escrito

  • 22.10.2018
  • 11:42
  • Txarli Prieto

EL BARULLO DE LA DERECHA 0

oct22

Los Presupuestos Generales del Estado están siendo en estos días pasto de sesudos comentarios por parte de la derecha política y mediática. Los unos y los otros ponen el acento en la peligrosidad de los posibles aliados, en la inviabilidad de las cuentas, y en el liderazgo de la interlocución.

Ver la cantidad de especulaciones que se suceden, la significancia de los matices y los desastres que se anuncian, resulta muy conmovedor.

Cuánta desesperación destila la derechona y con razón.

Les resultará duro, pero es así, este Gobierno tiene vocación de durar y lo va a conseguir.

La duración no dependerá de cuándo se convoquen las Elecciones Generales. Dependerá de cuanto haya comunicado con la ciudadanía.

Efectivamente estamos ante una cuestión de cantidad, que después se convertirá en calidad.

Que haya Presupuestos es una cuestión de cantidad. De cuánto dinero de sus impuestos se devuelve a sus tributadores. De cuánta igualdad se recupera. De cuántos queremos sumarnos para reforzar una mayoría social de izquierda, progresista.

El Gobierno de Pedro Sánchez difícilmente va a comunicarse con la ciudadanía a través de la comunicación privada.

En la comunicación privada tiene más peso que el líder de uno de los partidos con los que se puede sumar para que se aprueben los Presupuestos, visite a un preso en la cárcel, que las políticas sociales que en ellos se contempla.

Les entendemos, quien paga manda, pero para su desgracia no gobierna.

De ahí que estemos templados y optimistas.

Gobierna quien está en disposición de ofrecer políticas públicas a la ciudadanía y quien tiene la última palabra en el Boletín Oficial del Estado.

Y esto es lo que está haciendo el Gobierno cuando acuerda la subida del IPC de las pensiones, cuando incrementa el 23% el Salario Mínimo, cuando anuncia el bono social en la energía, o cuando destina recursos para que las Comunidades Autónomas puedan mejorar su Sanidad y Educación.

Hoy hay una comunicación directa con la ciudadanía más allá del barullo, porque hay políticas directas para las personas, y eso sí que llega, llega a millones y millones de personas.

Cumplir con todos los objetivos del Gobierno Socialista dependerá de la disposición al pacto de una mayoría parlamentaria.

Si no se consiguiera la ciudadanía sabrá por qué y para qué se necesita una mayoría social comprometida y solvente, una mayoría socialista.

Share

subscribete vía RSS

No hay comentarios para este post.

Por favor, realice los comentarios que desee

*campos obligatorios

Please leave these two fields as-is: