escrito

  • 18.04.2012
  • 03:56
  • Txarli Prieto

BASAGOITI ESA EMINENCIA 0

abr18

El señor Basagoiti ha pretendido ofender al Lehendakari. El supuesto detonante, la irritación que le produce las valoraciones y alternativas que preconiza y practica, “el alto representante institucional vasco” frente a la política de recortes y recesión, de la política antieconómica y antisocial de la derecha que lidera el señor Rajoy. Lo peor del suceso la ausencia de argumentos políticos y el recurso al pretendido y fallido intento de insulto. Lo inmediatamente peor, esa vena recalcitrante más propia de una derecha antigua escasamente democrática, que tiene incrustada con más fuerza que un tatuaje, que el mundo les pertenece, incluidas personas, bienes y opiniones. El señor Basagoiti seguramente deseará respeto para él, también juego limpio para con él, también ser considerado por su trabajo, también ser escuchado en sus ideas. Y ésto, si está bien, si es lo correcto, porqué no lo practica. La respuesta está a la vista.

El PP prometió que era, un partido capaz de dar confianza a la economía, que sabia sacar a España de la crisis, que crearía empleo, bajaría impuestos, haría correr el crédito, protegería a la sanidad, la educación, los pensionistas, etc, etc. Con esas credenciales fue a las elecciones a por la mayoría absoluta y la consiguió.

Ahora cuando toca exhibir sus virtudes, cumplir con la palabra, con los compromisos contraídos. Ahora que tiene mayoría para no depender de nadie. El PP está en otra cosa, en una cosa escasamente explicable y sobre todo económica y socialmente insoportable.

Ahora el PP está aumentando el paro con su inconstitucional reforma laboral. Está provocando la mayor recesión y depresión económica de la democracia, con sus recortes presupuestarios. Está estrangulando la inversión pública. Está reduciendo el consumo. Está premiando a los defraudadores con la amnistía fiscal. Está anulando la inversión en investigación. Está estrangulando la Sanidad y la Educación. Está imponiendo copagos. Está reduciendo las pensiones, subiendo impuestos y cobrando medicamentos, etc, etc.

Además todo lo hace por sorpresa, por la espalda, ocultando su verdadero programa electoral, tras pasar las elecciones andaluzas y asturianas, tras querer arañar votos en su ansia por acumular poder, aunque su ejercicio perjudique a la mayoría de los ciudadanos.

Me hago cargo de la dificultad del señor Basagoiti para tener un discurso político creíble con estas prácticas políticas, me hago cargo de su propensión a la irritabilidad, pero de este desaguisado es responsable él y sus compañeros de Partido.

Señor Basagoiti, con toda mi admiración por sus cualidades como controlador laboral y como dispensador de títulos, no pague con el lehendakari sus frustraciones.

Hágame caso Eminencia.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: