escrito

  • 25.07.2012
  • 07:35
  • Txarli Prieto

LA CRISIS TIENE ALTERNATIVA 0

jul25

Hay que oponerse a que nos sigan robando.

Hay que oponerse al chantaje de quienes nos dieron dinero barato e ilimitado para que lo consumiéramos a capricho y ahora nos exigen la devolución en poco tiempo y a un precio abusivo.

Hay que oponerse a quienes se han hecho cómplices de esta situación.

Hay que oponerse al Gobierno de Rajoy antes de que nos destroce del todo. A ese Gobierno que ni quiere ni sabe defender a España. A ese Gobierno zarandeado por los especuladores. A ese Gobierno al que le han cogido la medida los poderosos y le tratan sin consideración ni respeto. A ese gobierno que aprovecha para recortar sin miramientos porque quiere el poder público para poder acabar con lo público.

Hay que oponerse a que Francia se financie al 2%, Alemania al 1%, y España al 7,5%. Hay que oponerse a que nos quiten el dinero de la ciudadanía de esta manera sin que se produzca una gran reacción. Y hay que reaccionar para detener esta injusta pero sobre todo innecesaria sangría.

Porque quienes nos saquean no lo necesitan y porque quienes no mueven un dedo para evitarlo pudiendo hacerlo no lo hacen no por dificultades normativas europeas sino por estar lucrándose directa o indirectamente con nuestro presente y futuro.

A quienes hablan de intervenciones, rescates y suspensiones de pagos, hay que preguntarles porqué no hablan de la ciudadanía. Porqué solo hacen apología del miedo y de la resignación. Porqué aceptan las barbaridades de los poderosos y son altamente sensibles a sus exigencias a la vez que insensibles con la población de su País.

Hay quien se pregunta si hay solución, si hay alternativa a todo esto.

Sí, la hay.

La hay si la trabajamos, si la defendemos. Si hacemos prevalecer el interés de la mayoría social sobre la minoría usurera sin entrañas.

No está escrito en ningún lugar que debamos dejarnos robar. Tampoco que tengamos que aceptar que se nos vapulee. Quien acepta un chantaje y después otro y así sucesivamente, queda a merced de su chantajista. Y si el chantajeado tiene mucha fe quizás quiera creer que el chantajista se reconvertirá a decente. Pero si el chantajeado tiene su cabeza para pensar y sus pies para andar sabe que esto nunca sucederá.

Esta es la alternativa. Que una mayoría digamos basta ya. Que hasta aquí hemos llegado. Que devolver la deuda es una cosa y que nos multipliquen la deuda artificialmente subiéndonos el interés otra. Que queremos pagar pactando previamente cuándo y cuánto. Que estamos hartos de quienes nos regalan sus somníferos slogans de que nada más se puede hacer y que si no queremos taza tendremos taza y media.

Nadie resolverá su problema si no lo identifica y le responde en la parte que le afecta. Hay que movilizarse, hay que incrementar la protesta, hay que oponerse a lo que está ocurriendo y hay que corregir la política económica europea y española. Y para corregirla hay que reivindicar la alternativa. Y la alternativa no vendrá de nadie que haya aceptado la situación actual o sea temeroso ante la misma. La alternativa solo vendrá de quien sufre la injusticia y lucha para acabar con ella.

Y lo más importante ya no es que se puede sino que se debe hacer por nuestro propio bien.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: