escrito

  • 02.05.2016
  • 11:12
  • Txarli Prieto

PAPELES DE PANAMÁ 0

may2

(Artículo publicado en Dato Económico en mayo de 2016)

Los llamados papeles de Panamá han puesto de manifiesto dos cosas de incalculable valor para el avance en la lucha contra el fraude fiscal.

El primero, que ya no hay lugar que por opaco se considere seguro para esconder el dinero fraudulento, o para escaparse de tributar en tu país sin que se sepa. Suiza, Luxemburgo, Andorra, Panamá,…

El segundo, que este tipo de revelaciones exige de inmediato que Gobiernos y autoridades de todo tipo se vean obligadas a actuar y a dar explicaciones públicas al respecto.

Las declaraciones de Obama, advirtiendo y añadiendo que el problema está en que muchas de esas operaciones son legales, suponen toda una declaración de intenciones sobre la necesidad de una política internacional contra el fraude fiscal, contra el fraude a gran escala. Y supone un enorme sopapo a quienes hoy aparecen en listas y ayer eran maestros de la ética.

La ciudadanía, la inmensa mayoría de la ciudadanía, esa que se mueve en una economía moderada, esa que sí paga puntualmente sus impuestos, esa que nutre mayoritariamente los recursos de las arcas públicas, esa que garantiza los servicios públicos y las políticas sociales, hace muy bien en ser cada vez más exigente en la lucha contra el fraude fiscal, aprovechando cualquier oportunidad que se le brinde como ocurre en esta ocasión con los papeles de Panamá.

Cada euro que se defrauda, y cada euro que no se tributa en el país que te garantiza servicios públicos, reduce recursos para la sanidad, educación, infraestructuras, cultura, o cualquier otra política pública.

Cada euro que se defrauda castiga y daña a quienes pagan, invierte negativamente la solidaridad, rompe la progresividad en el pago de impuestos, fomenta la injusticia social porque añade desigualdad.

La fiscalidad debe formar parte de la educación en valores. Debe desarrollarse con una filosofía positiva. Los impuestos en las sociedades democráticas se transforman en salario colectivo en especie. Se transforman en mejor calidad de vida. En decisiva atención para quienes menos tienen.

Cuando muchas veces se oye que no hay dinero para las políticas públicas, basta con echar un vistazo a las noticias y sucesos sobre el fraude fiscal y la elusión fiscal, para desmontar tal afirmación.

Ciertamente entre el fraude fiscal y la elusión fiscal hay una delgadísima línea de separación. Pero hay una misma intención no pagar impuestos, aunque sea retorciendo la interpretación de las leyes, incluso aunque sea aventurándose a una obligada rectificación posterior por parte de los poderes públicos.

La fiscalidad moderna necesita como mucho de algunos retoques en lo que se refiere a figuras y tipos impositivos. Donde necesita de cambio profundo, es en tres aspectos. En el que se refiere a que todos paguemos proporcionalmente de acuerdo con nuestros recursos; en el que se refiere a que todos los rendimientos tributen de forma similar con independencia de su procedencia; en el que se refiere a una fiscalidad europea, con mucha seguridad jurídica en su desarrollo.

No resulta creíble querer cruzar el charco para perseguir paraísos fiscales, cuando en Europa hay unos cuantos más o menos declarados, y cuando en Europa la fiscalidad sigue siendo un factor de diferenciación entre países, sigue siendo un arma arrojadiza en la competencia económica, que da un resultado de desigualdad y recortes en las necesarias políticas sociales destinadas universalmente a la ciudadanía.

La fiscalidad es el instrumento decisivo para el reparto de la riqueza, para reparar el desequilibrio en los medios de vida de las personas, para fomentar la convivencia, para mejorar la democracia, para aumentar la libertad.

La lucha contra el fraude fiscal, debe pasar a una guerra sin cuartel. Con toda seguridad hoy no existe otra política más rentable y edificante en términos de economía social.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: