Archivo Abril 2015

LICUADO DE LECHUGA CON SUS TROPIEZOS 0

abr30

Pasar por la licuadora la lechuga. Al jugo resultante añadir sal, aceite y vinagre. Probar y si tiene un punto amargo rectificarlo con un poco de azúcar. Reservar tapado y en frío.

En plato hondo colocar un taco de queso fresco, una anchoílla, una aceituna gordal partida en dos, un tomate cherry partido en dos, un trozo de pepinillo, un ajo negro, una cebolleta confitada en vinagre de Módena partida en dos, una piparra laminada, cuatro almendras fritas y dos tacos de manzana.

Llevar a la mesa y en ese momento añadir el jugo de lechuga.

Share

DULCE DE HIGOS CON NATA Y AVELLANAS 0

abr30

En una copa de tulipa poner en el fondo una mermelada de higo, rellenar con nata montada, añadir unas avellanas tostadas y acabar con fideos o cobertura de chocolate.

Share

GRECIA, SYRIZA y BILDU 0

abr30

Hace unos días Bildu llevo al Pleno del Parlamento Vasco una iniciativa que pudo tener interés, pero que fue ampliamente desestimada por el error de su enfoque.

En ella se nos pedía a los demás grupos políticos de la Cámara que mostrásemos una adhesión incondicional al Gobierno Griego, a su coalición, a su política. Incluso llegaba a solicitar que esa política la adoptásemos todos como ejemplo y guía de lo que hay que hacer en Europa.

Grecia, sus ciudadanos y ciudadanas, ni que decir tiene que cuentan con nuestra simpatía, cercanía y solidaridad. España es un País que ejerce de manera notable la solidaridad económica activa con Grecia.

Grecia a la vez, tal como nos ocurre a nosotros, es un País, con una enorme deuda, donde parece que el negocio del dinero, sólo es de riesgo para el que lo recibe, y nunca para el que lo presta, o el que lo arriesga, algo que no ocurre en ningún otro negocio de ninguna otra actividad del Mundo.

Grecia, como España y algunos países más, llevamos siete años de crisis provocada por la especulación anterior, agravada por las políticas de austeridad, y estrangulada por los saqueos con los altísimos intereses de deuda ya abonados, que nos ha impedido reducirla y nos ha llevado a incrementarla.

Tenemos muchas razones para compartir reflexiones y políticas a futuro con griegos, franceses, italianos, portugueses y con otros países más. Pero esto no puede hacerse ni con adhesiones inquebrantables, ni con pensamiento único, ni sin espacio para la crítica.

Ningún Gobierno merece la adhesión inquebrantable de nadie que esté en su sano juicio, ni tan siquiera de aquellos que lo han elegido.

El Gobierno Griego en su composición y nacimiento ya arrastra aspectos sobre los que conviene la cautela. Un gobierno formado por dos fuerzas políticas, la mayoritaria Syriza, soportada por un partido de reciente creación, sin historia y sin balance, un partido con planteamientos progresistas y filosofía de izquierda, que ha sido ubicado en la izquierda radical, y que todavía no ha demostrado qué sabe hacer.

El otro partido Anel, está ubicado en el independentismo conservador y se declara contrario a la educación laica y a la solidaridad internacional con los inmigrantes.

Ambos partidos para formar gobierno pactaron en horas que no diera separación entre Iglesia y Estado, y que se mantuvieran los gastos militares, siendo éstos de los más altos del mundo y haciéndolos convivir con una situación económica y social de su ciudadanía, muy dramática.

Días después hemos sido sorprendidos con una propuesta de amnistía fiscal, abrazada y ensalzada por el ministro Montoro y por todo el PP.

Actualmente los ingresos en Grecia caen en picado y el gasto público se está nutriendo de fondos de empresas públicas, de gobiernos locales, de la seguridad social. Dicho de otra manera, económicamente hoy están peor que cuando a principios de año se conformó el Gobierno, porque todas las pequeñas e insuficientes reservas también se están agotando.

No dudo de la importancia de saber llamar la atención, de proponer medidas arriesgadas, del valor de poner el grito en el cielo en algunas ocasiones, mucho menos en la necesidad de enseñar caminos alternativos o de echar el pulso a los poderosos.

Pero sí dudo y alerto de la viabilidad del populismo, de querer agradar con palabras a quien lo pasa mal, de arremeter contra la experiencia y el saber hacer mediante reformas que nos han traído hasta aquí con políticas de cierta igualdad y oportunidades.

Quien accede a un Gobierno está obligado a responder con las políticas que comprometió con sus votantes.

Cómo lo va a hacer el Gobierno Griego es una incógnita, lo es por su falta de autonomía de medios, pero sobre todo lo es por su arrogancia expresada en su autoaislamiento.

Syriza ha querido superar a todo y a todos, se ha emborrachado dando lecciones, y ahora está transitando por la disyuntiva de poner alfombra a los defraudadores para hacer caja, ya que se encuentra sin liquidez económica y sin aliados en Europa.

Grecia necesita otra política de País y otra política Europea. Salvando las diferencias, y las hay muy importantes, lo mismo nos sucede en España y en otros países.

Necesitamos proteger a los países con economías en crisis de los especuladores.

Necesitamos dar otro tratamiento a la deuda acumulada. Favorecer la liquidez de los Países para atender necesidades ciudadanas.

Necesitamos acabar con los paraísos fiscales y sus sucedáneos. Perseguir con contundencia el fraude fiscal.

Necesitamos garantizar la relación económica del Banco Central Europeo con los Estados de la Unión.

Necesitamos proteger constitucionalmente un espacio social común de derechos en educación, salud, y atención social.

Necesitamos situar al pleno empleo como objetivo número uno de la Unión.

Necesitamos implantar una política pública redistributiva que recupere igualdad entre las personas.

Necesitamos que partidos serios, pegados a la realidad, con experiencia y obra en la construcción de los servicios públicos y las políticas sociales, con políticas de igualdad contrastadas, podamos suceder democráticamente a los gobiernos de la derecha en todos los niveles institucionales.

Pero esto no pasa ni por adhesiones inquebrantables, ni por lecciones de pureza. Esto pasa por saber sumar, por encontrar espacios de encuentro y complicidad entre diferentes, por hacer una política incluyente y no excluyente. Quizás por esto Varoufakis ha sido apartado de las negociaciones. Todavía es pronto para saber que significa este gesto.

Share

EL PULSO DE LA LEGISLATURA. PROPUESTAS Y RESULTADOS 0

abr20

Cuando se ha sobrepasado ampliamente la mitad de la legislatura vasca, algunas reflexiones merece la pena hacer, desde lo que está siendo la contribución socialista a la misma. Una contribución que siempre tiene en el centro a los ciudadanos y ciudadanas, y que por eso es capaz de tomar riesgos, entendiendo que el papel de oposición o de gobierno, cualquiera de los dos, jamás debe estar exento de utilidad y eficacia.

Los Socialistas en esta legislatura podemos afirmar que tenemos recorrido, propuestas y resultados.

La empezamos en 2013 parando un proyecto de presupuestos del PNV que solo contenía un brutal ataque con recortes a los servicios públicos, las políticas sociales, y  las inversiones.

La continuamos reclamando planes de empleo, sostenimiento de los servicios públicos, las políticas sociales y las inversiones, y exigiendo para ello una política fiscal vasca que ingresara más recursos públicos y que actuara contundentemente contra el fraude fiscal.

Posteriormente estas políticas se fueron concretando en planes, presupuestos y resoluciones del Parlamento Vasco, y hoy buena parte de lo acordado está en marcha.

Las Haciendas Públicas, las Diputaciones, los Ayuntamientos y el Gobierno Vasco, disponen de más recursos, el dinero llega para sostener las políticas públicas, hay planes de empleo, está creada la Comisión Interinstitucional de Euskadi para la lucha contra el fraude fiscal.

Y hay más, hoy el PSE garantiza en Euskadi la convivencia en pluralidad. Hoy el PSE da estabilidad a una sociedad sin tensionamientos independentistas, en la que se siguen viendo amagos, pero en la que los márgenes para que sean más que amagos, los hemos cortocircuitado notablemente.

Los socialistas trabajamos a favor de la revisión del Autogobierno, somos favorables a su actualización y modernización y también a la clarificación de competencias entre España y Euskadi, algo que se debe hacer mediante reforma constitucional y un sistema Federal.

También trabajamos activamente para que esa modernización institucional se haga en Euskadi, se haga con Diputaciones y Ayuntamientos, y por eso hemos anunciado una propuesta legislativa en tal sentido.

Los Socialistas impulsamos en la legislatura del Lehendakari Patxi López una Ley Municipal, que había sido negada por nacionalistas durante treinta años, que en ese momento fue paralizada por PNV y PP, y que hoy reclaman algunos destacados dirigentes del PNV. El proyecto de Ley forma parte de un compromiso político acordado y firmado dos veces por el actual Lehendakari, y aunque se retrasa su debate parlamentario, su tramitación es inevitable.

Los Socialistas somos decisivos en la defensa de un suelo ético, que garantice la dignidad, la verdad, la memoria, la justicia, de las víctimas de ETA, y de todos los demócratas, por el sufrimiento y daño causado. EH BILDU invita cada poco tiempo al PNV a que se desmarque de ese suelo, a que lo rebaje o a que renuncie a él, nuestra posición política global con respecto al PNV es la que sin duda lo está imposibilitando.

Los Socialistas estamos empujando constantemente al Gobierno Urkullu a defender las competencias del País Vasco frente a todas las políticas recentralizadoras del Gobierno Rajoy. Esto pasa sobre todo en Educación y Sanidad. Nos hemos negado a aceptar copagos y repagos, contrarreformas educativas y el tapón para la creación de empleo público.

En EITB, nuestra iniciativa por un medio abierto a la pluralidad de la sociedad vasca, con una información y con una programación de calidad, y con una dirección que lo garantice, es una constante con múltiples iniciativas y con compromisos para el actual Gobierno, que todavía están por resolver, pero que tienen un mandato parlamentario claro.

Con el Euskera, nuestra defensa de la lengua es tan irrenunciable que no hemos dudado en ponernos enfrente de posturas excesivas y de abuso, con los anuncios de sanción cuando no se use, porque no hay mayor daño a una lengua que el intento de imposición.

Euskadi hoy vive un tiempo de convivencia en la pluralidad. Vive un tiempo de cierto equilibrio. Un tiempo que centra la actividad política en las preocupaciones ciudadanas y no en las aspiraciones partidarias.

Nuestro Autogobierno es mejorable hacia dentro y hacia fuera, pero es prácticamente insuperable. Euskadi no tiene un reto competencial, lo tiene de convivencia, de respeto a la diversidad.

Euskadi tiene problemas de desigualdad entre las personas, de empleo para todos, de mejora de los servicios públicos, de innovación, investigación y desarrollo. De exportar más y a mejores precios. De diálogo social y de condiciones laborales. De financiación a proyectos. De estimulación del consumo.

Euskadi tiene problemas terrenales, por eso hay que pisar suelo, y hay que distinguir entre quienes lo hacemos y quienes flotan.

El Gobierno Vasco no está respondiendo con la suficiente diligencia y solvencia a las herramientas de trabajo que los Socialistas estamos generando. Trabaja lento, retrasa iniciativas y añade poco valor añadido. Esta actitud también es objeto de nuestro trabajo de control parlamentario. Urkullu se enfada a menudo cuando le apremiamos, pero también ha tenido que reconocer públicamente esos retrasos y desajustes con lo pactado. Las dificultades existen pero no nos hacen desistir de lo importante, resolver problemas de la ciudadanía.

El PSE es un Partido de compromisos, de acuerdos. Esta legislatura lo está demostrando ampliamente. Hacemos acuerdos con todos, incluso con los que ayer nos los negaban. Los acuerdos solo tienen un límite el interés público, el interés social. Cuando pasan ese filtro son posibles y así hemos resuelto.

El PSE es un partido necesario para el País Vasco porque sabe convertir su representación parcial, en utilidad para sus votantes y también para el conjunto de la sociedad.

El PSE tiene recorrido, propuestas y resultados.

Share

El FRAC y el KING del PNV 0

abr19

(Artículo publicado en Dato Económico en abril de 2015)

En estas últimas semanas el PNV está empeñado en hacer pasar por el Parlamento Vasco a distintos representantes, todos ellos favorables a la extracción de hidrocarburos no convencionales, más conocido por fracking.

Con estas iniciativas trata de envolver en montañas de papel cuál es su verdadera posición política ante esta opción energética.

Una posición que aparentó tener muy decidida en la legislatura del Lehendakari Patxi López, cuando resolvió que ellos no querían, ni exploración, ni explotación.

Con la actual legislatura del Lehendakari Iñigo Urkullu, de nuevo y por tercera vez, parece que han cambiado de postura. Conviene recordar que la prospección fue iniciada en la legislatura del Lehendakari Juan José Ibarretxe, que continuó durante un tiempo con el Gobierno Socialista, que se paró hacia la mitad de la legislatura, y que ahora ha retomado con muchas ganas el Gobierno Nacionalista.

Quienes comparecen con el ánimo de seguir en el fracking, y tratar de ponérselo más fácil al PNV, hablan de estudios, recursos posibles, reservas sin cuantificar, condiciones medioambientales, riesgos, incidencia en el PIB, rentabilidad, procedimientos de prospección, técnicas de extracción, experiencias internacionales, etc., etc., etc.

El PNV quiere ganar tiempo, quiere que este tiempo sea un tiempo suave. Quiere que en un asunto sobre el que hay una alta sensibilidad institucional, política, asociativa, ciudadana, contraria a este recurso, el debate se produzca con bajo perfil, sin sobresaltos, sin rechazos públicos, a esta política energética nacionalista.

Hay dos cosas que el PNV lleva años sin querer entender, la más evidente que el País Vasco sigue sin tener un Plan Energético. La otra, que la energía del futuro, incluida en este concepto la que ya está funcionando, sólo será viable mediante alto consenso social y político.

A fecha de hoy es un dato cierto que la sociedad vasca está muy decantada mayoritariamente, con muy amplia mayoría, contra la energía nuclear y contra la energía obtenida por fracking.

Siendo esto así carece de sentido el apoyo que actualmente está dando el Gobierno Vasco al fracking, ese recorrido camina hacia un callejón sin salida, como camina hacia un callejón sin salida que necesitando la energía, sigamos sin un Plan Energético, en el que se determine con alto consenso, algo que es más que posible, cuáles son las energías por las que apostamos, en qué proporción y para qué necesidades.

La energía es indispensable para la vida, la disyuntiva es si se tiene que convertir en un lastre con riesgos imprevisibles, o en una oportunidad.

Los Socialistas apostamos porque sea una oportunidad, porque sea un revulsivo creciente para investigar, para innovar, para respetar y proteger el medio ambiente, para asegurar mediante energías limpias, renovables, las necesidades energéticas de la ciudadanía, también para crear nuevas industrias, para crear nuevos empleos.

El PNV hay días que se siente king (rey), y echa mano del frac (traje de etiqueta y ceremonia corta por delante y larga por detrás).

El tratamiento que el PNV, con el Gobierno Vasco a la cabeza, está dando en estos días al fracking sólo se puede entender en la sobreactuación de un impostado reinado y en la impostura de su frac.

Share