escrito

  • 09.02.2015
  • 10:26
  • Txarli Prieto

INDECENTE, INDECENTE 0

feb9

(Artículo publicado en Dato Económico, febrero 2015)

Cuando todavía sonaban los ecos del último inocente, inocente, aparecen los nuevos datos sobre la prima de riesgo. España iniciaba 2015, con una prima que oscilaba entre 97 y 100 puntos, en el primer día laborable del año.

En nuestra memoria reciente queda mayo de 2010 con una prima de riesgo de 160 puntos, Zapatero era entonces el presidente del Gobierno de España; o julio de 2012 con una prima de 638 puntos, y Rajoy en la Moncloa. Como otro dato de referencia 2014 amaneció con 222 puntos y finalizó con 113. También para la reflexión quedan los comportamientos financieros hacia otros países europeos, infinitamente más suaves, incluso en la actualidad, pues a fecha de hoy, en Francia está a 28 puntos, en Austria a 17, en Suecia a 41, en Holanda a 12.

Ha bastado en este caso un anuncio de compra de deuda soberana por el Banco Central Europeo, manifestado por su presidente, Mario Draghi, para que esta relajación en el precio del dinero se produjera de manera tan acusada y en tiempo récord.

Con estas variaciones en el coste de los préstamos, en el año 2014, el Estado ha gastado en intereses de deuda 5.000 millones menos de los que había presupuestado en los Presupuestos Generales. Venimos pagando en torno a 40.000 millones de intereses por deuda cada año.

Como último dato también ilustrativo, en este momento la deuda de Grecia se paga por encima del 9%, España cuando más pagó llegó al 7,7%.

Estos datos son más que suficientes para hacer algunas aseveraciones. La primera es evidente, el precio del dinero para los países con deuda nada tiene que ver con la confianza o la desconfianza y mucho con su fortaleza o debilidad. Que quien peor está tenga que pagar más sólo obedece al chantaje de quien pudiendo colapsar la economía de un país, chantajea con ello y sangra hasta el filo de lo imposible a quien necesita el dinero. A esto sólo se le puede llamar especulación.

Que la Unión Europea haya estado al margen de estas situaciones, cuando ha quedado demostrado que con poca intervención del BCE, se podía aliviar y mejorar, las economías más necesitadas, se llama antipolítica.

Que la derecha europea haya protegido la antipolítica, alentando el saqueo para justificar los recortes sociales de décadas de avances, y que la izquierda europea haya estado ausente, sin alternativa, y casi sin voz, se llama abandono de la responsabilidad y falta de coraje.

Que durante años los impuestos de la ciudadanía hayan engordado a los más ricos y haya negado derechos y necesidades básicas a millones de personas, se llama injusticia.

En Europa cada vez son más las voces que se suman proponiendo un cambio. Son voces legitimadas por haber sufrido sus consecuencias. Son hombres y mujeres que hablan de tratar de otra manera la deuda.

Los más conservadores lo consideran imposible y antesala de una catástrofe económica. Nada más lejos de la realidad. Son los propios especuladores, los poderosos del dinero, los que han enseñado el camino. Porqué ellos pueden colocar la prima de riesgo en 638 o en 12 puntos, y los demás no. Porqué pueden cobrar por el dinero el 9% o el 0,1%. Porqué si han ganado tanto dinero en estos años, no pueden ceder parte de él ahora.

Algunos han jugado con demasiada permisividad al indecente indecente, y han llegado a creerse que terminaría siendo una versión blanca del inocente inocente.

La ciudadanía está reaccionando, el futuro no será blanco o negro. Pero el futuro necesita dosis de oportunidades para las personas, de igualdad y de justicia social. Se llamará quita, reestructuración, negociación, o de otra forma, el nombre es lo de menos, lo importante es que vuelva la alternativa política y económica de la mano de la izquierda a Europa.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: