hacer los debates públicos, con luz y taquígrafos y donde corresponde, véase el Parlamento Vasco. Si el Sr. Urkullu no considera útil tratar asuntos delicados con discreción hasta encontrar el tratamiento adecuado a ellos, o si no considera conveniente que para disponer de un trato directo se cuide la discreción, me parece bien que con él no haya trato personal, al fin y al cabo para eso tiene su Grupo Parlamentario, éste su portavoz y ellos y nosotros el lugar común donde debe hacerse la política, la Cámara Vasca. Porque que nadie se lo pierda, el único ausente de la relación política institucional, es el Sr. Urkullu, lo es por decisión propia y de su partido, y qué culpa tendremos los demás.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

  1. julian dice:

    Si ahora resulta que Urkullu hace de Arzallus y Eguibar de Ardanza.Lo que faltaba por ver.Estos del PNV no cambian ni pa dios,solo que tienen mas miedo que un nublao a perder definitivamente sus cortijos.Su democracia es la de ellos y para ellos,como siempre.Bien se cuidan de que sus empresas.empresarios y allegados a su partido no pierdan comba.Pero creo que a raiz de lo que se esta descubriendo poco a poco,se les caera la cara de verguenza o hay que hacer que se les caiga por listos.De todas formas sigo pensando que sigue en vigor mi frase de ” que el señorito esta indispuesto y obrero esta borracho”.O sea que les vale casi todo.Y al PP igual.Animo,suerte y al toro.
    Desde Llodio con afecto.Julian Larisgoitia

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: