Archivo Marzo 2014

GOBIERNO Y OPOSICION 0

mar28

En estos días he visto reflejado en algunos medios de comunicación, algunos trazos de dos preguntas que hice al Lehendakari, en el pasado pleno de control del Parlamento Vasco. Preguntas que solicitaban del máximo responsable del Gobierno explicaciones complementarias sobre aseveraciones del propio Lehendakari, y de su Portavoz y a la vez Consejero de Administración Publica y Justicia. Preguntas, respuestas y valoraciones que considero, deben disponer de una información mayor.

En las últimas semanas a juicio del Grupo Parlamentario Socialista, en cuyo nombre intervine, se habían producido las siguientes declaraciones. En la Universidad de Deusto en el Forum Deusto, el sr. Urkullu, refiriéndose a una situación de confrontación y enfrentamiento que él veía en el Parlamento Vasco, aseveró que en el “se extreman las posturas de oposición, se actúa con una visión cortoplacista, se utiliza la vida parlamentaria como ariete de desgaste político y del Gobierno, se tensan los posicionamientos socioeconómicos, se extreman las posturas críticas y los planteamientos demagógicos”.

Ante una afirmación tan grave, dura y rotunda, pensé que algo me debía estar perdiendo y que ya que el saber no ocupa lugar, resultaba oportuno preguntar al Lehendakari, y cito textualmente la pregunta, ¿a qué hechos concretos se refiere en la actividad parlamentaria para hacer tales valoraciones?.

No obtuve ninguna respuesta concreta.

En el mismo pleno y en otra pregunta, me interesé por declaraciones que el Portavoz del Gobierno, había realizado en días distintos y del siguiente tenor, “que se incumpliría el acuerdo suscrito entre PNV, PSE, y Gobierno, en relación a la presentación de la Ley Municipal”; “que había riesgo de escisión en ETA”; “que como Consejero estaba en contra de que Tubacex se hubiera ido a Cantabria, aunque, como presidente del Fondo de Pensiones Itzarri, nada tenía que censurar si el proyecto resultaba rentable”; “que los actos vandálicos acontecidos en Bilbao con motivo de la Cumbre Económica también se producían en otras ciudades y que la garantía de que el dispositivo de seguridad funcionó era evidente, ya que Bilbao no acabó en llamas”.

Sobre este conjunto de declaraciones pregunté al Lehendakari qué valoración realizaba de las declaraciones de su Portavoz.

La respuesta del lehendakari tuvo dos fases, en su primera intervención, “que estaba muy contento con su portavoz, y que le apreciaba mucho”. En su segunda intervención cuando yo ya no le podía replicar, “que para contradicciones las nuestras, por lo que decimos y hacemos en Cataluña y Navarra”.

No creo necesario tener que discurrir mucho para afirmar, que en un Parlamento democrático, el Gobierno está obligado éticamente a responder de sus actos a la oposición. Que un Gobierno no puede generar confianza y proximidad si sus altos cargos se creen excusados de control. Que un gobernante gana como demócrata cuando es tolerante con la oposición. Y mucho más cuando las declaraciones del Gobierno atentan al prestigio del Parlamento, crean alarma, indignan a muchas personas, frivolizan sobre la seguridad, banalizan sobre importantes inversiones de empresas, o anuncian incumplimientos de compromisos firmados.

No debemos pasar por alto que cuando se critica duramente la actividad de oposición del Parlamento, el Gobierno está obligado, a ilustrar en qué actos y datos se basa. No debemos pasarlo por alto porque no es verdad. Y yo sí quiero ilustrar con datos porque no es verdad.

No es verdad, porque este Gobierno, que se constituyó por deseo propio, en un Gobierno en minoría, con un apoyo de 27 parlamentarios de 75, tiene aprobados los presupuestos de 2014, después de haber rectificado tras su fallido presupuesto de recortes de 2013. Porque este Gobierno tiene un acuerdo político con mayoría parlamentaria con la suma de PNV y PSE, para hacer inversiones, para mantener la sanidad y la educación, para sostener y mejorar las políticas sociales, para ayudar a la actividad empresarial, para modernizar la administración, para ejecutar inversiones públicas. Porque este Gobierno tiene una reforma fiscal, también con nuestro concurso, esa que negó su Partido durante la legislatura Socialista, que ha mejorado los recursos y la lucha contra el fraude fiscal. Porque este gobierno tiene un plan de empleo, con la aportación de los Socialistas.

Disponer de un tercio de los escaños y tener aprobados los más importantes proyectos de acción de un Gobierno, sólo puede lograrse mediante un ejercicio de compromiso, responsabilidad y utilidad, con la ciudadanía de este País, por una oposición Socialista, que vamos a seguir combinando, diálogo, negociación y acuerdo, con autonomía política y ejercicio de control al Gobierno, tanto en el cumplimiento de los acuerdos, como en la presentación de propuestas y alternativas donde se marquen las diferencias entre un proyecto Nacionalista conservador y otro Socialista progresista.

Que el Lehendakari, no responda de sus actos de Gobierno, que niegue los datos que pudieran soportar afirmaciones y valoraciones, de gravedad, es una dejación de responsabilidad, de su responsabilidad y obligación de someterse al control parlamentario. Si el Lehendakari en vez de responder como tal, lo hace como si fuera oposición, si en vez de contribuir al prestigio del Parlamento que lo ha investido, y le ha facilitado herramientas de acción política, lo critica injustificadamente, será llamado a dar cuentas tantas veces como haga falta. Quizás esto le haga prolongar su enfado e incomodidad en las sesiones de control. Pero esto también tiene arreglo con el autocontrol.

Share

EL MACHO ORTUZAR, ANDONI 0

mar25

El señor Ortuzar me ha dedicado unas líneas por mis iniciativas de control al Gobierno en el Parlamento, y por mis opiniones en un debate, en el programa el Parlamento de las Ondas, de Radio Euskadi.

Aparentemente, el motivo de su dedicatoria, está referido a la controversia entre opiniones de portavoces de su partido, y las que yo he dado, sobre la ponencia que se constituirá esta semana, sobre la actualización del Autogobierno.

El señor Ortuzar me acusa de tener un tono faltón y para eso empieza su dedicatoria con el ingenioso a la par que respetuoso título “Prietas las filas Txarli”. Me acusa de “tono misógino hacia la parlamentaria María Eugenia Arrizabalaga”, y por eso sale en su defensa, quizás queriendo demostrar que una mujer no es nadie sin un hombre detrás, y que actuando como macho protector, sienta un criterio de autoridad superior por su condición de macho.

Además señala cómo me debo dirigir al PNV si quiero tener relaciones y llegar a acuerdos. Añade que “los Socialistas en privado queremos acordar con ellos, y que en público hacemos declaraciones que tienen por objeto zaherir de manera gratuita y grosera a su partido”, y añade con orgullo “que actuamos de manera bipolar”.

También afirma que “en privado nuestro partido le reconoce al suyo, que nuestra viabilidad política futura sólo puede asegurarse en el entendimiento con ellos”.

Me acusa de “violencia verbal y escrita”.

Me aconseja a mí y a otros que no nombra, “a que estemos con la boca cerrada”. Remata el señor Ortuzar, presumiendo haber realizado esta reflexión, en uno de sus días buenos.

Señor Ortuzar, para responder en plano de igualdad, yo también le dedico tres consideraciones.

Primero, soy de la opinión y el proceder, de que cuando se llega a un acuerdo, se defiende el acuerdo, se defiende en su esencia, y se defiende por quienes tienen la responsabilidad de operar con él. No es este el proceder de sus portavoces parlamentarios, ni en el debate del Pleno del Parlamento donde se formalizaba la decisión de constituir la Ponencia, ni en el debate del sábado en la radio pública vasca. No es la primera vez que esto ocurre. No tengo interés en hurgar en cómo se relacionan ustedes internamente. La técnica de patio de vecindad es para otros. Si tengo interés por defender, y lo haré aunque a usted y a otros les moleste, las ideas y posiciones políticas que represento, y lo haré con vehemencia y pasión porque es una actitud imposible de desligar, por lo menos en mi caso, de quienes tomamos opción política por compromiso con un modelo de sociedad.

Segundo, el derecho a decidir puesto en su boca, es su derecho a decidir, no el mío. El suyo es el de hacerlo según su conveniencia y cuando a usted le venga bien. Además afirma estar en mayoría para ejercerlo. Y además cree que amenazando con él, sino obtiene el objetivo final, por la razón que sea, otros beneficios colaterales obtendrá. En ese camino no estamos los socialistas. De la ponencia somos coautores porque hemos pactado un recorrido de transversalidad, no de barra libre, mucho menos de pista de aterrizaje de la autodeterminación, de la independencia. Ese ni es ni será nuestro proyecto. Si usted quiere aliados para definir una Euskadi independiente tendrá que buscar en otros caladeros. Yo no le niego su libertad para defenderla, le niego mi colaboración, y le antepongo otro modelo de País, que para no engañarnos se parece mucho al que tenemos. Un Autogobierno mejorado, modernizado, actualizado. Con futuro y por ello en España y en Europa.

Tercero, no queda bien en la responsabilidad política que representa y en los valores personales que aparenta atesorar, por contraposición con lo que me reprocha, que se dedique de manera reiterada a insinuar que los Socialistas decimos unas cosas en privado y otras en público. Queda mal que se crea con derecho a defender sus ideas y a tutelar las nuestras. Queda fatal ordenándome y ordenándonos tener la boca cerrada, si queremos acuerdos. Queda mal porque, si vuelve a realizar insinuaciones insidiosas sobre lo que conversamos en privado, quedara ratificado, que no es merecedor de esa confianza. Queda mal porque preconiza más libertad para usted que para quien no piensa igual que usted. Queda mal porque para cuando nacieron los nacionalistas, los socialistas llevaban años hablando y defendiendo sus ideas, y porque podemos garantizar y garantizamos continuidad.

Queda mal porque suena, huele y sabe a machada.

Share

ACTUALIZACIÓN DEL AUTOGOBIERNO 0

mar24

Hace unos días el Parlamento Vasco aprobó en Pleno una iniciativa consensuada entre PNV y PSE, para constituir una ponencia en la que se evaluara los logros y el estado actual del desarrollo estatutario, y en la que de acuerdo con las normas y procedimientos legales y desde el máximo consenso posible, se acuerde las bases para su actualización.

Esta ponencia está previsto que se constituya el jueves 27, y también está acordado que tendrá dos fases, la primera de comparecencias de expertos que contribuyan a contrastar e ilustrar el objetivo de actualización. La segunda con los trabajos de debate político de los partidos parlamentarios y con los acuerdos a los que se pudiera llegar.

Sin haberse constituido la ponencia una parte del PNV con responsabilidades parlamentarias, pero que no participó en las negociaciones entre PNV y PSE, porque la interlocución del PNV fue sólo del partido, ha aprovechado un reciente debate en la radio, para desmarcarse del contenido acordado.

A nadie se le escapa que en el PNV una parte del partido está ansiosa por acordar, incluso por superar planteamientos de máxima radicalidad nacionalista, como su derecho a decidir, su derecho a la autodeterminación, su derecho a ejercer la independencia. Derechos que forman parte del imaginario nacionalista y para los cuales nunca van a encontrar el concurso de los socialistas.

Desde el rigor y la seriedad, como todo el mundo conoce y mucho más el ala radical parlamentario del PNV, en el Parlamento hoy existe una mayoría nacionalista, la suma de PNV con 27 parlamentarios y de BILDU con 21, sobre un total de 75, con quienes si se está por la labor se pueden acordar todos los derechos que se quiera. En la sesión parlamentaria en la que se acordó la constitución de la ponencia, BILDU ya lo propuso, y PNV no lo aceptó.

No tiene sentido este carajal nacionalista. No es un secreto que EGIBAR sufre con los acuerdos transversales entre nacionalistas y socialistas, que él y quienes le siguen quieren ser más radicales que SORTU, y que si solos no pueden lograrlo, su opción es sumar entre ellos. Pero este es un problema del PNV que ellos tienen que resolver y para el que no van a encontrar la más mínima cercanía socialista.

Euskadi es un País plural, por el respeto y la defensa de esa pluralidad, y por la responsabilidad de contribuir a que nuestra sociedad se desarrolle, los socialistas, como estamos demostrando, estamos dispuestos a tejer acuerdos con políticas en las que nos podamos encontrar. Acuerdos que nos pueden provocar incomodidad, pero que si obedecen a un interés público, colectivo, social, de convivencia entre diferentes, siempre merece y merecerá la pena.

Lo que no es de recibo es que el PNV se desdoble y quiera jugar a una cosa y a su contraria. La ponencia de actualización de autogobierno o es para llegar a un nuevo escenario transversal, o saltará por los aires.

La transversalidad de EGIBAR, es la de uniformar el poder político en el sectarismo independentista. Esa Euskadi no es la nuestra, no la queremos, nos asfixiamos en ella. Los socialistas no cabemos en la Patria conformada sólo por una y para una ideología.

El PNV y el PSE ya hemos definido el marco en el que se debe mover la ponencia, parece que algún acierto ha tenido ese texto, porque ha recibido apoyos y ha alejado a los más radicales. Si esto ha provocado tensiones en el seno del PNV que lo resuelvan entre ellos y pronto, porque la ponencia no nace con esa vocación.

Share

VITORIA CAPITAL DEL VINO 0

mar5

(Artículo publicado en Dato Económico, Marzo 2014)

En estos días el Parlamento Vasco con los votos del PNV y PP, rechazaba la propuesta del Partido Socialista de nombrar Vitoria Capital del Vino. La propuesta Socialista tenía como objetivo competir con otros lugares del mundo, organizando un escaparate anual donde se presentaran todos los vinos del País Vasco. Un evento con llamada nacional e internacional, en el que el vino como gran protagonista, pudiera acompañarse de nuestra oferta cultural, paisajística, comercial, hotelera, gastronómica…

El año 2014 en el que Vitoria se muestra como única Capital Gastronómica de España, parece propicio para dar a los vinos vascos y muy especialmente a los de Rioja Alavesa, el brillo que con frecuencia se reconoce y se premia en catas y certámenes nacionales e internacionales. Fuera de Euskadi, el saber hacer de productores de uva y de bodegueros creadores de vino, disfruta de una excelencia, que nos reporta empleo, economía, desarrollo territorial, y una gran localización mundial bajo la denominación de origen, Rioja. Hoy en vísperas de que la candidatura Rioja y Rioja Alavesa, pueda ser protegida como Patrimonio de la Humanidad, todos los impulsos y actos de prestigio están llamados a sumar.

Curiosamente esta negativa de PNV y PP a nombrar Vitoria Capital del vino venía precedida por la necesidad de enfrentarse a la caída del consumo del vino en determinados sectores de la sociedad, y muy especialmente en el País Vasco. También curiosamente sólo unos días antes de producirse este debate en el Parlamento, veíamos a PNV y PP enzarzados en los medios de comunicación, con sendas declaraciones sobre cuál de ellos hace más y cuál menos, en la promoción y desarrollo de Rioja Alavesa. Me cuesta encontrar mejor propuesta para la promoción del vino y de todo lo que mueve a su alrededor, que una Capital en la que todos los vinos vascos sin excepción puedan ser presentados y degustados, valorados y publicitados por ciudadanos, comerciantes, hosteleros, críticos, medios de comunicación…

Uno de los grandes problemas de Euskadi como País, de Álava como Territorio y de Vitoria como Capital, es la insensata proliferación de actuaciones a favor de ser pequeños, desconocidos, insignificantes, de tener mirada corta, en ocasiones aldeana. Irrita escuchar discursos grandilocuentes acompañados de decisiones ridículas. Muchos países de todo el Mundo pagarían por disponer de un producto cuyo nombre traspasa fronteras, supera barreras idiomáticas, facilita el intercambio de conceptos culturales, oficia encuentros, preside transacciones, forma parte del arte de la gastronomía, y brinda en todas las celebraciones.

Rioja Alavesa, es un espacio natural privilegiado, por su naturaleza, por su microclima, por el oficio de sus gentes.

Txakoli de Álava, Getaria y Vizcaya, es el resultado de un empeño sin descanso por hacer de una uva a la que el clima no le facilita los mejores atributos, un producto final que ha conseguido medirse con blancos de gran calidad y tradición, de Europa y otros Continentes.

Rioja Alavesa y Txakoli, son dos productos que crecen en exportación, pero que tienen dificultades en el mercado interior, y a los que se les niega la Capital para que se luzcan y promocionen. A los que se han negado que les den gaseosa. Y los que han sido negados que tomen nota y quizás algo más.

Share