Archivo Enero 2015

NAVIDAD dulce NAVIDAD 0

ene7

En menos de 12 horas, en mi reencuentro con la rutina, me he tropezado con un panorama desolador. Cuando pensaba que los buenos deseos, los sorteos, y la epidemia obligada de felicidad, había invadido los hogares, me he tropezado con la cruda realidad que dice así:

Qué empacho todo el día comiendo sin parar.

Qué hartazgo de familia, y la de mi marido ni te cuento, qué pesadez.

El año que viene me voy al Caribe.

He perdido la noción del tiempo, todo el día cocinando, recogiendo y fregando.

Qué cola en la pescadería, insoportable.

Qué pesados los niños, no hay quien los aguante.

Empezó mi suegra a toser y estamos todos con catarro, menos yo con gripe y 4 días en la cama.

Menudo desastre el cotillón, la recena de traca, el resto de garrafón. Y con lo que nos costó.

Mi cuñada no ayuda ni a recoger la mesa.

Mi cuñado contando chistes es patético.

Papá cuándo nos vamos a nuestra casa.

Qué aburrimiento, otro año los mismos villancicos.

Mi suegro se quedó dormido con el cigarro en la boca y me ha hecho un agujero en el cojín.

Acabamos discutiendo por el volumen de la música.

Le pillé haciendo trampas jugando a las cartas.

Para las 11 me entraba el sueño, que coñazo allí aguantando a todos.

Tanta fiesta ya no sé ni qué poner para comer.

Me habéis roto un plato de la vajilla de la abuela, que había heredado de su abuela.

Otra vez cordero y langostinos, qué original es tu familia.

Como mi casa es grande me cargo con toda la familia, la mía y la prestada, qué desesperación.

Cómo me han dejado la casa, con lo limpia que la tenía.

Con lo rico que me sabe el turrón en el verano.

Y ahora qué hago con todo lo que ha sobrado.

Yo no quiero rosco de crema.

Yo no quiero rosco de nata.

Pues el de crema es mejor.

Pues es mejor el de nata.

El centro de la ciudad estaba insoportable, cada vez se conduce peor, y no hay sitio para aparcar, me he pasado la tarde buscando una plaza.

No me ha tocado la lotería por pocos números.

Me pongo ya a régimen, no puedo más.

Moraleja: ponga una Navidad Laica en su vida. Construya

su oportunidad. La familia como más se quiere y menos se

desgasta es en la distancia, ya lo dijo la gran LOLA, si me

queréis, irse, y si no nos vemos, mejor.

Share