Archivo Diciembre 2014

EL CASTAÑAZO 0

dic29

Por segundo año los periodistas del Parlamento Vasco han otorgado los premios a parlamentarios y parlamentarias, que han destacado en 2014, como mejor orador, minuto de gloria, mejor relación con la prensa, y el castañazo a la peor relación con la prensa.

En la categoría el castañazo a la peor relación con la prensa, cuatro éramos los nominados, Arantza Quiroga, Gorka Maneiro, Antón Damborenea, y yo. Solo uno podía ser elegido y ese honor me ha correspondido. La votación no ha dejado dudas, 50%, 30%, 16%, 4%.

El periodismo produce cercanía al conocimiento, al hecho, y a la toma de conciencia. Sin un periodismo libre, profesional, ágil, contrastado, la democracia, es de peor calidad. La ciudadanía necesita ese periodismo y yo lo reclamo, lo reivindico, lo necesito. Hay veces que lo encuentro y otras que no.

Este premio y este reconocimiento confieso que me ha reconfortado. Me ha reconfortado doblemente, por su significado, por su publicidad.

Que abiertamente se me reconozca como un interlocutor difícil, sin docilidad, con reglas, me gusta porque es verdad.

Un periodista es un intermediario entre la noticia y la ciudadanía, cuando se trata de ofrecer información. Esta tarea que parece simple en realidad es muy difícil. Lo es porque el periodista debe estar libre de prejuicios, debe ser independiente de directrices comerciales o de otro tipo, y además tiene que saber de la materia, reducirla al espacio del que dispone, y ofrecerla siendo entendible. Además debe aparcar sus propias creencias y renunciar a ser el protagonista.

Esto no es fácil. No lo es porque los medios para hacer periodismo son muy limitados, en ocasiones penosos, y las condiciones de trabajo, las laborales y las ambientales, muy escasas. Hacer periodismo a la carrera, sin tiempo para documentarse, para el reposo y trabajo de la información, y en muchos casos con una paupérrima compensación económica, no ayuda ni al trabajo de los periodistas, ni a los destinatarios de la información.

En los últimos años la proliferación de un periodismo que quiere anticiparse a la noticia, que sentencia antes del hecho, que se afana en cortar cabezas, ha complicado enormemente la relación del periodismo con muchas actividades y muy especialmente con la política.

A su vez la existencia de prácticas políticas con malas artes, de especuladores y traficantes de supuesta información, de filtradores desleales y animadores del morbo, escondiéndose tras el anonimato, tampoco han fomentado la buena y respetable información.

Siempre he querido y he practicado una relación a cara descubierta, me he negado a ser fuente de nadie si no me citaba, he procurado que el periodista respetara mi sistema de comunicación organizada, y me he negado a alimentar lo que he considerado que no era noticia o carecía de valor político. He procurado ofrecer mi información en igualdad de oportunidades, y no he accedido a ninguna invitación para hablar mal de mis compañeros y compañeras.

Esto no gusta y lo entiendo, porque en la política, y en el periodismo, hay demasiada gente dispuesta a gustar al precio y bajo las condiciones que sea.

Lamento que haya dirigentes políticos que quieren liderar y administrar a la ciudadanía y a la sociedad que representan y que se parapeten en la oscuridad, para tener relaciones preferentes con los medios y gozar de sus favores.

Reniego de quienes de forma directa o indirecta se valen del talonario para confundir publicidad con noticia o para pagar en diferido un tratamiento preferente.

Rechazo que los servidores públicos se valgan de información privilegiada y la filtren de forma selectiva a aquel medio al que más temen o del que más esperan obtener.

Desprecio a quienes se prestan a difamar y a quienes adquieren esa infame mercancía, porque habiendo fuente hay legitimidad para publicar. Ambos y ambas, son igual de cutres.

Alucino con los periodistas que se resignan a ser segundo o tercer plato de una información que debiera ser pública y de igual acceso a todos y que no lo es.

Defiendo mi libertad para ser así, difícil, pero con una sola cara. Acepto que se me critique pero no que se limite mi opción de criticar. Colaboro con la información pero no con cualquier información. Respeto a la prensa pero no me someto a sus criterios. La prensa tiene sus tiempos, yo los míos.

Considero bien ganado el castañazo, y como he señalado al recibir el premio, la característica más acusada de la castaña, es su dificultad para ser pelada, esta característica me gusta y la seguiré cultivando.

Share

LAS 4 RECTIFICACIONES DE URKULLU 0

dic18

Estamos en la mitad de la Legislatura Vasca. Dos años de Gobierno nacionalista en minoría, porque así lo eligió el PNV, se cumplen en estos días. Un Gobierno que nació con tanta debilidad como cercanía a ciertas políticas económicas y sociales más liberales y contrarias a la igualdad. Desde entonces, cuatro sonoras y severas rectificaciones han presidido su actuación. Cuatro lamentables decisiones políticas del Gabinete Urkullu, han dado paso a cuatro sonoras y severas rectificaciones, exigidas y lideradas por el PSE.

La primera, se produjo en 2013 con la presentación de un presupuesto de recortes que tuvo que retirar cuando conoció nuestra decisión de presentar una enmienda de totalidad.

La segunda, cuando tuvo que aceptar la confección de unos presupuestos para 2014, donde se respetaran las políticas públicas de Sanidad, Educación, y Prestaciones Sociales. Cuando además tuvo que aceptar una nueva Política Fiscal, debatida y acordada en el Parlamento Vasco, que nos ha proporcionado más recursos para las políticas públicas. Cuando tuvo que asumir la presentación de una Ley Municipal. Cuando tuvo que aceptar otra orientación y el destino de más recursos, para una batería de Políticas de Empleo propuestas por los Socialistas.

La tercera, con la aceptación pública de Urkullu, sobre incumplimientos y retrasos en la puesta en marcha de lo acordado con nosotros, que en el verano-otoño, de este año ha tenido que corregir.

La cuarta, con la modificación del anteproyecto, y con la modificación del Proyecto de Presupuestos 2015, donde se han aumentado las inversiones en las áreas estratégicas de las políticas públicas, con 185 millones de euros y con más de 150 enmiendas.

Los Socialistas no estamos en política ni para entretener, ni para hacer perder el tiempo a nadie. Tenemos un enorme respeto y sentido de la responsabilidad, por el papel institucional que quienes nos votan nos han confiado. Usamos la representación que tenemos para hacer oposición a los Gobiernos que hacen malas políticas económicas y sociales, pero no hacemos oposición a la ciudadanía.

Hemos puesto nuestro saber y hacer al servicio del stop a los recortes y la desigualdad. Así hemos obligado a Urkullu a rectificar, y nos hemos obligado a nosotros a construir.

Los Socialistas estamos en el espacio político de la utilidad, de la eficacia, del avance, del progreso, del progresivo reparto de la riqueza, de la atención a quienes peor lo pasan. Esto nos lleva a saber decir no, cuando estos valores y objetivos se ponen en riesgo, y sí, cuando se corrigen.

Share

DEBATE PRESUPUESTOS PAÍS VASCO 0

dic12

Posición del Grupo Socialista en el debate Parlamentario respecto a las enmiendas de totalidad presentadas:

El proyecto de presupuestos que hoy se tramita tiene dos sensibles rectificaciones  condicionadas por el Partido Socialista.

Antes de desgranarlas lo primero que queremos compartir con la ciudadanía vasca, es que en el año 2015, al igual que ha sucedido en 2014, dispondrá de presupuestos públicos y así vera cómo su contribución fiscal es devuelta a través de políticas públicas.

Acordar políticas que favorezcan la existencia de un presupuesto, con un gobierno y un partido ideológica y programáticamente muy diferente al nuestro, no resulta fácil.

Cualquiera que haya seguido nuestra actividad parlamentaria sabe que somos críticos con el gobierno en sus ingresos. Lo somos por su negativa a fijar objetivos en la lucha contra el fraude fiscal, en este caso con la inestimable colaboración de EH Bildu. Como quedó demostrado, este Parlamento tiene grandes poetas en la lucha contra el fraude y pocos compromisarios. Somos críticos  en la cuantía del objetivo de déficit, y en las moderadas previsiones de recaudación para 2015.

En el anteproyecto de gastos la primera intención presupuestaria del gabinete Urkullu, fue la de  invertir menos en empleo, en promoción económica, en innovación, en internacionalización de nuestras empresas, en protección social, en conciliación.

Insuficiente era el dinero dedicado a sostener las prestaciones y a modernizar los servicios públicos, especialmente la educación y la sanidad, así como la cooperación.

Con estas intenciones, anteproyecto y proyecto necesitaban severas rectificaciones, si querían contar con los Socialistas. Una rectificación ya se dio, la otra se materializará en la tramitación en Comisión.

Que Euskadi tenga presupuestos o que no los tenga, significa mucho más que el éxito o el fracaso de un Gobierno. Significa sobre todo que la ciudadanía pueda verse acompañada en sus necesidades, de servicios y estímulos, o que quede abandonada a su suerte.

En esta legislatura ya hay un precedente. 2013 fue un año sin presupuestos, porque el gobierno negó el dialogo y quiso imponer recortes.

Entonces ofrecimos, no sólo oposición, también disposición, queríamos acordar y sumar, queríamos mejorar, lo que no nos gustaba.

Lo lográbamos a partir del verano de 2013, tras conseguir una clara rectificación política del Lehendakari, Urkullu.

El Partido Socialista en esta cámara somos un partido de oposición, a las políticas antisociales y a las  políticas de exageración. Pero no somos oposición a los ciudadanos y ciudadanas, sólo por el gusto de ver cómo se retuerce un gobierno que no es de nuestro color. Nuestra política es productiva y se mide con resultados y garantía de eficacia.

Les diré más, ojala el partido que sustenta a este Gobierno, el PNV, y quien en la legislatura anterior le brindaba el apoyo para que no hubiera reforma fiscal, el PP, no hubieran tenido esa actitud obstruccionista absurda, con el Gobierno del Lehendakari Patxi López, que después han tenido que corregir, porque hoy tendríamos menos deuda, más políticas públicas ejecutadas, más necesidades cubiertas, y una posición colectiva ante la crisis menos grave.

Señorías, las razones por las que los socialistas no compartimos la devolución del Presupuesto están a la vista:

La primera porque, gracias a nuestra tenacidad con una nueva fiscalidad que ya aporta más ingresos, 423 millones, una parte de esa mayor recaudación estimada en 150 millones de euros, debía verse reflejada en el proyecto de presupuestos para implementar políticas públicas, para corregir en parte sus escasas inversiones sociales y su tímida promoción económica.

Empleo, promoción económica, sanidad, educación, políticas sociales, solidaridad y cooperación debían ser las destinatarias de esos 150 millones, condición previa para la negociación, que así se ha cumplido.

La segunda porque, con nuestra negociación posterior y con otros 35 millones más, hemos mejorado, entre otras, las siguientes políticas públicas:

-hoy hay más dinero para las AES que en el año anterior y que en el proyecto de presupuestos;

-hemos incluido por primera vez una partida para tratar la pobreza energética;

-hay más dinero para la conciliación;

-ejercemos solidaridad efectiva con el banco de alimentos, con cruz roja, con teléfono de la esperanza, con espacios diferentes de atención y solidaridad con las personas más necesitadas;

-invertimos en empleo en el sector de la construcción, en los planes locales de empleo, o en la investigación el desarrollo y la innovación;

-con las aportaciones socialistas hay más recursos en educación, más en la universidad del país vasco, en la UNED, en fomentar la contratación universitaria de personal no doctor y la investigación apoyando a Ikerbasque, más dinero para intensificar el trilingüismo, para desarrollar infraestructuras de distintos centros educativos;

-hemos renovado y ampliado nuestro compromiso con la sanidad pública y de calidad, aportando más recursos en actuaciones en el Hospital Universitario de Álava y en Biocruces, o en el módulo psicosocial de Cruces, o en el contrato programa de Osakidetza para garantizar el material sanitario de consumo;

-hemos destinado recursos para las líneas 4 y 5 de Bilbao;

-para diversas asociaciones culturales y sociales;

-para la actividad comercial, para la actividad deportiva;

-para que no se reabra la Central Nuclear de Santa María de Garoña;

-para reactivar el aeropuerto de Foronda;

-para promocionar la plataforma logística de Álava, Arasur;

-hemos incluido una partida para elaborar un estudio del fraude fiscal en Euskadi y para que se pueda luchar mejor contra esa lacra.

La tercera porque nos sentimos en el mismo barco y en la misma suerte que la mayoría de la ciudadanía vasca, en un barco que navega mal y con una suerte que es adversa, y en estas circunstancias los socialistas sí estamos y sí se nos puede encontrar, para corregir el anteproyecto y el proyecto de presupuestos, para navegar mejor y para mejorar la suerte colectiva.

Los Socialistas seguimos manteniendo una postura crítica y vigilante, con el proyecto de presupuestos y con la actitud del Gobierno, a la vez que una postura constructiva y con alternativas, útil y solidaria con la ciudadanía y con el tiempo que nos toca vivir.

El señor Urkullu y todo su Gobierno saben que nuestro compromiso está limitado a lo acordado y saben que su Gobierno es responsable de que todo esto llegue a buen puerto. En el presupuesto anterior nos encontramos con retrasos, vacilaciones y a veces escaso interés en ejecutar, esperamos  que este año tal como se han comprometido, sean más tempranos y diligentes con el acuerdo alcanzado.

Los socialistas no nacimos para ser predicadores y para balancearnos en la estética. Nada hay más fácil que hacer un discurso y que confeccionar una lista de sueños y de reivindicaciones. Sobre todo es fácil si sabes que nadie te va a pedir cuentas por ello, que nadie te va a exigir que lo apliques. Ya lo dijo Machado, ¨todo necio confunde valor y precio¨.

Lo difícil es sumar entre diferentes y defender a los más débiles. Apuntalar el progreso y evitar los recortes. Impedir el retroceso y dar pasos de avance. Actuar sin cálculo electoral y con alto compromiso con quienes representamos. Servir donde no estamos para servirnos.

Esta es la contribución socialista a quienes representamos y al conjunto de la ciudadanía vasca.

Share

KUTXABANK 0

dic12

El 4-12-14 a propuesta de Bildu, el Parlamento Vasco, debatía sobre la privatización de Kutxabank. Esta fue la posición socialista:

El señor Isasi nos propone una moción para que nos pronunciemos contra la privatización de Kutxabank, para garantizar su control público y social.

La razón de la propuesta es no estar seguro de las intenciones de Mario Fernández.

Los socialistas compartimos con quien quiera compartirlo, que Kutxabank debe seguir bajo control público.

Compartimos con quien quiera compartirlo que Kutxabank nos interesa porque nos interesa su proximidad y aportación a la economía pública, a la economía local, a la economía social, a su obra social, y a la aportación que su actividad hace como empresa al empleo y a la economía.

Si Kutxabank, fuera mañana una entidad financiera sin estos componentes y con un mayor parecido del que ya tiene, al sistema financiero privado, nuestro interés y posición política variaría sustancialmente.

También compartimos con quien quiera compartirlo que algunos planteamientos de Mario Fernández no los considerábamos los más adecuados.

Su cese inducido apunta que la inquietud por sus planteamientos se estaba extendiendo.

Su cese inducido ahora puede apuntar a que la transformación se trate con más sensibilidad, si bien esto está por ver.

Señorías, en el mes de Junio en este Parlamento ya se abordó este asunto, también a iniciativa del señor Isasi, pudimos pronunciarnos entonces, pero el señor Isasi lo impidió retirando su iniciativa.

Con este precedente la seriedad, el rigor con el que quiere tratar este asunto ha quedado deteriorado, por ello no hemos creído necesario presentar enmienda, hemos pensado que podía repetirse la misma actitud, y que con el posicionamiento político público, sin acto administrativo que lo soporte podía ser suficiente.

Lo que sí vamos a hacer es rechazar su iniciativa por las siguientes razones:

1-los socialistas sabemos que estamos en un proceso de transformación del sistema financiero y que está a debate cuál es la propiedad de las cajas y con ellas cuál es la participación de lo público en Kutxabank.

Sobre esto trabajamos a diario y con intensidad.

Y aunque sobre esto hay plazos, apurarlos parece más que razonable, algunos datos de las últimas semanas apuntan márgenes interesantes.

El test estrés colocándonos en primera posición de solvencia es uno de ellos.

Las últimas declaraciones del Presidente del Banco de España, es otro.

Las exigencias europeas no son estáticas ni están al margen de cada realidad, y la propiedad de las cajas vascas sobre Kutxabank, con un saldo de buena gestión y buen hacer, deben pesar sobre el resultado final de las condiciones de reestructuración financiera, y así estamos trabajando los socialistas.

2- Segunda razón. Exigir lo mismo a las cajas intervenidas que a las que no lo han sido, a las que están bien gestionadas que a las que están mal gestionadas, no es justo, y la política vasca y la política española al máximo nivel, si está a favor de esta diferenciación, puede conseguir una reestructuración financiera matizada con sensibilidad social, como la que ha existido hasta hoy y nosotros defendemos.

3-Tercera razón. Los Socialistas sólo defendemos y sólo vamos a defender el protagonismo y el control público en Kutxabank, su papel de proximidad en la economía pública y privada, su cercanía con la economía social, y su participación en la obra social.

Si la transformación no estuviera en esos parámetros, rechazaríamos la transformación.

Hace muy pocos días el presidente del Banco de España, Luis María Linde decía que el Banco de España no tiene como deseo privatizar nada. Añadió que se puede atender cada caso, y que no hay tanta rigidez sobre lo que se debe y puede hacer.

Es evidente que estas afirmaciones dibujan un margen que hay que explorar y que sólo al final de ese recorrido, será el momento para tomar decisiones de mayor calado.

Share

PNV Y EH BILDU IMPIDEN QUE HAYA COMPROMISOS EN LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL 0

dic5

PNV y EH BILDU se han puesto de acuerdo en el Parlamento Vasco para impedir que se fijara en 2015 una cuantía de recaudación procedente de la lucha contra el fraude fiscal. Los dos grupos políticos han mostrado su rechazo a la iniciativa socialista, que un año después de haberse constituido la Comisión Interinstitucional de lucha contra el fraude, reclamaba implicarse en la cuantificación de ese objetivo.

Hace unas pocas semanas la Comisión de lucha contra el fraude fiscal, compuesta por técnicos en representación de las tres Diputaciones y del Gobierno Vasco, en una comparecencia en el Parlamento, nos decían alto y claro, que la cuantificación económica de los objetivos era tarea de la política. En el Parlamento PNV y EH BILDU nos decían que ellos no se querían comprometer.

En la Hacienda española, la Agencia Tributaria, lleva años fijando objetivos de recaudación y dando cuentas de su resultado. En Euskadi quienes hoy gobiernan las Instituciones con competencias fiscales se niegan a hacerlo.

Para su negativa argumentan que no tienen datos y que necesitan tiempo. Lo plantean como si la lucha contra el fraude se hubiera iniciado ayer y como si no hubiera existido colaboración anterior entre las Haciendas.

Hace 14 meses que se creó la Comisión de lucha contra el fraude y tres de los cuatro Gobiernos que la componen, los tres Forales, terminarán esta legislatura, sin asumir un compromiso concreto y rendir cuentas a la ciudadanía de su gestión. En esto la coincidencia entre PNV, EH BILDU y PP es plena.

Share