escrito

  • 11.07.2012
  • 12:41
  • Txarli Prieto

DE LA SOBERANIA ALIMENTARIA AL PRINCIPIO DE CIRROSIS 0

jul11

La señora Mintegi hay que reconocer que un poco sí nos ha sorprendido. Por un lado su ácida y contundente crítica destacando la incapacidad política de los partidos que le han propuesto candidata a Lehendakari, para liderar institucionalmente el País, por otro la misma crítica y desautorización personalizada al señor Otegi, finalmente su propuesta para establecer en un hipotético gobierno batasuno la Consejería de Soberanía Alimentaria lleva camino de dejarnos a todos y a todas en estado de perplejidad, después de embriaguez, en lista de espera de dolencias de hígado y sin carnet de conducir.

Hoy no entraré en la incapacidad para la gobernanza que atribuye a sus valedores, aunque por razones diferentes puedo compartir su diagnóstico. Hoy me quedo con su prometedora Soberanía Alimentaria, exponente visible del sectarismo y aislamiento de la candidata y lo que ella y a quien ella representa.

Los vascos y vascas solo producimos en suficiencia y además con excedente sobre lo que consumimos, en vino. Veamos algunos datos  sobre nuestra alimentación actual en números redondos. Consumimos 128.000.000 kg de carne y producimos 22.000.000. Consumimos 294.000.000 kg de leche y derivados lácteos y producimos 181.000.000. Consumimos 71.000.000 kg de patatas y producimos 40.000.000. Consumimos 154.000.000 kg de hortalizas frescas y producimos 2.000.000. Consumimos 28.000.000 litros de vino y producimos 69.000.000.

No obstante gozamos de una ventaja, consumimos menos alimentos que en la media de las demás Comunidades de España. Mientras aquí consumimos 627,6 kg de alimentos por persona, en el conjunto del Estado la media está en 659,9, lo que supone el 5% menos. No cabe duda que este último dato es muy esperanzador para la gestión de las basuras por Bildu en Guipuzkoa, tarea que desarrollan desde el Gobierno Foral gracias a la inestimable colaboración del PNV. Pero para no desviarme del asunto principal, señalaré que para hacer realidad ese objetivo de soberanía solo veo dos caminos; seguir reduciendo la cantidad de alimentos a consumir por persona, para lo cual Rajoy esta ayudando y de qué manera con su política de recortes y repagos; seleccionar a los ciudadanos y ciudadanas que sean sostenibles con la producción de alimentos que tiene Euskadi.

Quedamos con indisimulada impaciencia a la espera de más detalles, porque el horizonte propuesto nos lleva de cabeza y de hígado a la cirrosis, y anda que está la sanidad como para atender epidemias.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: