escrito

  • 11.06.2010
  • 11:58
  • Txarli Prieto

Muy personal 1

jun11

De la vida me interesa casi todo. Mi curiosidad sólo limita con mi capacidad y con una lógica distribución del escaso tiempo que tiene un día de 24 horas. Cualquier momento, lugar o situación personal, es susceptible de una oportunidad inadvertida hasta el instante en que se produce. Leer “los viejos camaradas” de Santiago Carrillo, la cocina de Leonardo da Vinci. Escuchar a Mozart, hacer complicidad con la poesía de las canciones de Joaquín Sabina. Disfrutar de la cocina sin mirar el reloj, tratar de seducir con su resultado. Apreciar un vino de Rioja, contrastarlo con otro de Jumilla. Cultivar las hierbas aromáticas que después llevaré a mis platos. Rastrear rastrillos y mercadillos. Asistir a ferias de anticuarios . Reciclar objetos y encontrar su sitio y utilidad. Sentirse utilizado por el gato que te quiere para que lo alimentes y poco más. Ver correr y volar perdices por caminos de parcelarias y monte a través. Llegar hasta ese salto de agua que permanece oculto. Manchar un óleo sintiéndose Modigliani. Sentirse abrazado por las olas del mar. Conversar, compartir, reír, soñar. Ver jugar a la selección española de fútbol. Tomar un combinado desde un frontón con dos rojos y dos azules o si se tercia, uno y uno en la cancha. Son sólo algunas de mis aficiones.

Sentir, sobre todo sentir, es lo que más sentido tiene en la vida y lo que más vida da a los sentidos, para regular las emociones y las aficiones.

Share