escrito

  • 06.10.2017
  • 05:29
  • Txarli Prieto

CARTA ABIERTA A LA NIEBLA 0

oct6

No hay tratamiento posible si no se estudia la enfermedad.

Las bombas no son responsables de su explosión, quienes las construyen y las detonan sí. También lo son de los daños producidos.

En política negar lo sucedido, mirar para otro lado, o aducir amnesia, aproxima a la repetición del error.

Recordar errores no debe servir para atormentarse, sí para aprender de ellos y superarlos.

Entre quienes respetamos la Constitución, no debiéramos perder el tiempo, ni despistar a nadie con acertijos sobre quién ha hecho enfermar la legalidad y la democracia en Cataluña.

Solo los independentistas son los responsables de conducir a la ciudadanía a un callejón sin salida independentista. Pero, ¿tienen salida Constitucional?

Claro que la tienen, porque las Constituciones son en esencia espacios de convivencia entre diferentes. Espacios que pueden ser reformados para que la democracia sea más acogedora y más integradora.

La enfermedad y la explosión está en el independentismo, la mejor demostración de ella son las bajas que están causando sus portadores desde hace tiempo, y de manera más acusada y sonora en esta semana.

Dicho esto la deriva en Cataluña no empieza en la semana del 1 de octubre.

El Gobierno Rajoy no es ajeno a lo que allí acontece. Su partido tampoco.

No es de recibo que se pretenda ignorar que con el Gobierno de Zapatero, Cataluña ya encontró la renovación del pacto autonómico en 2010, y que éste fue dañado por la irresponsable acción política del PP, generando anticatalanismo y ciertas dosis de humillación a los catalanes.

El Gobern de la Generalitat es cierto que se ha convertido en un grupo antisistema, deslegitimándose en cada una de sus actuaciones. La ilegalidad está solo en ellos. El pecado en ambos. El problema en todos.

Y si tenemos un problema invocar ante él solo la ley, la justicia y la policía, es no entender para qué sirve la política, o pretender que la política no sirva para nada.

A guardar y hacer guardar la Constitución pocos nos pueden superar a los Socialistas. Ésta y las anteriores. Lo hemos hecho hasta en situaciones límites, no aceptando jamás el chantaje, aunque en ello nos fuera la vida.

Los demócratas, los que respetamos la ley, los que accedemos a sus cambios por procedimientos escrupulósamente democráticos, por esa actitud, estamos legitimados para defender y ejercer la libertad. Una libertad en la que cabe la crítica y la diferencia, porque si no fuera así, para qué queremos la Constitución. ¿Para comportarnos como legión, para ir uniformados, para amasarnos en el pensamiento único?

La vicepresidenta del Gobierno de España no es el problema. La policía tampoco. Equivocarse gravemente en las órdenes que se dan a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y añadir en algunos casos más problema al problema, sí es un problema. Que nadie se haga responsable también es un problema.

La imagen de España ha quedado tocada y ha sido cuestionada fuera de aquí, en muchas democracias, por falta de tacto y visión política.

El PSOE, desde su autonomía política, está emplazado a distinguir entre la necesaria unidad de acción política en defensa de las leyes y de la democracia, y la exigencia de corrección de errores y de asunción de responsabilidades cuando sea necesario.

Hace unos días en el Parlamento Catalán la mayoría independentista quitó la voz a quienes no lo son.

En el Parlamento de España la unidad impostada o acrítica no debe dejarnos mudos.

Apelación al diálogo en democracia para resolver problemas, siempre. Apelación y práctica del diálogo. Diálogo que se ha practicado en este País hasta en situaciones excepcionales por dramáticas, y en otras muchas que sin llegar a serlo sí han sido muy convulsas.

En política, apelando a la Constitución y a los derechos también existe la buena y la mala política. Nuestra obligación es distinguir la una de la otra, acercarnos a la que une, resuelve y es útil, y ensanchar su espacio.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: