escrito

  • 12.05.2014
  • 09:11
  • Txarli Prieto

LA OTRA EUROPA 0

may12

(Artículo publicado en Dato Económico, mayo 2014)

Durante muchas décadas los países de la Comunidad Económica Europea fueron el referente con el que soñamos para superar la dictadura, para recuperar las libertades democráticas, para construir una convivencia con derechos colectivos e individuales. Admirábamos y queríamos copiar su modelo social, en sanidad, en educación, en políticas sociales, en investigación, en medio ambiente, en igualdad, en infraestructuras, en condiciones de trabajo, en vivienda, en tantos y tantos campos.

Nuestro sueño, estaba bien justificado. Estar como miembro de pleno derecho en Europa nos homologaba como País libre, como País respetuoso con los derechos humanos, como País en progreso.

La incorporación se produjo con el Gobierno de Felipe González, años después de haber recuperado la democracia, de disponer de Constitución, de transitar por el Autogobierno. Cuando entramos a formar parte nuestra posición económica y social estaba mejorando aunque todavía era débil y mucho más débil si se comparaba con los países vecinos.

Durante muchos años y por esa circunstancia de retraso y debilidad comparativa, España fue receptor de cuantiosas ayudas económicas y de otro tipo por sus socios comunitarios.

Había que modernizar el sector industrial, el sector rural, el sector servicios. Se necesitaba dinero, se necesitaba solidaridad, necesitábamos la cooperación. La tuvimos. Durante muchos años Europa fue un Continente para sentirse orgulloso.

De entonces a hoy, sólo han cambiado dos cosas. Los Gobiernos de la mayoría de los países, han pasado de ser socialistas, socialdemócratas, progresistas, de izquierda, a ser conservadores, de derecha. La solidaridad se ha sustituido por la especulación.

Las Elecciones Europeas, son la puerta y la oportunidad a otro escenario, donde la política se haga con otros valores y reglas diferentes a los actuales. El punto de partida es optimista. Los Socialistas Europeos de los 28 países, vamos a las elecciones con un Manifiesto único y con un Candidato único, para presidir la Comisión Europea. Se trata de una manifestación de unidad, fuerza, compromiso.

El Manifiesto de los 28, prioriza la creación de empleo; relanza la economía frente a la austeridad; propone un sector financiero al servicio de los ciudadanos y la economía real; apuesta por recuperar una Europa social; defiende la igualdad y los derechos de las mujeres; también el respeto a la diversidad; el respeto a una vida sana y segura para todos; propone más democracia y participación; una Europa más verde; promueve la mejor influencia de Europa en el Mundo.

Cinco años nos separan del inicio de una crisis financiera que montaron un grupo poderoso de especuladores sin escrúpulos y que cuando les estalló en las manos nos trasladaron a la ciudadanía su fracaso. Hasta entonces pagamos sus excesos y alegrías, desde entonces las deudas que nos endosaron, sus Bancos ruinosos, su abultada deuda privada, su nefasta política de crédito del Banco Central Europeo.

Europa no tiene un problema de liquidez tiene un problema de reparto. En sólo un lustro Europa ha pasado de repartir entre sus miembros a estrangular unos a otros. Se ha hecho mediante la prima de riesgo. Se ha hecho impidiendo el acceso público a los recursos públicos. Se ha hecho derrochando sensibilidad hacia los accionistas de los Bancos a la par que insensibilidad hacia la ciudadanía que perdía el empleo, la vivienda, las prestaciones sociales, etc.

Hay otra Europa, es la otra Europa, la que estaba inventada, la que sí conviene recuperar. La que está al alcance de nuestra decisión el 25 de mayo.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: