escrito

  • 01.04.2014
  • 04:46
  • Txarli Prieto

CUMBRE BORRASCOSA 0

abr1

(Artículo publicado en dato Económico, abril 2014)

La Cumbre celebrada en Bilbao, la Capital del Mundo, Vitoria-Gasteiz, sólo es la Capital del País Vasco, ha dejado una gran borrasca y algo más.

La Cumbre atendía al nombre, Foro Global España 2014, y reunía, al Gobierno de España, al Gobierno Vasco, al Fondo Monetario Internacional, a la Organización para la Cooperación al Desarrollo, a la Banca Internacional, a las Empresas de mayor tamaño del País, entre otros.

Una Cumbre que se inauguraba con dos solemnes y esperanzadoras frases del Ministro de Economía y Competitividad, sr. De Guindos, “analizaremos la situación económica y la salida de la crisis” y “por supuesto que encontraremos soluciones”.

La realidad de la Cumbre ha ido por otros derroteros, poco análisis, ninguna solución y persistencia en el error. Se puede afirmar que la Cumbre, casi por unanimidad de sus protagonistas, se reafirmó en tres acciones, seguir bajando salarios, (no los suyos, los de los trabajadores); reducir los costes fiscales en la contratación; profundizar en la reforma laboral. Para rematar estas prodigiosas recetas el Presidente del Gobierno, el sr. Rajoy, en un arrebato de acercamiento y sintonía con la mayoría de la ciudadanía, sentenció, “no abandonaré el amplio programa de reformas de mi Gobierno”.

La Cumbre a tenor de sus resultados ha dejado un gran legado de incapacidad y de insensibilidad. Incapacidad para reflexionar sobre el balance de sus recetas. Insensibilidad social por sus conclusiones. Es inaceptable que los que han sido y son máximos responsables del dinero no se sientan responsables del mal uso que de él han hecho, antes y ahora. Es inaceptable que no hayan asumido ninguna autocrítica por haber recalentado la economía cuando daban crédito hasta a quien no lo quería, y con escaso control. Que hicieran su estrés test al sistema bancario, certificaran su fortaleza, y meses después provocaran un rescate encubierto, que estamos pagando a escote. Que estrangularan a las economías del Sur de Europa, a su ciudadanía, con un precio del dinero que ahora han tenido que rebajar. Que dejaran pasearse a los especuladores por las economías de muchos países, y que pudiendo evitarlo, como ha quedado demostrado, no lo hicieran.

Pero hay alternativa, se podrá apostar por ella en unas semanas. Una alternativa de política europea que relaje el déficit; que facilite créditos a los países a bajo coste y sin intermediarios; que haga circular el crédito doméstico y el de empresas; que dificulte la actuación de los paraísos fiscales; que estimule el consumo de los países del norte y que lo hagan con productos de los países del sur.

Pero para que se abra paso la alternativa, es necesario sacudirse el complejo de culpabilidad, de resignación colectiva. Es necesario que no caigamos en la publicidad de la recuperación que no contenga datos de indiscutible beneficio social.

Europa, España, sus Comisarios, sus Ministros, sus Instituciones, no necesitan inventar una política económica, esta inventada, lo está en Estados Unidos y en Japón. Basta con copiar, con querer copiar, con añadir a las grandes decisiones económicas y políticas, su correspondiente dosis de sensibilidad social.

Tras esta Cumbre algunos se preguntan, cómo es posible que los que tanto dicen saber tengan tan poco y tan malo que ofrecer. No les falta razón ya que esta cumbre sólo ha dejado más ajustes, protestas sociales en la calle, inseguridad y cristales rotos para algunos ciudadanos y comerciantes.

Es lo que tienen las Cumbres Borrascosas.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: