escrito

  • 24.03.2014
  • 10:50
  • Txarli Prieto

ACTUALIZACIÓN DEL AUTOGOBIERNO 0

mar24

Hace unos días el Parlamento Vasco aprobó en Pleno una iniciativa consensuada entre PNV y PSE, para constituir una ponencia en la que se evaluara los logros y el estado actual del desarrollo estatutario, y en la que de acuerdo con las normas y procedimientos legales y desde el máximo consenso posible, se acuerde las bases para su actualización.

Esta ponencia está previsto que se constituya el jueves 27, y también está acordado que tendrá dos fases, la primera de comparecencias de expertos que contribuyan a contrastar e ilustrar el objetivo de actualización. La segunda con los trabajos de debate político de los partidos parlamentarios y con los acuerdos a los que se pudiera llegar.

Sin haberse constituido la ponencia una parte del PNV con responsabilidades parlamentarias, pero que no participó en las negociaciones entre PNV y PSE, porque la interlocución del PNV fue sólo del partido, ha aprovechado un reciente debate en la radio, para desmarcarse del contenido acordado.

A nadie se le escapa que en el PNV una parte del partido está ansiosa por acordar, incluso por superar planteamientos de máxima radicalidad nacionalista, como su derecho a decidir, su derecho a la autodeterminación, su derecho a ejercer la independencia. Derechos que forman parte del imaginario nacionalista y para los cuales nunca van a encontrar el concurso de los socialistas.

Desde el rigor y la seriedad, como todo el mundo conoce y mucho más el ala radical parlamentario del PNV, en el Parlamento hoy existe una mayoría nacionalista, la suma de PNV con 27 parlamentarios y de BILDU con 21, sobre un total de 75, con quienes si se está por la labor se pueden acordar todos los derechos que se quiera. En la sesión parlamentaria en la que se acordó la constitución de la ponencia, BILDU ya lo propuso, y PNV no lo aceptó.

No tiene sentido este carajal nacionalista. No es un secreto que EGIBAR sufre con los acuerdos transversales entre nacionalistas y socialistas, que él y quienes le siguen quieren ser más radicales que SORTU, y que si solos no pueden lograrlo, su opción es sumar entre ellos. Pero este es un problema del PNV que ellos tienen que resolver y para el que no van a encontrar la más mínima cercanía socialista.

Euskadi es un País plural, por el respeto y la defensa de esa pluralidad, y por la responsabilidad de contribuir a que nuestra sociedad se desarrolle, los socialistas, como estamos demostrando, estamos dispuestos a tejer acuerdos con políticas en las que nos podamos encontrar. Acuerdos que nos pueden provocar incomodidad, pero que si obedecen a un interés público, colectivo, social, de convivencia entre diferentes, siempre merece y merecerá la pena.

Lo que no es de recibo es que el PNV se desdoble y quiera jugar a una cosa y a su contraria. La ponencia de actualización de autogobierno o es para llegar a un nuevo escenario transversal, o saltará por los aires.

La transversalidad de EGIBAR, es la de uniformar el poder político en el sectarismo independentista. Esa Euskadi no es la nuestra, no la queremos, nos asfixiamos en ella. Los socialistas no cabemos en la Patria conformada sólo por una y para una ideología.

El PNV y el PSE ya hemos definido el marco en el que se debe mover la ponencia, parece que algún acierto ha tenido ese texto, porque ha recibido apoyos y ha alejado a los más radicales. Si esto ha provocado tensiones en el seno del PNV que lo resuelvan entre ellos y pronto, porque la ponencia no nace con esa vocación.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: