Archivo Octubre 2015

SIN EMBUTIDO Y CARNES ROJAS NO HAY PARAÍSO 0

oct27

La Organización Mundial de la Salud acaba de sacudir un buen revés a la vida. A la vida que se vive, porque se siente, porque produce placer, bienestar, mesa y sobremesa.

Su alarmante noticia relacionando la carne roja y los embutidos, y en definitiva cualquier carne, sea del color que sea, por el hecho de estar procesada, con el cáncer, rebosa exageración y algo más que por prudencia no calificaré.

Me siento solidario con criadores de ganado, con productores de carne y embutidos, con cocineros que procesan carne, con parrilleros que transforman en manjares nobles productos cárnicos, y que ahora todos están en entredicho.

La parrilla es peligrosa, la sal, las especias, el pimiento, las chuletas, los fiambres, también.

En un tiempo atrás fue el pescado azul, ahora el blanco, en realidad los dos están bajo sospecha tras sus correspondientes estudios.

No sabemos qué alimento nos va a matar, sí sabemos que el hambre mata todos los días.

Sabemos cuánto mata la especulación, el poder cuando se abusa de él, las injusticias.

Y sabemos lo bien que le viene a todo esto que desviemos la atención a la alimentación y a lo fácil que resulta provocar debates y conversaciones interminables sobre este asunto.

Sabemos que mata la adulteración de alimentos a los que se añaden productos no comestibles por el ser humano.

Sabemos que es perjudicial para la salud la manipulación fraudulenta de alimentos.

Sabemos que a algunas multinacionales productoras o manipuladoras de productos cárnicos, habría que exigirles mucho más en la trazabilidad de sus productos.

También sabemos que mientras una parte de la humanidad no alcanza la adolescencia, otra está empeñada en vivir 130 años, aunque no sepa ni cómo, ni para qué, ni con qué calidad de vida.

Qué malos son los extremos aunque lleven bata blanca de camuflaje. Qué capacidad tienen para enredar en lo pequeño y pasar de puntillas por lo grande.

Vaya forma de dar la noticia. Cuánto recuerda a la gripe A, o al ébola. Vaya forma de provocar estampidas que siempre asfixian al más débil.

A ver ahora a qué hospital se le ocurre poner en su menú, chuletas de Sajonia, fiambre de jamón o pavo o hamburguesas, como viene sucediendo.

Seguramente el informe de la OMS necesita ser tratado con más rigor y con más detalle, seguramente todo estará más matizado y participará de una perspectiva más razonable.

Seguro que sí y seguro que si la OMS hubiera administrado bien la comunicación de la noticia, no estaríamos en estado de alarma, o de indignación.

Está fuera de toda duda que una alimentación ordenada, natural, variada, incide positivamente en la salud. Como también lo está una ingesta razonable de determinados alimentos.

Agradezco todas las recomendaciones que ofrecen mejor salud, las agradezco más cuando van acompañadas de equilibrio con lo que llamaría calidad de vida.

Y agradezco el embutido bien hecho, saludable que lo hay, las carnes procesadas con respeto a su esencia, a su naturaleza, las parrillas de esos fenómenos del asado, los condimentos que realzan sus sabores. De su cantidad, lo dejo a criterio de cada cual, la recomendable, la que te acerque al paraíso.

Share

PROYECTO LEY CAJAS Y FUNDACIONES BANCARIAS 0

oct27

El pasado viernes solicité la comparecencia del Consejero de Hacienda  porque, en nuestra opinión y valoración, con el proyecto de ley de Cajas y Fundaciones Bancarias, no estamos ante un proyecto de ley más y sí ante un proyecto de mucha importancia para nuestro futuro financiero, económico y social.

Estamos ante un proyecto de ley que pretende regular, organizar, la actividad y el gobierno, de cajas de ahorro y fundaciones bancarias.

Estamos hablando del Grupo Kutxabank y de las Fundaciones Bancarias que participan en él, donde hay un activo de 59.000 millones de euros, un volumen de negocio de 109.000 millones de euros, un volumen de obra social en 2013 de 100 millones de euros, 6.454 trabajadores en 2014 y 1.025 oficinas en ese mismo año.

Además este proyecto de ley se presenta en un contexto político cambiante en Europa y en España.

En Europa es cambiante en cuanto al papel y consideración que les merece ahora a las autoridades europeas las Cajas, que es entre bueno y muy bueno o entre necesario y muy necesario, con respecto a las embestidas para su reducción y desaparición, que han aplicado en años anteriores.

En Europa lo que ayer parecía que era una corriente europea contra las Cajas, hoy reaparece ensalzándolas por su papel determinante en el equilibrio en su vertiente social del sistema financiero, además de añadir numerosas loas a su capacidad de proximidad a las economías más pequeñas y diversas.

Hoy contrariamente a lo que se ha dicho en los últimos años desde cierta propaganda anticajas, parece que ni sus días están contados, ni tampoco están en retroceso en cuanto al peso real que ahora disponen.

Si atendemos al reciente dictamen del Comité Económico y Social Europeo parece que las cajas siguen gozando de interés por su vinculación al tejido productivo local, a la cooperación, a las PYMES, a los hogares, y también por su proximidad al cliente.

Desde esta reflexión, con la petición de esta comparecencia del Sr. Consejero, los Socialistas pretendíamos conocer su reflexión respecto a este contexto político cambiante en Europa y también en España por las expectativas de cambio de gobierno y con él, de orientación política en muchas materias, entre ellas también esta. Reflexiones que sin duda  debieran ser observadas en los tiempos y contenidos de tramitación de este proyecto de ley.

Junto a este contexto,  la memoria explicativa del proyecto de ley dice textualmente “que Euskadi tiene la habilitación suficiente para establecer una normativa específica propia para Cajas de Ahorro y para Fundaciones Bancarias”, aspecto que genera márgenes legislativos.

No se me escapa que esa capacidad tiene límites, en la normativa europea y española, como tampoco se me escapa que tiene más márgenes de los propuestos, en el actual proyecto.

Y cómo efectivamente tiene límites y tiene márgenes. El margen es lo que hay que explorar, en el margen es donde tenemos que concentrar nuestra capacidad legislativa como vascos, y es ahí donde quise saber el criterio del Sr. Consejero, preguntándole algunas cuestiones de gran importancia para los Socialistas.

La primera, se refirió a cómo con esta ley se garantiza en el tiempo la propiedad pública de Kutxabank.

La segunda,  a cómo se garantiza que los patronos sean buenos gestores y buenos profesionales, bajo qué procedimiento se resuelve la garantía de esos atributos.

La tercera, cómo se garantiza la pluralidad de la sociedad en unas entidades que pertenecen a la propia sociedad.

La cuarta, cómo se garantiza que los intereses colectivos, públicos, de equilibrio inversor, crediticio, de servicios, no se descompense territorialmente ni sectorialmente.

La quinta, cómo se garantiza una obra social equivalente o mejor, a la de estos años, en función del volumen de negocio y resultados.

La sexta, cómo se garantiza el empleo del Grupo Kutxabank que también constituye una aportación social y que ya se ha anunciado un plan para su reducción.

La séptima, cómo y con qué medios va a ejercerse esa figura del protectorado que establece el proyecto.

La octava, qué le parece que el presidente de Kutxabank anuncie la necesidad de reducir gastos doblándose el salario como primera medida. Si considera esta medida un ejemplo de profesionalidad y una lección de gestión eficaz.

Tengo que añadir que no recibí del Sr. Consejero ni valoraciones ni explicaciones que arrojaran luz a mis planteamientos, lo que puede traducirse en una falta de respuestas políticas desde la voluntad del legislador, a las que tendremos que ir dando contenido a través de la tramitación parlamentaria del proyecto de ley.

Share

URKULLU TIENE QUE DAR EXPLICACIONES 0

oct16

El escenario creado por el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Vizcaya con la aplicación de la reforma fiscal debatida y acordada en el Parlamento, legislada por las Juntas Generales y ejecutada por las Diputaciones Forales, exige inmediatas y claras respuestas por parte del Lehendakari, como así se lo exigimos en el pleno parlamentario del jueves.

De la aplicación de esa reforma fiscal, de sus resultados económicos, dependen los presupuestos en curso, su cumplimiento, y también los recursos con los que se confeccionarán los de 2016.

Del cumplimiento de la reforma fiscal y de los presupuestos dependen muchos ciudadanos y ciudadanas, que son los destinatarios de nuestras políticas. Esos ciudadanos y ciudadanas a los que el PNV les negó estas oportunidades en la legislatura del Lehendakari Patxi López, sólo por dañar a los Socialistas, aunque fuera a cuenta de los intereses y necesidades de vascos y vascas.

De momento lo que hay a la vista es una gran ceremonia de confusión y lo que es peor, desconfianza sobre el proceder político de la Hacienda de Vizcaya. Desconfianza sobre la voluntad de llevar a efecto los presupuestos vigentes aprobados por el Parlamento, patrimonio no de sus autores y sí de la ciudadanía vasca. Desconfianza sobre las intenciones nacionalistas en torno a recuperar la política de recortes con la que se estrenó y estrelló el Sr. Urkullu en el inicio de su legislatura. Desconfianza y sospecha de que a menos recaudación mejor para presentarse ante una negociación presupuestaria cicatera, para después dejar margen expansivo al Gobierno en la recta final de legislatura y en año electoral.

Muchas incógnitas con un protagonista principal, el PNV en Vizcaya y en Euskadi, y con un Gobierno Vasco, en el que su portavoz habla de ajustes y recortes, su Consejero de Hacienda de inejecuciones presupuestarias, y el Lehendakari está ocupado en trasladar sus enseres de Ajuria Enea a Durango perdiendo la mirada de Álava a su paso por el Pantano.

No es un secreto que el PNV llegó a remolque a la actual reforma fiscal, que no la ha desarrollado en su plenitud, que se niega a fijar objetivos económicos en la lucha contra el fraude fiscal, algo que lleva haciendo la Agencia Tributaria de España desde hace 8 años, o que no es la primera vez que ordena aplazar pagos de impuestos para disminuir ingresos en un año y trasladarlos al siguiente.

Tampoco es un secreto que las inejecuciones presupuestarias se dan todos los años, pero lo que es lamentable es que se juegue con ellas dos meses y medio antes de cerrar el año, porque ponen de relieve la voluntad de ir por ese camino, o dicho de otra forma, de jugar caprichosamente con los compromisos presupuestarios.

Urkullu tiene que dar la cara. Los Socialistas se lo exigimos con la legitimidad que da el estar comprometidos con una política constructiva en favor de la ciudadanía, que se ha concretado en conseguir más ingresos para impedir recortes, defender los servicios públicos, atender las políticas sociales, acordar planes de empleo y ayudar a la economía productiva.

Estas políticas que se han plasmado en la política de ingresos y gastos reflejados en los  Presupuestos hoy están en cuestión, y por eso hemos requerido al Lehendakari a que aclare si esto va a afectar a la Sanidad, a la Educación, al Empleo, a la Inversión o a la Investigación. Una preocupación que ha llevado a la Secretaria General, Idoia Mendía, a pedir una reunión urgente al Lehendakari, para tratar esta situación.

La actitud del Consejero de Hacienda ha encendido más las alarmas cuando ha restado importancia a la caída de recaudación en Vizcaya, en una cantidad cercana a los 200 millones de euros, como si esa cantidad tuviera la misma importancia que la propina que se puede dejar cuando se toma un café.

Que la reforma fiscal en curso es útil está fuera de dudas, que da los resultados esperados también, así se está comportando en las Haciendas de Gipuzkoa y de Álava. Una reforma fiscal que sigue teniendo margen de desarrollo y mejora, en las herramientas aprobadas por el Parlamento en la armonización fiscal, en nuevas tasas, en tipos impositivos, en deducciones, en objetivos económicos en el fraude, o en más y mejores medios para esta actividad.

Sin embargo el Consejo Vasco de Finanzas del miércoles pasó sin pena ni gloria ante el incumplimiento de un Territorio y el cumplimiento de dos, lo que indica un cierre de filas nacionalista, un deseo de tapar, ya que el Consejo, hoy, en monocolor.

Es muy decepcionante ver a un Consejo Vasco de Finanzas despreocupado por lo que ocurre en la recaudación y sin reacción ante las medidas a tomar para que esto se corrija.

Es muy decepcionante que una Diputación diga que no va a recaudar lo previsto y que no explique el porqué.

Es muy decepcionante la inhibición del PNV ante graves problemas como éste y la falta de liderazgo del Lehendakari para comprometerse y evitarlos.

El Lehendakari está emplazado a dar explicaciones y a proponer soluciones, a lo que ellos y sólo ellos y nadie más que ellos hacen mal, sabiendo que los Socialistas vamos a ejercer la misma firmeza en la elaboración de acuerdos para la ciudadanía como en su cumplimiento.

Share

EN LA GRANJA DE PEPITO, IA, IAE 0

oct6

(Artículo publicado en Dato Económico en Octubre 2015)

El IAE, Impuesto de Actividades Económicas en Vitoria-Gasteiz, empieza a ser un firme candidato al libro de honor de los despropósitos políticos. Su reciente subida del 41% y el inicio de su aplicación en estos días así lo avalan.

Su origen es tan oscuro como chapucero. Su permanencia desde su aprobación por PP y BILDU, en 2014, tan esperpéntica como confusa. Su corta vida alimentada por el PNV, tan engañosa, como absurda. Su futuro tan incierto como bochornoso. Con un poco más de rima a Joaquín Sabina le daría para una canción.

Que un impuesto aumente de la noche a la mañana el 41% necesita tanta explicación para su justificación, que a falta de tal abundancia, se ha optado por el silencio. Un silencio que cubre toda su gestación y que se prolonga un año después.

Nadie hasta la fecha, ha explicado como se merece, cómo se llega a ese 41%, cuales son los criterios fiscales para su aprobación, a qué línea de política fiscal obedece, cuál es su armonía con una fiscalidad progresiva, etc., etc.

Sus protagonistas PP y BILDU, han dado la callada por respuesta, y una vez que el Sr. Maroto no repitió en la alcaldía, el PP se ha apresurado a cambiar de postura.

El PNV, que se opuso frontalmente en su día a esta subida, se comprometió con su rectificación, y así lo aseveró en campaña electoral el candidato, hoy Alcalde, Sr. Urtaran.

De hecho y con intención de convertirse en derecho ya existe en la Diputación Foral de Álava, un borrador de proyecto de norma, con regulación para todos los Ayuntamientos Alaveses, por el que se permite que mediante bonificaciones, las subidas del IAE tengan la moderación y correspondencia con los tiempos que envuelven a la actual actividad económica.

Igualmente en el ámbito estrictamente político existen suficientes voluntades para conformar una mayoría, que repare este desaguisado.

El inicial compromiso del PNV, la hoy rectificación del PP y la posición del PSE-EE, en el Ayuntamiento, en las Juntas Generales y en la Diputación Foral de Álava, así lo confirman.

Así las cosas, ¿por qué se persiste en el error?

¿De quién es rehén el Alcalde? ¿A quién le teme?.

El Alcalde de Vitoria-Gasteiz, entretiene a quien le pregunta con la explicación de la mala situación económica del Ayuntamiento, con su falta de liquidez, dando a entender dos cosas a cada cual peor, que desconocía la situación del consistorio donde era Concejal y Portavoz; y que toda la penuria económica del mismo se la quiere cargar a un impuesto y a una actividad.

Es evidente que aquí falta explicación, y que la que falta no es de naturaleza estrictamente económica.

El PNV ha dado muchos pasos de calado para oponerse a esta medida. Lo ha llegado a escenificar con toda solemnidad en un encuentro del máximo nivel en la Administración Local, entre el Alcalde y el Diputado General.

Pero sorprendentemente la confusión lejos de parar va más allá, porque al tiempo que el Alcalde gira los nuevos y carísimos recibos, anuncia otra fuerte subida en el mismo impuesto para el año 2016. El esperpento tampoco conoce límites, porque ahora casi nadie de sus protagonistas, se mantiene en sus posiciones iniciales, PP y PNV, las han cambiado, y tampoco lo han explicado.

Conviene una reflexión tan serena como urgente. Un procedimiento que ponga cordura. Y una reparación razonable sobre un impuesto que ha dejado de tener la consideración de fiscal para instalarse en el de confiscatorio.

Share