Archivo Diciembre 2015

APORTACIONES 0

dic7

(Artículo Publicado en Dato Económico. Diciembre 2015)

La Ley 2/2007 de 23 de marzo, de Metodología de Distribución de Recursos y de Determinación de las Aportaciones de las Diputaciones Forales a la Financiación de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma del País Vasco, lleva varios años sin renovarse.

Curiosamente durante los años 2011 a 2015, en el Consejo Vasco de Finanzas, se han sentado hasta cuatro fuerzas políticas diferentes, sin que se produjeran propuestas para su modificación.

En estos días se ha insistido sobre la necesidad de reformar la actual Ley de Aportaciones.

Formalmente toca hacerlo. Desde 2011 se viene prorrogando la que hoy está en vigor.

Lo más llamativo de quienes están pidiendo su revisión es que no dicen para qué.

Revisar una Ley de Aportaciones sin que quien lo pide no haga aportaciones es poco serio.

Los Socialistas cuando hemos querido un debate sobre asuntos legislativos, sí hemos planteado para qué. Lo hemos hecho en la Ley Municipal, en la Ley de Vivienda, y más recientemente en la Ley de Territorios Históricos.

También se ha usado el argumento inconsistente de que la propuesta de nueva Ley debe salir del Consejo Vasco de Finanzas, mediante acuerdo de las Instituciones que lo componen.

De nuevo argucia retórica para no mojarse. La competencia legislativa no impide a nadie cuando quiere que se modifique una Ley, definir por qué y el para qué.

Buen ejemplo de ello se puede encontrar en la Reforma Fiscal, propuesta por los Socialistas, debatida en el Parlamento Vasco, resuelta políticamente en esa Cámara y trasladada después a las Diputaciones Forales y Juntas Generales de los tres Territorios, para su legislación.

La Ley de Aportaciones debe ser revisada, pero no en barbecho. Tampoco bajo ambiente de agravios territoriales. Menos para poner en cuestión políticas de igualdad para toda la ciudadanía vasca, como es la Educación, la Sanidad, o determinadas Políticas Sociales. De ahí la necesidad de hacer un debate político previo que determine objetivos y que persiga consensos.

Hoy el Consejo Vasco de Finanzas tiene una composición política  monocolor, todos sus componentes son del mismo Partido. Parece aconsejable que dispongan de más criterios que los suyos, y que las propuestas que puedan dar paso a un Proyecto de Ley, cuenten con la pluralidad política y también de intereses que existe en la sociedad vasca.

Cómo se obtienen los recursos por parte de las administraciones que los recaudan, qué sucede cuando no se cubren los ingresos previstos, cómo se ajustan los desfases territoriales de recaudación, debe ser debatido con serenidad y con propuestas.

Definir mejor cuales son las competencias de cada institución, cuánto cuestan, con qué medios se desarrollan, es previo a cómo ha de repartirse el dinero.

Asegurar las políticas de igualdad para toda la ciudadanía vasca, sin que sea un condicionante el Territorio en el que viven, también debe constituir un objetivo de la futura Ley de Aportaciones.

Este es el debate político pendiente, un debate de modernidad institucional y de adaptación a las necesidades ciudadanas de los años futuros.

Necesitamos orillar el agravio provinciano y apostar por una ciudadanía que tuviese iguales derechos.

De este debate no se escapa la Ley Municipal, la de Territorios Históricos, y alguna más.

La Ley de Aportaciones, necesita nuevas aportaciones.

Share