escrito

  • 19.12.2012
  • 04:42
  • Txarli Prieto

SUPUESTOS Y PRESUPUESTOS 0

dic19

La derecha dispone de un extraño gen que le lleva a creer que mediante presiones ambientales de su coro mediático, y mediante invocaciones espirituales sobre el sentido de la responsabilidad, tarde o temprano termina imponiendo su voluntad.

Algo así le debe estar sucediendo a quienes hoy ocupan las máximas responsabilidades institucionales en el País Vasco y además son de derechas.

Para comprobar estas aseveraciones basta con escuchar y leer lo que en estos días sale de sus neuronas a consecuencia del debate presupuestario.

Algunos torpes dan por hecho que pase lo que pase, el PSE, no por responsabilidad propia, sino por responsabilidad inducida, terminará apoyando sus cuentas, hechas unilateralmente, no sometidas a negociación, y sin esfuerzo alguno para propiciar el acuerdo.

La torpeza llega a tal grado, que ni tan siquiera los supuestos líderes han atendido lo que llevamos meses y meses diciendo y haciendo, que los presupuestos en 2013, empezaban por la previsión de ingresos y no por el reparto y colaboración de recortes y más recortes en gastos sociales.

Los socialistas tenemos un enorme balance de acuerdos, los hemos hecho con todos, y los vamos a seguir haciendo. La cultura del acuerdo es el mejor resultado que puede producir una sociedad recorrida por el pluralismo y por los intereses coincidentes y también contrapuestos.

Pero los torpes que apunten bien las siguientes instrucciones:

1-   Quien gobierna en minoría debe tomar la iniciativa de buscar en tiempo y forma a quien desde la oposición le reclama apoyo.

2-   La iniciativa del gobernante debe ser razonable, facilitando contenidos de aproximación que respeten parte de la ideología y el programa del cooperante.

3-   La iniciativa del gobernante debe ser respetuosa con respecto al interlocutor al que se le pide apoyo, dejando claro desde el inicio, si se está picoteando, se está hablando en serio, o se está jugando al descarte sin orden ni concierto.

4-   El gobernante no debe dejar para el último minuto el comodín de la llamada, pues suele fallar la cobertura.

5-   El gobernante no debe nunca mostrar más interés por ocupar el poder, que por atender a la ciudadanía en sus necesidades, porque para eso todos haríamos mejor en ser de derechas.

Negociar presupuestos es mucho más complicado que  hacer supuestos. Más de uno puede tomar buena nota.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: