escrito

  • 03.05.2012
  • 04:01
  • Txarli Prieto

CUANTOS MÁS RECORTES MÁS CONFLICTOS 0

may3

El Secretario de Estado de Comercio, el señor Jaime García-Legaz, el miércoles 2 de mayo, anunciaba lo siguiente, “el Ministerio de Fomento está reflexionando cómo hacer frente al coste de mantenimiento de las autovías. ¿Por qué el coste de mantenimiento lo tiene que pagar quien va en autobús o transporte público con sus impuestos, y no quien utiliza sus autovías con el vehículo privado?”.

Es evidente que de lo que habla el PP es de poner en pista un copago o repago más y si le sale, a continuación algún sistema privado de gestión, junto a un sistema en el que cada cual pague por aquello que utiliza. El anuncio me ha llamado la atención sobre todo por el razonamiento. Según el PP, quien utiliza vehículo privado, no contribuye suficiente con los impuestos generales, ni con el impuesto de circulación, ni con los impuestos de los seguros, ni con los de las gasolinas, ni con los impuestos de compra y mantenimiento del vehículo. Desde esta perspectiva y sabiendo, porque así lo han anunciado, que cada viernes, durante toda la legislatura, el Gobierno anunciará recortes, privatizaciones, y copagos, veamos hasta dónde puede llevarnos esta filosofía.

En primer lugar nos lleva a una sociedad en la que las coberturas sociales y de progreso colectivo estén sujetas a las posibilidades de cada cual y no a sus necesidades. Una sociedad en la que el individualismo anule la colectividad. Una sociedad en la que se hagan crónicas las diferencias y éstas alteren la convivencia ciudadana.

En segundo lugar nos lleva a un muy peligroso ejercicio de insolidaridad en el que encontremos planteamientos del siguiente tenor:

Que la educación la pague el estudiante.

La sanidad el enfermo.

La iglesia el feligrés.

Las deudas de los bancos sus accionistas.

Los parques los que los usen.

Las instalaciones deportivas quienes hagan deporte.

Las playas los bañistas.

Las calles los peatones.

El transporte público sus usuarios y en su integridad.

La seguridad quien se sienta inseguro.

La televisión quien la enchufe.

Los teatros sus espectadores y artistas.

Los campos de golf, la mayoría de ellos de titularidad pública, los golfistas.

Etc., etc., etc.

La deriva política del PP es muy preocupante por peligrosa. Sus acciones y reacciones sobrepasan los condicionantes de la crisis. Como dice Esperanza Aguirre, “los recortes del Gobierno de España son pocos y con desarrollo lento”. Traducido al castellano la lideresa pide más madera a la hoguera, y en el PP siempre hay alguien con la leña preparada.

Vivimos un tiempo de una ofensiva de la derecha con una ideología y una práctica política profundamente sectaria y privatizadora. Quieren hacer de lo público una caricatura de lo que fue. La destrucción y reducción de lo público daña y dañará especialmente a los asalariados de toda condición. La destrucción y reducción del modelo de bienestar social perjudica a la mayoría de la sociedad. Hay que reaccionar y hay que hacerlo pronto, el tiempo que perdamos, dejará mayor extensión de tierra quemada. Y que no se equivoque la clase media, una sociedad desprotegida, individualizada, complica mucho cualquier proyecto colectivo que se quiera emprender y mucho más que se quiera compartir. Sin estabilidad social antes o después el conflicto está asegurado. Lo estará por pura necesidad.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: