escrito

  • 19.06.2012
  • 06:46
  • Txarli Prieto

HACER POLÍTICA O TOMAR PARTIDO 0

jun19

La polémica abierta por Confebask en estos días reivindicando un Gobierno Vasco fuerte, eufemismo de elecciones anticipadas, sitúa en el debate público algunas ideas para su contraste.

La primera, la de si los empresarios individualmente o como organización deben intervenir en política o no. Es evidente que lo hacen todos los días. Lo hacen cuando piden reformas laborales, cuando plantean otra fiscalidad, cuando negocian convenios colectivos, cuando convenían planes de investigación, financiación o empleo con la administración, cuando forman parte  de las delegaciones comerciales del País Vasco en el mundo entero. Lo hacen cuando promocionan la marca Euskadi por el mundo. Y hacen bien en hacerlo porque la sociedad es cosa de todos,  su organización y desarrollo es incumbencia de todos.

Influir en política, en cómo queremos vivir es algo más que un derecho, es un deber. Y nadie ha de renunciar a él.

La segunda es si los empresarios como colectivo y desde sus organizaciones empresariales deben de tomar partido. Y aquí sí que merece la pena poner una línea roja. Se supone que Confebask no esta articulada y nutrida con la aceptación de ningún credo. Sea este religioso, político, o de otra índole ajena a la razón fundacional y estatutaria de la organización.

La tercera reflexión es que quien a título personal, sea empresario o sexador de pollos, quiera significarse políticamente tiene todo el derecho a hacerlo y se merece todo el respeto por ello.

La cuarta reflexión es qué entendemos por Gobierno fuerte. Si esto es una referencia a la necesidad ineludible de mayorías absolutas. Si es una referencia a la capacidad de llegar a acuerdos con diferentes. Si es una referencia a la capacidad de acordar con los empresarios. Porque si las claves de la fortaleza son estas, el Gobierno que lidera el Lehendakari Patxi López, es fuerte en si mismo y que decir si lo comparamos con los dos anteriores.

Un Gobierno fuerte es un Gobierno que no se aísla políticamente, que resuelve sus retos, que es cercano socialmente a la mayoría de la ciudadanía. Este es la biografía de este Gobierno. Tres años de legislatura tres presupuestos. Cerca de trescientos acuerdos en el Parlamento. Dos docenas de Leyes. Múltiples convenios con Empresarios y Sindicatos de Trabajadores. Éxito en los planes Renove, en la exportación y en el turismo. Decencia para decir no a los recortes de la derecha, asumiendo su enfado y su espantada, cuando solo sirven para el retroceso y para dejar tiradas a las personas. Tres años y medio de ensanchamiento y profundización de las libertades, la tolerancia, la convivencia.

Siempre se puede hacer más y mejor, de momento las hemerotecas más cercanas en tiempo y con otros gobiernos, recogen menos y peor.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: