escrito

  • 03.02.2014
  • 10:38
  • Txarli Prieto

OPTIMISTAS Y PESIMISTAS 0

feb3

(Artículo publicado en Dato Económico, Febrero 2014)

El año que estrenamos corre el riesgo de convertirse en un duelo entre optimistas y pesimistas sobre la evolución de la economía y su afectación a la salida de la crisis.

El PP en esta segunda mitad de la legislatura necesita edulcorar el incumplimiento de su programa, las mentiras sobre su capacidad de gestionar la economía, el destrozo de derechos y oportunidades que ha provocado su ideología conservadora. Mariano Rajoy necesita que se deje de hablar de recortes, copagos y repagos. Que se deje de hablar de empleos destruidos, de pérdida de poder adquisitivo de salarios y pensiones, de la caída de precios de todo tipo de productos y con ello de la pérdida de rentabilidad de negocios y empresas, o del aumento de la presión fiscal, no para contrarrestar los efectos sociales negativos de la crisis, sino para acentuarlos. El Gobierno está muy satisfecho de la política que ha hecho, pero también sabe que es muy impopular. Percibe con claridad la colisión de intereses que produce hacer lo deseado durante décadas, reducir todo lo público y derivar sus servicios más rentables a la iniciativa privada, y además que ello tenga un goloso rédito electoral. El Gobierno de España ha gobernado para favorecer intereses de pocos aunque sí poderosos. Ahora quiere que los efectos de su política no le cueste demasiados votos.

La mejor manera que tienen de intentarlo es desplegar con cifras y letras una permanente propagación de buenas noticias. Así vamos a asistir a datos manipulados que recogerán gráficos de evoluciones económicas en los que se prescindirá del periodo en el que se sostiene, se abusará de periodos cortos, y con los que se evitarán las comparaciones con tiempos inconvenientes.

En el año en curso se tratará de enfrentar a quienes den buenas noticias y con ellas suavicen los nefastos efectos económicos y sociales de sus políticas anteriores. Y quienes sigamos enseñando la realidad del daño económico y social causado.

El PP confía en que una campaña de publicidad agresiva arrastre a Gobiernos y Partidos de otras ideologías. En Euskadi el Gobierno Urkullu algo ha copiado. Con el inicio del año ha publicitado la mejora del empleo con un dato espectacular, en 30 días, entre noviembre y diciembre, los desempleados en Euskadi han descendido en 7.326. Obviamente este dato está pendiente de explicaciones.

Si como sostiene el Gobierno ya está mejorando la exportación, nos cuesta menos la deuda, y hay más dinero para financiar proyectos, será razonable que aumente el número de personas que trabajan, el número de cotizantes a la seguridad social, el incremento de recursos públicos por impuestos para financiar sanidad, educación y políticas sociales, la revalorización de pensiones cuando menos con el IPC, la recuperación de la negociación colectiva, la recuperación del poder adquisitivo de los salarios, la reducción de la precariedad en el empleo, etc,etc.

Frente a las soflamas y estimulación de sensaciones estemos atentos a los datos reales de las principales magnitudes económicas, comparándolos a su vez con los datos de necesidad real de la ciudadanía. Así sí podremos saber quién es optimista y quién pesimista. Y también quién es un tramposo y no merece la confianza de la ciudadanía.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: