escrito

  • 15.05.2012
  • 05:53
  • Txarli Prieto

MISERIAS Y MENTIRAS RESOLVER Y PROPONER 0

may15

La crisis económica convertida en crisis del sistema, no sólo es un arma de destrucción masiva de empleos, economía y derechos, también se ha convertido en una máquina de producción de miserias y mentiras y de confusiones entre resolver y proponer.

Con el paso de los días, los meses, y los años, la cronificación de los recortes a los derechos colectivos, está generando dos peligrosas liturgias que están calando y contaminando demasiadas conciencias.

Una es la que Basagoiti titula ¨los de aquí y los de allí¨ y Maroto remata con ¨los que comen de la sopa boba¨. En ambas expresiones además de anidar la insolidaridad, la persecución al diferente, el incremento de la marginación al excluido, y el uso de la política social como justificación de todos los males económicos, existe un envolvente mísero y miserable, que consiste en que la sociedad mayoritariamente asuma los recortes sociales como necesarios e inevitables, para que las alternativas se den sobre los remanentes de la crisis, y no sobre un modelo de bienestar social avanzado. A esta tesis se ha sumado recientemente Urkullu, cuando asumía toda la política socioeconómica de Rajoy como la única posible.

Esta idea de la derecha más antigua de reducir lo público a su mínima expresión, persigue convertir a la ciudadanía por acción u omisión en cómplice necesario, de sus recortes, copagos y repagos. La derecha con su insistencia de que no hay dinero y con su política de desprestigio de España en el ámbito internacional, está consiguiendo el vapuleo financiero sobre nuestra deuda, y sobre la cotización de nuestras empresas, el eco mediático de todo ello, y cada día la mayor inseguridad y temor por parte de la ciudadanía. La derecha necesita la alianza del efecto de su política con la resignación y a través de esa mezcla imponer sus recetas.

En este escenario hay dos grandes mentiras que cuanto antes las desmontemos mejor para casi todos. La mentira de que la derecha gestiona mejor que nadie la economía, y la mentira de que no hay dinero.

Con respecto a la mejor gestión de la economía, será a favor de los especuladores. Será a favor del desmantelamiento del Estado Social. Será para enfrentarse a los trabajadores, a los sindicatos, a sus derechos y conquistas sociales. Será para ocultar el programa electoral y para que el Presidente del Gobierno nunca dé la cara. Será quizás en Bankia, donde con toda crudeza y desvergüenza se demuestra que hay dinero público para la mala y especuladora gestión de la derecha en la misma cuantía que se recorta en Educación y Sanidad. Por cierto no sé cuál es la responsabilidad del anterior Gobernador del Banco de España en este asunto, si sé que su papel ni anula ni sustituye la irresponsabilidad y coste de sus gestores y de quienes hicieron de este grupo económico una guerra de partido de la que mucho tienen que contar, Esperanza Aguirre y Rodrigo Rato.

Referente a que no hay dinero, como dice el refrán ¨todo necio confunde valor y precio¨. La cuestión no es cuánto dinero hay, que también, pero en otro plano diferente al de para qué vale, el dilema es qué se hace con él. En qué se gasta. Sobre qué se prioriza. Bankia ilustra las preferencias del PP.

Miserias y mentiras sobre las que hay que resolver y proponer. Y los socialistas lo estamos haciendo. Lo hacemos en Euskadi cuando decimos a Rajoy que sus recortes, copagos y repagos no los vamos a aplicar. Cuando el Lehendakari afirma que con nuestro presupuesto, la defensa del autogobierno, y el recurso de constitucionalidad, defenderemos el modelo Euskadi, los derechos y servicios públicos que son de los ciudadanos, estamos resolviendo. Estamos demostrando en la práctica que la alternativa existe. Que otra política es posible si la mayoría de la sociedad así la reclama.

Efectivamente, existe otra sociedad, la que queremos y necesitamos la mayoría. Un modelo de sociedad que ya existía, que en Euskadi funciona, y que ahora toca retocar, ajustar, reforzar. Un modelo que necesita de una evolución con la misma orientación en España y en Europa. Pero esto no se resuelve sólo por voluntad de los gobernantes y de las organizaciones progresistas. Esto es tarea de todos. Sí, es responsabilidad de la izquierda proponer, pero no es facultad de la izquierda resolver, mientras no sea visible y no se haga muy presente, una gran mayoría, a su vez muy reivindicativa, y muy determinada a que el desarrollo de las políticas sociales, de igualdad y de oportunidad, estén gobernadas por sus destinatarios y no por sus liquidadores.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: