escrito

  • 16.11.2012
  • 11:57
  • Txarli Prieto

URKULLU Y SUS ALIANZAS 0

nov16

Urkullu quiere ser Lehendakari y a la vez ser el líder de la oposición. Así se puede interpretar de su reiterada apelación a que en el futuro Parlamento pueda ser objeto de pinza por posibles mayorías.

Una vez le escuché al Lehendakari Ibarretxe ¨que uno puede comerse un elefante entero, pero no de una vez, y sí en porciones razonables. Quizás Urkullu debiera atender estas palabras.

Porque el problema de Urkullu y el PNV no está en la libertad y en la autonomía política de los demás, con la que debiera ser mas respetuoso, y sí en sus actos y decisiones.

Si su decisión es tener un Gobierno en solitario y en minoría, también lo son sus consecuencias.

Si su decisión es no abordar con urgencia y contenido real los problemas económicos y sociales del País Vasco, también lo son sus consecuencias.

Si su decisión es recortar de los presupuestos 1.200 millones de euros, tal como se comprometió en campaña, a él le corresponde decir de dónde.

Si su decisión es sacar del Parlamento la fiscalidad y el autogobierno, a él le corresponde decir cómo lo va a conseguir.

Si su decisión es esperar a tener Gobierno para hablar de los contenidos presupuestarios, suya será la responsabilidad del deterioro por el tiempo perdido.

Hasta donde yo sé, a Urkullu nadie le impide abordar problemas y proponer medidas políticas en favor de la ciudadanía. Su  falta de iniciativa y claridad o su aislamiento nadie se lo impone, es su decisión y además una demostración de que ya existe su ámbito de decisión.

Las alarmas, las pinzas, la venda antes de la herida, son como mucho escaramuzas, y los tiempos que corren están para dar la cara.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: