escrito

  • 20.07.2012
  • 08:20
  • Txarli Prieto

LA CALLE ES DECISIVA 0

jul20

Las manifestaciones de ayer convocadas por CCOO y UGT y apoyadas desde algunos partidos y organizaciones de otra naturaleza, han logrado subir el tono de la protesta y visualizar una creciente contestación a la sucesión de reformas, recortes, copagos y repagos, profundamente insolidarios e inútiles para frenar el desempleo y la recesión económica. Ayer el mosaico de manifestantes se mostró numeroso, con ganas de defenderse, diverso, plural, variopinto, y muy expresivo de una sociedad a la que excepto a los poderosos a todos se les ha dañado en su forma de vida y en sus expectativas de futuro.

Ayer la derecha tomó nota de lo que pasaba en la calle. El Partido Popular sabe que el tiempo para desplegar políticas de reducción y extinción de derechos de la ciudadanía se está acabando. Sabe también que este pulso cada vez se juega más en la calle. Sabe que los mecanismos mediáticos de amortiguación desplegados hasta hoy mediante la resignación, el no hay mas remedio y la insolidaridad, ya no cuelan, y por ello es de esperar y temer en los próximos días algunos coletazos de envergadura contra los intereses sociales de la mayoría.

La derecha esta convencida de que esta crisis es el escenario ideal, que en las décadas anteriores no dispuso, para desmontar buena parte del modelo social construido y para transferir al sector privado servicios y recursos públicos, que por rentables engorden sus oportunidades y beneficios. Por fin su sueño a su alcance. Un sector público diezmado y un sector privado convirtiendo a la economía de libre mercado en operador casi único de la riqueza. La derecha no recuerda haberse visto en otra. En tiempo récord teniendo tan cerca la semidestruccion de las políticas de igualdad y de solidaridad, se ha venido arriba y no esta dispuesta a dejar pasar la ocasión.

Así la calle se convierte en el escenario decisivo para parar esta salvaje política. Un escenario que sin ser el único es el más decisivo. El PP y su mayoría absoluta tienen hoy en su mano las herramientas institucionales suficientes para cometer nuevos atropellos. Los debates parlamentarios no les van a frenar tengan el tono que tengan. La calle sí les puede frenar. Se puede ejercer el Gobierno enfrentándose a una minoría parlamentaria, es mas difícil hacerlo frente a una mayoría ciudadana. Se mire por donde se mire la calle es decisiva. De nosotros y nosotras depende que nos demos la oportunidad, nuestra oportunidad para que el presente y el futuro se haga de otra manera. tenemos que dejarnos ver más, tenemos que sumarnos más.

La calle decide y yo quiero ayudar a que la calle decida.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: