Archivo Marzo 2013

AMANTE 0

mar12

En el juicio celebrado hoy por el presunto espionaje político en el llamado caso Telleria, al que he sido llamado a declarar en calidad de testigo a propuesta de la fiscalía, se me ha preguntado si un mando de la ertzaintza me llegó a preguntar si tenía una amante, ya que todos los datos sobre mi persona y todos los movimientos que pudiera hacer debían saberlos, al igual que ocurría con los demás protegidos.

Como respondí entonces al mando en cuestión, y como he confirmado hoy, le hice saber que la protección para mi seguridad sólo tenía por objeto, permitirme ejercer mi libertad con el menor riesgo posible y en ningún caso que mi vida privada fuera interés de nadie ajeno a ella.

Y he añadido que a lo largo de mi vida siempre he procurado tener amante. Tal como describe el diccionario y como yo comparto su definición, amante es la persona que ama a otra. La verdad es que me considero afortunado porque siempre he disfrutado de esa situación, algo que deseo y espero que me acompañe toda mi vida.

Lamento que algo tan noble y edificante como amar y ser amado de pie a que algún retrógrado y descerebrado, seguramente necesitado de amor, esté buscando la equivocación y la provocación, pretendiendo retorcer o aditivar  maliciosa y torticeramente el sentido de mi afirmación. Pero como dice el aldeano, ‘donde no hay mata no hay patata’.

Share

SUBORDINADAS Y SUBORDINADOS 0

mar5

La ausencia de reglas y controles en un tiempo en el que lo importante era vender y daba igual el qué y a quién, ha producido una larga cadena de excesos e irregularidades aparente y supuestamente alegales, que ahora muchas voces los tachan de ilegales.

Algo de esto sobrevuela la gestación y gestión de un producto destinado a la financiación de Eroski y Fagor, comercializado por unas cuantas entidades financieras, llamado subordinadas, que han acabado formando parte del sistema de ahorro de miles y miles de ciudadanos y ciudadanas.

Estos ciudadanos y ciudadanas, una parte de ellos y ellas a partir del 2002 y hasta 2007 fueron adquiriendo dichas subordinadas, porque sus entidades financieras se los ofrecieron, y porque según varios testimonios, adquirían un producto de alto valor, con alta rentabilidad, y con recuperación de lo invertido, en tiempo récord, en un plazo no superior a 72 horas.

Muchas adquisiciones se realizaron por la confianza depositada por los compradores en los vendedores, por la ausencia de una información que advirtiera de riesgo alguno, por el desconocimiento de las características del producto.

Quienes crearon el producto y quienes lo comercializaron sabían que el cliente tipo era o el cooperativista, que por Ley debía tener la primera opción de compra, por tratarse de una oferta para financiar las cooperativas, o un inversor con perfil profesional o semi profesional, habituado a riesgos y conocedor de productos similares.

La realidad es que buena parte de esas subordinadas hoy están en manos de pequeños ahorradores, de trabajadores y trabajadoras que han ahorrado unos pocos miles de euros antes de que se iniciara la crisis, ahorros en cuantías entre 6.000 y 24.000 euros. Que ahora necesitan recuperar parte o todo el dinero invertido, porque tienen nuevas y urgentes necesidades creadas por la crisis, y que nadie les da respuesta.

Ahora muchos y muchas se han enterado, que del tope de las 72 horas se pasa a que la inversión es a perpetuidad. Que el valor de su ahorro se ha depreciado en el mercado en un cuarenta por ciento. Que el interés a percibir es mucho menor que el ofertado.

Ante este conjunto de cosas el Parlamento se ha pronunciado y en él hemos podido apreciar cómo una mayoría compuesta por PNV y BILDU, rechazaba la propuesta socialista de atender y ayudar a los afectados con el propósito de que quienes hubieran sido perjudicados por una información insuficiente o inadecuada, pudieran recuperar el dinero invertido.

Resulta inaceptable que haya tanta facilidad para que el sistema bancario reciba miles y miles de millones de euros que pagamos entre todos, por una gestión que todavía no han explicado y por la que no han asumido responsabilidades, y que PNV y BILDU sumen sus votos para impedir que ciudadanos y ciudadanas con necesidades vitales no tengan el apoyo del Parlamento Vasco.

Será que las subordinadas han terminado por crear subordinados.

Share