escrito

  • 20.05.2016
  • 11:39
  • Txarli Prieto

LA CAPITAL DE URKULLU 0

may20

En las últimas semanas el señor Urkullu, siguiendo la política laboral impuesta por el PP mediante su nefasta reforma, ha decidido desdoblar su actividad laboral, convirtiendo su contrato temporal como Lehendakari, en un contrato a tiempo parcial por la misma actividad y otro hasta cubrir la jornada como candidato por Álava.

En esta segunda actividad, quizás ya más intensa que la anterior, hace unos días en el primer Foro Económico de Álava organizado por la revista Dato Económico, a pregunta de un asistente en la que se le solicitaba el sí o el no a considerar Vitoria-Gasteiz como la Capital de Euskadi, contestó con total rotundidad con un SÍ. Su afirmación produjo un notable murmullo conectado con toda seguridad con el oportunismo desplegado en su aseveración.

No pasaron muchos minutos sin que su respuesta se aditivara con otras consideraciones a modo de suavizante o más bien de disolvente.

Urkullu, aprovechó otra pregunta para recordar que Vitoria es sede de las Instituciones, que disponía de un canon de capitalidad y que se participaba desde los presupuestos del País Vasco en una serie de inversiones. Citó la Estación de Autobuses, el Palacio Europa o la Avenida Gasteiz.

Al candidato Urkullu, una vez más, su ansiedad por hacer un curso acelerado de vitorianismo y alavesismo, suspendido durante tres años y medio de legislatura y rescatado para la campaña electoral, le ha dejado al descubierto de la peor manera posible, disfrazándose con plumas ajenas.

Una Capital se define por ser el centro urbano específica y oficialmente designado como el lugar más importante y central de un territorio. Por ser la sede donde un Gobierno realiza  el mayor número de actividades económicas. Por ser el lugar de mayor movimiento cultural, de mayor oferta de entretenimiento. Por ser un centro económico, social, de eventos, de recepción de turismo, con un protagonismo sobresaliente.

No parece que esta sea la realidad.

Hasta en las filas del PNV hay malestar por cómo se gestiona en Euskadi la programación de Congresos, como así lo ha puesto de manifiesto el PNV de Gipuzkoa.

El candidato Urkullu se burla de la ciudadanía de Vitoria-Gasteiz, cuando vincula a la consideración de Capital, obras y financiaciones obtenidas por acuerdos políticos nacidos de pactos presupuestarios, en el Gobierno Socialista del Lehendakari Patxi López, y mantenidos en los acuerdos alcanzados con el Grupo Parlamentario Socialista en la actual Legislatura. O cuando vincula a la consideración de Capital inversiones a las que está obligado.

El candidato Urkullu se burla de la ciudadanía a la que personalmente le va a pedir el voto cuando frena las inversiones en el Tren de Alta Velocidad y cuando habla pero no actúa en la extensión del Tranvía.

El SÍ de Urkullu a Vitoria-Gasteiz Capital de Euskadi, esta hueco, vacío de contenido, y se parece en exceso a una provocación.

Urkullu candidato no está obligado a querer que Vitoria-Gasteiz sea la Capital de Euskadi. Urkullu Lehendakari sí está obligado a ser más respetuoso con Vitoria-Gasteiz en sus palabras, en sus actos, y en los tiempos como Lehendakari y como candidato.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: