Archivo Octubre 2018

LA CACERÍA 0

oct2

En política solo hay que tener miedo a no defender a los tuyos, nunca a los excesos de los otros.

La cacería de las derechas, política, económica y mediática, al Gobierno Socialista, no ha hecho más que comenzar.

Las derechas no están preocupadas ni por los master, ni por con quién comes, ni por lo que hablas en privado, mucho menos por si no has tributado correctamente en alguna ocasión.

Las derechas han defraudado hasta el infinito y más allá; inventaron los paraísos fiscales, los dotaron de recursos burlados a la Hacienda pública; hicieron investigación, desarrollo e innovación con la ingeniería fiscal. Las derechas se han saltado las reglas de la ética, la solidaridad y el interés público siempre que han podido, que son menos veces que siempre que han querido.

Han despreciado al diferente, a quien tiene pocos recursos, a quien necesita de lo público para formarse, para cuidar la salud.

Estas derechas que han recortado el gasto público, que han encarecido la vivienda, que han encarecido la enseñanza, recortado las pensiones, privatizado parte de la sanidad, lo que les preocupa es el negocio que tenían montado y que se les ha frenado en seco, con el Gobierno Socialista.

A Rajoy con sus Casados y Marotos que alentaban el “Luis se fuerte”, ¿alguien cree que le preocupan las cosas con las que se ocupan para atacar al Gobierno Socialista?.

Las derechas que cuentan con un considerable apoyo mediático pretenden mediante estos ataques personales crear un ambiente de catetos, un ambiente zafio y patán, en el que los logros del Gobierno queden desdibujados, en el que sus apoyos ciudadanos presentes y futuros caigan en el desánimo En buena parte del ruido mediático no hay búsqueda ni de la honestidad, ni de la verdad, solo hay cacería, y esto a quien más debiera preocupar es a los profesionales de la información, porque su tarea es fundamental para la democracia.

Pero ningún ruido o contaminación de las derechas va a parar la realidad.

La revalorización de las pensiones, la eliminación del copago farmacéutico, la percepción del subsidio de desempleo, la atención a personas necesitadas para que dispongan de energía, el compromiso de mejorar el gasto público, han llegado ya, y no hay ruido que las silencie. Que se ejecuten en buena medida dependerá de que existan presupuestos expansivos como quiere Pedro Sánchez.

Mientras se despeja esta incógnita, no hay necesidad de ponerse nerviosos. El Gobierno está haciendo bien su tarea de enseñar a la ciudadanía en qué y en cuánto podemos mejorar colectivamente. El Gobierno no está resistiendo porque está ofertando políticas, porque está consiguiendo acuerdos de mayorías en el Congreso de los Diputados, y porque se soporta bien la presión de CIUDADANOS y el PP, mientras se sirva a la ciudadanía, haya conexión con ella, porque la ciudadanía sabrá valorarlo.

Algunos insisten en que este Gobierno es débil por tener 84 diputados, bendita debilidad la que con 84 está llevando a la desesperación a las derechas.

Otros, con perfil y sentido de la responsabilidad diferente dicen que la paciencia se agota, cuando no han pasado ni cuatro meses desde la puesta en marcha del Gobierno.

Otros, con escaso sentido de la responsabilidad, si es que algo les queda, llaman a tomar las calles, a generar altercados y a deteriorar más la convivencia, convirtiéndose así en los mejores aliados de las derechas.

Con este panorama, saber que existe un Gobierno serio, firme, social, dialogante, es para celebrarlo. Que dure en el tiempo será beneficioso para la mayoría y para el futuro.

Share