escrito

  • 14.05.2012
  • 12:18
  • Txarli Prieto

LA IZQUIERDA ESTÁ Y SE LE ESPERA RENANIA DEL NORTE Y LO QUE LINDA AL SUR 0

may14

Las elecciones regionales en Alemania, en Renania del Norte Westfalia, confirman que la izquierda está y se le espera. La gran mentira en la que estaba y está instalada la derecha en Europa, sobre su gran cualificación para gestionar la economía, se está empezando a desmoronar. Desgraciadamente este mito se ha creado, no solo, pero sí en demasiadas ocasiones, por el seguidismo que desde algunos sectores de la izquierda se ha hecho de ciertos fenómenos económicos y muy especialmente el de la globalización. Durante el tiempo que ha durado este espejismo por el cual todo el que se subía al carro de la globalización se enganchaba para bien a un crecimiento económico imparable e ilimitado, pocas voces se escuchaban desde la política, sobre la necesidad de reglas y controles públicos y con valor social. Cómo gestiona la derecha la economía lo vemos con toda claridad en las comunidades autónomas que gobierna o en Bankia. Esa es su sensibilidad y buen hacer.

Hoy, cuando todo nos ha superado a casi todos y o nos ha destrozado o estamos en lista de espera para que nos destroce nuestra base económica con la que vivimos, parece que la conciencia social necesaria para frenar y reparar este desaguisado, crece y se desarrolla con cierta expectativa positiva.

Las elecciones en Andalucía, Asturias, Francia, Italia, Alemania. Los cuestionamientos de los EE.UU., el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, muestran a una ciudadanía y a unos gestores, que rechazan y cuestionan abiertamente la política de reducción del gasto público y obsesivo control del déficit, para estrangular los servicios básicos y asegurar beneficios a los especuladores.

Euskadi, como espacio político y económico desde el liderazgo del Lehendakari, está llevando a la práctica esta nueva política ante la crisis del sistema. Una política basada en la sensibilidad hacia las personas frente a la insensibilidad del Partido Popular y de los mercados.

En Euskadi, con una política que algunos califican de izquierdista, se supone que con el ánimo de inquietar a los más moderados, el Lehendakari con su Gobierno, el Partido Socialista, y el acompañamiento de determinados acuerdos en el Parlamento, y una nutrida red de complicidades desde la economía, los sindicatos, las asociaciones, y la ciudadanía, ha decidido utilizar recursos públicos para ayudar a la actividad empresarial, para mantener y crear empleo, para sostener los servicios públicos, para ayudar a las familias y personas más necesitadas. Al mismo tiempo y por las mismas razones se ha decidido enseñar a Rajoy la señal de STOP en Euskadi, supuesto desencadenante de la irritación del señor Basagoiti, para romper con la frivolidad que le caracteriza  ¨el acuerdo de bases para el cambio¨.

Cada día que pasa aumentan las protestas y los rechazos a las políticas de recortes y repagos de Merkel, ex Sarkozy y Rajoy. La calle está que trina y la derecha también. La calle porque sufre los recortes. La derecha porque ve que se le agota el tiempo y se le acortan las posibilidades de seguir haciendo con lo público el gran negocio privado.

La izquierda en un sentido muy amplio con todas las personas que se consideren progresistas, tenemos que sostener y hacer crecer la alternativa, tenemos que extender la idea de que la economía con carácter social la crea y la mantiene quien se identifica con ella, y esto ni hace ni hará la derecha salvo en momentos puntuales y por oportunismo.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: