post recientes Tenemos 383 artículos hasta ahora

MEMORIA Y CONVIVENCIA. QUÉ HA CAMBIADO 0

ene26

Hoy se ha acordado la constitución de la Ponencia de Memoria y Convivencia en el Parlamento Vasco. Una Ponencia que trabajó en la novena legislatura, que no lo hizo en la décima, y que se reanuda en la recién estrenada.

Una Ponencia que ha contado con la colaboración de todos los grupos excepto el Partido Popular.

Las razones de los Populares para no participar han sido dos, la no aceptación por BILDU del suelo ético acordado en la novena en la que no participaron por estar ilegalizados, que no asumieron en la décima, y que también orillan en la actual. La inconveniencia de aparecer mezclados con quienes no expresan con rotundidad la condena del terrorismo de ETA.

Desde entonces a hoy qué ha cambiado nos preguntaban a los Socialistas los Populares.

Sobre todo han cambiado tres cosas.

Que ETA no actúa. Que llevamos cuatro años sin atentados. Que llevamos cuatro años sentados en la misma Cámara hablando de esto aunque se haya hecho en ese formato. Que han pasado cuatro años más de duelo. Que la política está hoy más emplazada que ayer para acompañar al conjunto de la sociedad en la memoria, atención y reparación a las víctimas. Que los valores y derechos fundamentales de las personas hay que defenderlos y protegerlos mirando al futuro sin olvidar el pasado en vez de mirar al pasado sin pensar en el futuro.

Una Ponencia es un formato más de los que existen para trabajar en la actividad parlamentaria. Es un formato de debate interno, menos expuesto al público, con normas más flexibles, con procedimientos de convocatoria y opinión más ágiles, pero igualmente público y transparente en las posiciones de cada participante, y por supuesto absolutamente transparente en sus resoluciones.

Que un grupo se niegue a participar en una Ponencia es posible pero resulta chocante que sí se acepte hacerlo en las Comisiones, en los Plenos, o en otros actos que sí compartimos.

Es cierto que lo que defiende BILDU en nada ayuda. Buena parte de la intervención que hoy ha hecho ha sido más útil para rechazar la Ponencia que para crearla. Pero siendo esto así, qué sentido tiene que sigamos aplazando el debate. Cuál es la utilidad de no hablar. Si nadie cambia su posición, cuántos años más debieran pasar para poder abordarlo.

Esta Ponencia arranca con dificultades, de eso no cabe duda. Escuchar de boca de BILDU que hoy se persigue y encarcela por motivos sociales, políticos y profesionales o que para que haya Paz y Convivencia hay que desalojar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, hace más ardua la tarea. Querer equiparar violencias para diluir en ellas a ETA como hace BILDU, aleja el acuerdo.

Aun así y con todas las cautelas necesarias la tarea de la política es la de dialogar para superar dificultades. Así lo haremos siendo fieles y firmes con nuestras convicciones democráticas.

Share

NADIA 0

ene5

(Artículo publicado en Dato Económico, enero de 2017)

El asunto Nadia no debe despacharse como un supuesto problema de estafa. En todo caso esa parte le corresponde a la Justicia y que sea ella la que lo resuelva.

Lo que nos corresponde al resto de la ciudadanía es determinar cuál ha sido el cúmulo de errores cometidos por nosotros, porqué han sucedido y cómo intentaremos reducir o evitar que en el futuro la imbecilidad sea un fenómeno de masas inducido por quienes deben aportarnos las noticias.

Asuntos como este ponen en jaque el papel de la información, también el de cómo se ejerce la solidaridad y sobre todo el concepto que la ciudadanía tiene del servicio universal de nuestro sistema de salud.

Durante mucho tiempo Nadia y sus padres han sido alimento de platós de televisión, han sido crónica social de máxima audiencia y han recorrido editoriales y telediarios, con un supuesto drama en el que nadie se preocupó de comprobar nada por lo fácil y barato que resultaba tirar de lágrima fácil y de falsa por impostada solidaridad.

Quienes tan celosos son del bien absoluto que supone el derecho a la información, debieran reflexionar sobre si su proceder para con la información en este caso y en similares, es un valor o un contra valor.

Situar en primera plana asuntos tan delicados como este y parecidos sin la más mínima investigación y sin un código deontológico que haga de necesario filtro, solo vale para moverse en el más burdo oportunismo y en un abuso de la capacidad para comunicar con la sociedad.

Aquí hay más que una supuesta estafa, hay varias supuestas estafas, por lo menos en términos sociales.

España tiene, porque así lo soportamos con nuestra decisión política y con nuestros impuestos, un sistema de salud envidiable en el mundo entero. Y no sólo lo es por su carácter universal y gratuito, lo es también por su enorme calidad, y porque demostrado queda que lo que en nuestro sistema sanitario hoy por hoy no se resuelve, menos se resuelve a golpe de talonario, de curandero, o brujo con o sin cueva.

Sin embargo en nuestro país el catetismo es tan abundante que pocos han reparado en la necesidad de defenderlo y protegerlo. Porque si así hubiera sido, en vez de armar una campaña de solidaridad económica para una supuesta dolencia y un imposible tratamiento, se hubiera organizado una exigencia de atención sanitaria en el lugar más próximo a la residencia de la afectada.

Ante casos así es tan lamentable como real la aparición de la explotación del sollozo repentino, de la solidaridad del calentón, y de la ternura exprés.

Quizás esto ocurra porque acostumbrados como estamos a soportar estoicamente tanta injusticia y vulneración de derechos fundamentales, incluido el de la vida, y acostumbrados a mirar para otro lado en la mayoría de las ocasiones asumiéndolo como un mal irremediable, resulte confortable y en modo de penitencia acercarse a un problema individual tirando de monedero.

La mayoría de las personas que han dado sus donativos estoy seguro de que lo han hecho con la mejor intención y muy conmovidos por lo que se les ponía ante sus ojos.

Para el futuro propongo que todos esos recursos y conmoción se destinen a llamar a la Administración Sanitaria, o a la Política o a la que toque o a todas a la vez, en cada Comunidad Autónoma o en cada Municipio y se proceda a denunciar la situación.

Propongo que quienes quieran dar información tan sensible la investiguen antes para así saber de qué hablan.

Y sobre todo propongo que en un País donde la ciudadanía gozamos de derechos, que sepamos protegerlos y defenderlos, que sepamos ser exigentes ante cualquier carencia o incumplimiento. No hay nada mejor contra la desigualdad y el panfilismo.

Share

ENDEUDAMIENTO 0

dic22

En estos instantes el Parlamento Vasco debate y aprueba una iniciativa del nuevo Gobierno de Coalición, PNV-PSE, para acudir a deuda a largo plazo con la finalidad de cumplir con el compromiso de gasto previsto en los presupuestos de 2016.

Presupuestos que fueron acordados mutuamente en la Legislatura anterior y con los que se hacía un importante esfuerzo de sostenimiento de servicios públicos, políticas sociales y empleo.

Hoy en Euskadi hay más recursos que al inicio de la legislatura, entre otras razones, porque los Socialistas impulsamos, hasta conseguirla, una reforma fiscal unitaria en el País Vasco. Pero no son suficientes para cumplir con los compromisos adquiridos. Hacen falta 324 millones de euros más.

Es evidente que si estamos en esta situación es porque la evolución de la economía no ha acompañado a las previsiones de mejora.

Endeudarse es un medio de coyuntura, de eso no cabe duda, es una acción de urgencia, pero no es una solución definitiva.

Endeudarse tiene el compromiso de atender a la ciudadanía, pero no es una decisión sostenible.

La previsión de recaudación del año en curso se ha quedado más o menos a la mitad.

No hace falta ser un lince para saber que las políticas de estímulo de la economía se han declarado insuficientes, también es evidente que la reforma fiscal de 2013 necesita evaluación, revisión y alternativas.

Los Socialistas ya lo hemos planteado con anterioridad. Ahora estos objetivos se convierten en asignatura pendiente del Parlamento Vasco y del nuevo Gobierno.

Todavía estamos en un ciclo moderado de la evolución de la economía, necesitamos más inversión pública, otra política de déficit y de tratamiento de la deuda. Necesitamos un esfuerzo fiscal más gravoso hacia las rentas mayores sea cual sea su procedencia. Necesitamos una política más recaudatoria en la lucha contra el fraude fiscal. Una política de mayor igualdad en el reparto de la riqueza.

Y sobre todo necesitamos que la política actúe de refuerzo con sus instrumentos ante los problemas que van surgiendo. El endeudamiento sirve como medida de choque para sostener en tiempos difíciles los retos de la economía pública. El endeudamiento compromete al Gobierno en el cumplimiento del presupuesto.

La política debe dar respuestas a los problemas que se presentan. Seguramente hay mejores relatos para abordar o para criticar esta situación, pero nadie los ha perfilado con visos de alternativa inmediata y de viabilidad. Esta medida de endeudamiento sí es una respuesta política de utilidad.

Share

JAPÓN OBSERVA ÁLAVA 0

dic7

(Artículo publicado en la revista Dato Económico de Diciembre de 2016)

Mientras buena parte de la opinión pública y publicada se ocupa y preocupa, en considerable dimensión, de ¨los pichis¨, los vuelos sin aviones, o la Alta Velocidad sin railes, Álava está siendo observada muy de cerca por la mayor agencia de viajes de Japón. La agencia H.I.S. dispone de oficinas en Madrid y Barcelona, y acoge una red mundial con sede en 130 ciudades de 41 países. Cuenta con una plantilla de 13.600 trabajadores y mantiene alianza con la mayor cooperativa de consumidores del mundo, Japan Coop, con 27 millones de socios.

Esta visita se enmarca en un amplio y ambicioso programa del Departamento de Fomento del Empleo, Comercio y Turismo, de la Diputación Foral de Álava, que en el año en curso ya ha guiado a otra docena de agencias, combinando la oferta de turismo de interior, con la de otros países. Una oferta que comparte con las Diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa.

Actualmente España recibe al año 500.000 japoneses, de los cuales más de 19.000, visitaron Euskadi.

Álava que recientemente ha estrenado tres ofertas de rutas, Rutas Medievales, Rutas de Perdición y Guía de la Vendimia, paseó a los responsables de la agencia H.I.S. por el Jardín Botánico Santa Catalina, Valle Salado de Añana, diversas bodegas y pueblos de Rioja Alavesa, Catedral Santa María, la Almendra Medieval, la Plaza de la Virgen Blanca, el Paseo de la Florida.

La delegación japonesa ha conocido la excelente cocina que se oficia en Álava y que tan bien se fusiona con los vinos alaveses, así como sus acogedores hoteles.

Japón cuenta con una ciudadanía con elevado poder adquisitivo, con una disposición de gasto cuando hacen turismo igualmente elevada, y con un interés especial por el paisaje, la arquitectura, la cultura, el arte, la gastronomía y el consumo.

Álava tiene la oportunidad de competir para atraer a ese turismo que no busca sol y playa y que puede generar un espacio de riqueza para su ciudadanía.

Pero todo no está hecho, porque todo no depende de una iniciativa o de una promoción.

El conjunto de la sociedad está concernida en las posibilidades y oportunidades que queramos generar.

Vitoria como Capital de Euskadi, Vitoria como ciudad, y Álava como Territorio, tiene que saber sumar, para completar la oferta.

Vitoria y Álava necesitan programación estable de eventos de primera calidad, con un apoyo institucional decidido a invertir en ello y decidido a sacar el Territorio del adormecimiento que nos caracteriza.

Vitoria y Álava necesitan más vuelos que los de las palomas y que vuelen las 24 horas, porque sin buenas conexiones se reducen las aproximaciones.

Vitoria y Álava necesitan el TAV que descarrila por falta de vías antes de llegar a Burgos, además de completar los tramos que faltan en Euskadi, que fue prometido y comprometido en 2015 para 2019, y que duerme en algún andén de construcciones ferroviarias así como en el Ministerio de Fomento.

Vitoria y Álava necesitan estas infraestructuras para que, a su vez, el comercio, el empresariado, los inversores, se animen a multiplicar su oferta en contenido y en espacio.

Vitoria y Álava necesitan mejorar y facilitar gestiones para agilizar y ayudar a los emprendedores, nuevos o veteranos, a que sus ideas se lleven a efecto.

Estamos cargados de oportunidades, pero hasta la fecha estamos un poco retraídos para saber sumar, empujar, reivindicar y contagiarnos de ese desorden que da vida a otras ciudades. Y esto es tarea de todos y todas.

Share

PORQUÉ HA GANADO TRUMP 0

nov10

Donald Trump no es lo peor que nos puede suceder. Lo peor, nos viene sucediendo desde hace nueve años. La izquierda nacional e internacional no tiene unidad de acción ni respuestas ejecutivas ante los graves problemas que golpean a la mayoría de la ciudadanía.

Trump ha convertido los problemas de la ciudadanía en sus mejores aliados y los ha respondido aunque detestemos sus respuestas

Hillary Clinton, ha pasado de puntillas por ellos y en el mejor de los casos ha ofrecido continuidad. Continuidad, ¿a qué y a quién?

En Estados Unidos, al igual que ocurre en la mayoría de los países europeos y también en España, la continuidad supone vivir en el marco de lo que nos ha dejado la mal llamada crisis, que en realidad es otro reparto de la tarta de la economía, con mayor porción para esa minoría de poderosos y especuladores, y con la menor porción para esa mayoría de ciudadanos y ciudadanas.

Ya no vale llorar.

Tampoco echar la culpa al populismo.

Ya no vale lamentarse de ideas y prácticas racistas, machistas, xenófobas, pro bélicas, etc.

El problema no es que cada vez haya más gobiernos ultraconservadores.

El problema es qué estamos dispuestos a hacer para reducirlos, ganarles y evitarlos.

Donald Trump ha gestionado el miedo de una parte de la sociedad americana, de la que teme perder lo que tiene, y de la que espera tener más, o de la que para tener una oportunidad le sobran negros, hispanos y mujeres.

Que se pueda ganar con tanta zafiedad, tanto desprecio, y tanta política sin valores nobles solo se puede explicar, porque la contraoferta, la encabezada por Hillary Clinton, solo ofrecía buenas oraciones y más de lo mismo. Dicho de otra forma, competían un bárbaro creíble con una moderada increíble.

A Trump se le ha destacado en esta campaña por defender, la tortura, el bombardeo de niños y mujeres, por querer deportar a millones de inmigrantes, por querer levantar un muro con Méjico, por apostar por la destrucción del medio ambiente, por machista, por querer cargarse la reforma sanitaria, por ser pro belicista, por querer profundizar en la política de bloqueo económico a terceros países.

A Trump se le ha destacado por llevar a su lado un equipo con un vicepresidente, Mike Pence, caracterizado como ultraconservador, defensor de su particular religión por encima de los deberes y derechos colectivos, por vetar a los Gais en la política por su opción sexual.

Trump ha sido felicitado, elogiado y aclamado por la derecha extrema y por la extrema derecha británica, húngara, italiana, rusa, francesa, austriaca, holandesa, etc.

Pero también ha sido votado por la mitad de los americanos y americanas hasta hacerle ganador, en un país donde ha amenazado a mujeres, niños, enfermos, pobres, negros, hispanos, gais, ecologistas, pacifistas, y en general a cualquier persona que su decencia la pose en los valores universales de la humanidad.

La ciudadanía americana no es insensible a todo esto.

Pero esto está sucediendo.

Y sucede porque hay una izquierda entre agotada y domesticada en América y en Europa.

Porque hay una opinión pública y publicada que ya empieza a enterrar lo peor de los compromisos de Trump y a destacar que su discurso después de elegido, fue amable y conciliador. Que ya empieza a poner el acento en el que hay que entenderse, en vez de en el que hay que responder y proponer políticas alternativas.

Hay quien sostiene que el clima que hace hoy en Nueva York dentro de una semana lo tendremos aquí. Yo digo que lo que hoy ha pasado en EE.UU. lleva años pasando en Europa.

De un tiempo a esta parte la izquierda, cuando viene la avalancha de la derecha, se divide y se acusa entre ella, se esconde detrás de “lo que nos viene”, o de “con la que está cayendo”, se deja manosear por la derecha, se asusta ante los desafíos.

Desafíos que no se pueden contrarrestar con guitarras y conciertos, o con manifiestos y vueltas a las reflexiones.

Muchos padres y madres están dispuestos a ser racistas para que sus hijos tengan empleo. Están dispuestos a que se levanten fronteras y muros para que se reparta entre menos. Y muchos de ellos y ellas en muchas ocasiones votaron con la izquierda. Y muchos de ellos y ellas volverían a comportarse como progresistas si no les atenazara la incertidumbre y el miedo en el presente y hacia el futuro.

Trump y los Trumps europeos ganan porque ofertan su seguridad y su credibilidad. Aquí tampoco hay misterios. Los poderosos ofrecen su sociedad y los menesterosos protestamos mientras nos dejamos arrastrar por ella.

Ya no vale mirar para otro lado o escondernos tras las palabras. O disputamos con todas las consecuencias el reparto de la riqueza y protegemos los valores o nadie podrá parar el “sálvese quien pueda”, que cada día gana más adeptos.

Share