escrito

DEBATIR Y ACORDAR LA FISCALIDAD EN EL PARLAMENTO 0

abr26

El 18 de abril el Parlamento Vasco sumó una mayoría política, plural, a favor de debatir y acordar política fiscal.

Este acuerdo que ya había sido tratado con anterioridad tuvo en contra a PNV y PP, que quedaron en minoría.

La decisión tiene tres consecuencias cuyo valor y alcance se irá definiendo y viendo con el paso del tiempo, y que ya se pueden compartir porque este camino que emprendemos, es un camino sin retorno.

Un País Vasco moderno y con la estructura competencial actual, donde la sanidad, la educación, la seguridad, la economía, el empleo, la investigación, o muchas de las principales infraestructuras, forman parte de la acción política del Gobierno Vasco, con un gasto global cercano al 70% de los recursos públicos, es evidente que necesita debatir y decidir sobre la política fiscal que garantice los ingresos necesarios para el tipo de sociedad que se quiera desarrollar.

Además en un País de 2.200.000 habitantes, los objetivos de presión fiscal suficiente, de fiscalidad en igualdad, de lucha contra el fraude fiscal, de eliminación de elusión fiscal, necesitan de un espacio político de amplia representación y legitimidad política, que pueda armonizar la política de todas las políticas, como es la fiscalidad.

El acuerdo del Parlamento puede verse como una disputa con las Juntas Generales de los tres Territorios Históricos y sus Diputaciones Forales, o como una acción para compartir, complementar  y sumar, como ha sido la pretensión de los Socialistas, autores de esta iniciativa. No se trata de modificar el marco competencial existente, se trata de incorporar un espacio más amplio y resolutivo que el que permite las correlaciones de fuerzas diferentes que se dan en los tres Territorios, con sus consiguientes enfoques a menudo sin sintonía, porque como no puede ser de otra forma, el pluralismo político conlleva diferentes objetivos, prioridades, y ritmos, según sea el color de quien lidera y quien apoya. En el debate y en la conversión de la teoría a la práctica, todas las Instituciones serán necesarias y legislará quien tenga la facultad de hacerlo. El Parlamento lo que sobre todo quiere compartir es una lógica entre su política de gastos y sus ingresos.

El interés público y social de la ciudadanía vasca exige que la política tenga instrumentos eficaces de respuesta a sus necesidades. El Parlamento Vasco ha inaugurado esta senda.

El Estatuto, la Ley de Territorios Históricos, el Concierto, la Ley de Armonización, dan cobertura jurídica y política a esta nueva manera de enfocar la política fiscal.

Algunos de los oponentes a esta forma de abordar la fiscalidad, que se han rasgado las vestiduras en el debate, se les puede encontrar en las hemerotecas, hace escasos meses, proponiendo debatir y acordar la fiscalidad fuera del Parlamento y desde los Partidos Políticos.

Nuestra propuesta aprobada quiere que el debate y la decisión de fiscalidad se hagan con luz y taquígrafos, explicando las necesidades económicas que se requieren en función de los servicios públicos que se pretendan dar. Un debate que en vivo y en directo pueda seguir la ciudadanía y acompañar con sus opiniones.

Ahora el reto es ir dotando de contenido esta nueva posibilidad política, en ello estamos trabajando para que se vayan sustanciando las primeras iniciativas en las próximas semanas.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: